Causas de las nauseas después del ejercicio

¿Alguna vez has sufrido náuseas después de entrenar? Te explicamos los diferentes motivos que pueden desencadenar esta respuesta fisiológica.
Causas de las nauseas después del ejercicio
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 21 mayo, 2021

Existe la posibilidad de experimentar náuseas después del ejercicio. Sobre todo cuando se trata de una sesión muy intensa de trabajo, una vez que se suspende la actividad el cuerpo puede achacar un cierto malestar. Se trata de un problema transitorio, pero que resulta incómodo para quien lo sufre.

A continuación, te vamos a explicar las posibles causas de este fenómeno. De todos modos, si te pasa de forma frecuente, valora la posibilidad de consultar con un especialista. Es bueno siempre descartar la presencia de patologías subyacentes que puedan influir en el desempeño de la fisiología del organismo.

Causas de las náuseas después de entrenar

Las náuseas después de entrenar pueden aparecer por los siguientes motivos. Tenlos en cuenta si alguna vez has padecido este problema.

Bajada de azúcar

Una reducción de los niveles de azúcar en sangre tras el ejercicio podrían generar náuseas. En este momento, los depósitos de nutrientes están en el mínimo, especialmente cuando la sesión es exigente, lo que puede provocar una sensación de fatiga acompañada de otros malestares.

De hecho, este problema se vuelve más incidente cuando se entrena en ayunas o cuando ha pasado bastante tiempo desde la última ingesta. No se trata de un problema grave, pero la ingestión de un batido recuperador o de agua con glucosa podría ayudar a calmar la sensación.

Hiponatremia

Mujer sufre de fatiga y náuseas después del ejercicio.

La hiponatremia se define como una pérdida de la concentración de sodio dentro del organismo. En ocasiones, puede producirse por una sudoración excesiva y la reposición solamente de líquidos, pero no de sales minerales.

Se trata de un problema que se puede desarrollar en el contexto de una sesión de ejercicio de larga duración cuando las temperaturas son elevadas. De acuerdo con un reporte de un caso publicado en Internal Medicine, la propia hiponatremia suele cursar con náuseas.

Intensidad del ejercicio

Si se realiza una sesión de trabajo muy intenso, puede provocarse una cierta acidificación del medio. Esta variación del pH puede generar una serie de alteraciones fisiológicas que cursan con el desarrollo de la náusea, y pueden incluso consumarse en forma de vómito.

Por este motivo, es importante cuantificar la carga y planificarla correctamente. Hay que evitar el sobreentrenamiento y las sesiones que llevan el cuerpo al límite. Una de las claves del ejercicio físico es el principio de progresión en las tareas; es siempre recomendable ir de menos a más.

Ingesta previa de alimentos

Si no se realiza la digestión de forma correcta antes de la práctica de ejercicio, puede provocarse un corte en el proceso. Así, se genera una situación en la que se para la función estomacal o intestinal y los alimentos comienzan a pesar y a molestar en el tubo digestivo. A partir de aquí, es frecuente experimentar mareos y náuseas.

Para evitar este problema, se recomienda no consumir alimentos sólidos en gran cantidad durante una hora antes del ejercicio. Además, es aconsejable que la comida previa sea baja en grasa, ya que este nutriente presenta un vaciado gástrico más lento, según evidencia un estudio publicado en Nutrients.

Hiperhidratación

Asegurar un buen estado de hidratación es clave para prevenir caídas en el rendimiento físico y problemas de salud. Ahora bien, incurrir en un estado de hiperhidratación puede conllevar consecuencias negativas, como la aparición de náuseas. Aun así, en determinadas circunstancias puede ser necesario plantear un protocolo de este estilo, dada la climatología extrema.

El ejercicio físico es imprescindible para adelgazar.

Lo óptimo, en líneas generales, es ingerir líquidos de forma regular y en cantidades moderadas, priorizando el agua fresca, que cuenta con un vaciado gástrico más rápido. Asimismo, es posible incluir en la pauta alguna bebida deportiva durante la sesión para asegurar la reposición de glucosa y sales.

No es habitual sufrir náuseas después del ejercicio

A pesar de las causas comentadas, hay que recalcar que no es habitual experimentar náuseas después del ejercicio. Por este motivo, si este fenómeno se repite es aconsejable consultar con un profesional. Puede ser necesario realizar diferentes pruebas diagnósticas para valorar si existe algún desequilibrio en el balance ácido base que pueda estar generando el problema.

También habrá que revisar las pautas de alimentación para asegurar que la digestión de los alimentos se realiza de forma óptima antes del inicio de la sesión de trabajo. De lo contrario, se experimentarán molestias que pondrán en riesgo el rendimiento.

Te podría interesar...
¿Cuál es la mejor proteína para los deportistas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la mejor proteína para los deportistas?

Te vamos a enseñar a elegir la mejor proteína para los deportistas con el objetivo de mejorar la recuperación y la composición corporal.



  • Yoshida K, Aburakawa Y, Suzuki Y, Kuroda K, Kimura T. Acute Hyponatremia Resulting from Duloxetine-induced Syndrome of Inappropriate Antidiuretic Hormone Secretion. Intern Med. 2019 Jul 1;58(13):1939-1942. doi: 10.2169/internalmedicine.2346-18. Epub 2019 Feb 25. PMID: 30799365; PMCID: PMC6663527.
  • Giezenaar C, Lange K, Hausken T, Jones KL, Horowitz M, Chapman I, Soenen S. Acute Effects of Substitution, and Addition, of Carbohydrates and Fat to Protein on Gastric Emptying, Blood Glucose, Gut Hormones, Appetite, and Energy Intake. Nutrients. 2018 Oct 7;10(10):1451. doi: 10.3390/nu10101451. PMID: 30301241; PMCID: PMC6213197.