Rotura de menisco: todo lo que debes saber

La rotura de menisco es dolorosa e incapacitante. Descubre todo lo que debes saber al respecto.
Rotura de menisco: todo lo que debes saber
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 17 noviembre, 2022

En la rodilla tenemos unas estructuras de tejido blando llamadas meniscos. Estas estructuras son proclives a romperse en ciertas situaciones, las cuales debemos tratar de evitar o estar preparados para realizar. En caso contrario, una rotura de menisco seguramente nos deparará una visita al quirófano y una cantidad considerable de molestias.

¿Qué es un menisco?

Deportista con dolor de rodillas
Los meniscos son fibrocartílagos de adaptación que distribuyen cargas en la rodilla.

Un menisco es un fragmento de cartílago que se encuentra dentro de la articulación de la rodilla. En cada rodilla tenemos dos de ellos, uno en la parte externa y otro en la cara interna de la articulación. El menisco interno tiene más forma de ‘C’, y el menisco externo, forma de ‘O’.

También conocidos como fibrocartílagos de adaptación, sus funciones son las de amortiguar el peso corporal cuando nos apoyamos en bipedestación. Es decir, ayudan a la tibia y al peroné a soportar y redistribuir la fuerza que ejerce nuestro cuerpo sobre ellos. También proporcionan estabilidad a la articulación femorotibial.

¿Qué puede causar una rotura de menisco?

Las causas son mayoritariamente traumáticas. Al igual que ocurre con la mayoría de las estructuras, los meniscos solo pueden realizar su función hasta ciertos límites. Si le exigimos que resista ante una fuerza que sobrepasa sus capacidades, se romperá. O si le exigimos grandes esfuerzos de manera continuados, también puede sufrir.

Por lo tanto, en la gran mayoría de casos, la rotura de menisco se producirá cuando realicemos una torsión brusca de la articulación de rodilla. Esto es, girar mientras tenemos el pie apoyado. Es un gesto común en deportes como el fútbol o el esquí, y por ello es una lesión que se da principalmente en deportistas de estas disciplinas. También puede darse en deportes en los que hay saltos repetitivos como el baloncesto.

También puede haber rotura de menisco debido a un proceso degenerativo. A medida que nos vamos haciendo mayores, si no realizamos actividad física o si realizamos o hemos realizado demasiada en el pasado, estaremos expuestos a sufrir una rotura con mayor probabilidad. En estos casos, suele aparecer cuando la persona se pone de cuclillas o se arrodilla. Como existe un cierto daño previo, la estructura es incapaz de ejercer su función y cede.

Síntomas y recuperación

Los principales síntomas son la hinchazón o rigidez de rodilla, dolor sobre todo al girar la rodilla y la sensación de no poder estirar la pierna del todo. Si se dan estas tres situaciones, deberías ir urgentemente al hospital a que te hagan una prueba diagnóstica. Esta confirmará el pronóstico y marcará el camino a la recuperación.

En cuanto a las opciones terapéuticas, en cierto número de casos – sobre todo las roturas por degeneración -, puede ser suficiente un tratamiento conservador. Descanso, frío y calor, y medidas antiinflamatorias ayudarán a tu cuerpo a recuperarse, pudiendo incluso obtener una recuperación total.

Sin embargo, en muchos otros casos de rotura de menisco, es probable que necesites cirugía. Si se confirma como el tratamiento indicado hay dos opciones: la reparación por artroscopia y la meniscectomía.

En el primer caso, simplemente se repara la parte dañada. Pero en la meniscectomía, se quita la parte dañada, dejando la máxima cantidad posible para no limitar la futura vida del paciente. En ambos casos la recuperación será relativamente rápida, siempre y cuando el paciente siga las recomendaciones médicas.

Mujer con dolor de rodilla por rotura de meniscos
La rotura de meniscos es frecuente en deportes con giros bruscos mientras el pie se mantiene apoyado en el suelo.

A los pocos días de empezar la rehabilitación podrá dejar las muletas, y a las semanas ya podrá hacer vida normal – siempre y cuando no se trate de un deportista de élite. En este último caso, la rehabilitación tendrá un plazo mucho más largo hasta que las demás estructuras están preparadas. En estos casos resultan claves los ejercicios de fuerza y los de equilibrio o propiocepción.

Estar preparado es la mejor solución

Al ser los traumatismos el principal mecanismo de lesión, lo más importante para prevenir la rotura de menisco es estar preparado. Tener los músculos fuertes y el sistema propioceptivo de nuestro cuerpo preparado cuando vayamos a hacer deporte. Si nuestro día a día es más bien sedentario y un fin de semana nos vamos a esquiar sin más, estamos en peligro de sufrir una rotura. Es vital preparar al cuerpo, preferiblemente durante tres semanas antes del ejercicio como mínimo.

Por lo demás, trata de evitar los gestos lesivos y aprende bien qué hacer en caso de caída o en situaciones peligrosas.

Te podría interesar...
6 consejos para evitar lesiones en la rodilla al esquiar
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 consejos para evitar lesiones en la rodilla al esquiar

Debemos prepararnos a conciencia antes, durante y después del ejercicio si queremos prevenir una lesión de rodilla al esquiar. Estas son algunas cl...

 



  • R. Sihvonen, M. Englund, A. Turkiewicz et al. Mechanical Symptoms and Arthroscopic Partial Meniscectomy in Patients With Degenerative Meniscus Tear. A Secondary Analysis of a Randomized Trial. Annals of Internal Medicine. Volume 164, Issue 7; Page: 449-455; 2016.
  • J. Haemer, M. Wang, D. Carter et al. Benefit of Single-leaf Resection for Horizontal Meniscus Tear, Clinical Orthopaedics and Related Research. Volume 457 - Issue - p 194-202 - 2007.
  • J. Vaquero, F. Forriol. Meniscus tear surgery and meniscus replacement. Muscles Ligaments Tendons J. Volume 6 - Issue 1 - p 71-89 - 2016.