Causas de las fracturas por estrés en el pie

Las fracturas por estrés también se llaman fracturas por sobrecarga, y aparecen en huesos que soportan el peso de nuestro cuerpo.
Causas de las fracturas por estrés en el pie
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 13 diciembre, 2022

Dado que es una estructura que tenemos que utilizar obligatoriamente cuando estamos de pie, los pies son susceptibles de sufrir varias lesiones. Una de estas lesiones son las fracturas por estrés en el pie, una patología que nos apartará de nuestro deporte favorito y que debemos curar al 100% antes del alta deportiva.

A continuación, vamos a ver por qué aparecen y el tiempo estimado de recuperación que tenemos por delante.

Fracturas por estrés en el pie

Las fracturas por estrés son pequeñas grietas que aparecen en un hueso de nuestro cuerpo. En este caso, cuando hablamos de fracturas por estrés en el pie, estas microfracturas aparecerán en cualquiera de los huesos que forman nuestro pie. Pueden ser los huesos del talón, los metatarsianos o las falanges de los dedos.

Al ser pequeñas grietas, como las que puedan aparecen en una pared, no se trata de una fractura como nos podamos imaginar de primeras. No hay una separación del hueso en dos partes. Tampoco notaremos una marcada limitación funcional. Solo podremos apreciar dolor e inflamación localizados en la zona del pie afectada que empeorará al realizar ejercicio.

Las fracturas por estrés suelen manifestarse a través de dolor localizado e inflamación local.

Este tipo de fracturas pueden aparecer en cualquier estructura de nuestro cuerpo que soporte peso. En el caso del pie, está obligado a soportar todo nuestro peso a lo largo de toda nuestra vida. Por lo que es el principal candidato.

Esta patología es tan peligrosa justamente por no dar grandes señales de alarma. Únicamente notaremos molestias y dificultad para realizar nuestro deporte favorito. Pero podremos seguir caminando y haciendo nuestra vida diaria normalmente. Debido a ello, hay una probabilidad de que la microfractura empeore y se convierta en una fractura propiamente dicha… como si ignoramos las grietas de la pared que cada vez son mayores.

Causas de las fracturas por estrés

El hecho que las fracturas por estrés también sean conocidas como fracturas por sobrecarga nos da una buena idea de por donde van los tiros. El hueso tiene un proceso natural mediante el cual absorbe hueso viejo y lo reemplaza con células nuevas. Pero cuando la reabsorción o el deterioro es más pronunciado que la recuperación, aparecerán patologías como esta. Veamos en detalle las principales causas y factores de riesgo:

  • Aumento repentino de la duración o intensidad del entrenamiento. Esta es la causa principal, sobre todo si practicamos deportes de alto impacto como el baloncesto o la gimnasia. Los huesos, al igual que los músculos, necesitan tiempo para acostumbrarse a un determinado nivel de actividad.
  • En segundo lugar tenemos la falta de variedad deportiva. Es importante insertar sesiones de entrenamiento que o bien trabajen distintas partes del cuerpo, o por lo menos, las mismas pero de forma distinta. Si estamos constantemente entrenando lo mismo, ponemos siempre la tensión sobre las mismas estructuras y de la misma manera.
  • Un factor de riesgo importante es el sobrepeso. Cuanta más carga deban soportar los huesos, más propensos a lesionarse. En este caso, será vital bajar de peso con actividades de bajo impacto como el ciclismo, la elíptica o la natación.
  • Haber sufrido fracturas por estrés en el pie previamente nos predispondrá a sufrirlas de nuevo, sobre todo si no variamos nuestra rutina.
  • Tener patologías previas en el pie. Si tienes un pie excesivamente plano o cavo, también serás candidato a sufrir fracturas por estrés.
  • Los huesos débiles también son un gran factor de riesgo. Hablamos tanto de patologías como la osteoporosis, como la falta de ciertos elementos en la dieta como el calcio, o la vitamina D del sol.
Hombre hace ejercicio para bajar el colesterol.
El sobrepeso es un factor de riesgo que aumenta la carga sobre los huesos del pie.

Siempre es mejor prevenir que curar

El tratamiento de las fracturas por estrés en el pie se fundamenta en el reposo durante 6 a 8 semanas, dependiendo de la gravedad. Además, si la causa principal resulta ser la falta de nutrientes, añadiremos suplementos alimenticios con los elementos que nos falten. Tras este tiempo, el hueso debería haber cicatrizado y podremos volver poco a poco a la normalidad. Y es muy importante que sea poco a poco, porque como hemos visto, haber sufrido estas fracturas una vez nos predispone a sufrirlas de nuevo. Deberemos darle tiempo al hueso de fortalecerse de nuevo.

Por esto es mejor prevenir cuidando las sesiones de entrenamiento, usando calzado adecuado y atendiendo a posibles patologías previas que puedan existir. Si no, estaremos abocados a varias semanas sin deporte, y a potencialmente sufrirlas de nuevo en el futuro con mayor facilidad.

Te podría interesar...
Causas del dolor en la planta del pie
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Causas del dolor en la planta del pie

El dolor en la planta del pie puede tener muchas causas. Es preciso identificar cuál nos afecta y recibir tratamiento específico cuanto antes.



  • P. Lafforgue. Fracturas por sobrecarga (fracturas por fatiga y fracturas por insuficiencia ósea). EMC - Aparato Locomotor, Volume 46, Issue 3, 2013, Pages 1-12.
  • J. Becerra. Factores de riesgo asociados a fractura por estrés en el personal militar de la Marina de Guerra del Perú atendidos en el Centro Médico Naval en el año 2016. Tesis para la Universidad Ricardo Palma. 2018.
  • J. Herrera, C. Leal, M. Murillo et al. Tratamiento de las fracturas por estrés de la tibia en deportistas de alto rendimiento mediante litotripcia extracorpórea con ondas de choque. Rev. colomb. ortop. traumatol ; 19(1): 73-80. 2005.

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.