6 consejos para tratar las piernas hinchadas

Para tratar las piernas hinchadas, debemos hacer ejercicio, comer bien y acostarnos con las piernas elevadas, entre otras medidas que explicaremos a continuación.
6 consejos para tratar las piernas hinchadas
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 19 enero, 2021.

Última actualización: 19 enero, 2021

Tratar las piernas hinchadas es importantísimo, ya que hay casos que pueden tener consecuencias graves si no se hace nada. A continuación, vamos a ver unos cuantos consejos para tratar este fenómeno, el cual puede deberse a muchas causas.

Antes que nada, es importante recordar que estas claves son para tratar piernas hinchadas como síntoma. Siempre hay que buscar la ayuda de un profesional para determinar en primer lugar cuál es el problema de base que causa las piernas hinchadas. Si ya conocemos la patología que padecemos, estamos recibiendo el tratamiento adecuado y solo queremos que se vaya la hinchazón, lo siguiente puede ser de utilidad.

Hacer ejercicio, clave para tratar las piernas hinchadas

Al igual que en muchas otras afecciones, hacer ejercicio puede ser de gran ayuda. En este caso porque, al ejercitar las piernas, vamos a facilitar el bombeo de sangre.

Es decir, por una parte trabajamos el sistema circulatorio al hacer que el corazón bombee la sangre de manera más vigorosa, como explica un artículo publicado por la revista Fisioterapia. Por otra, también ayudamos a las válvulas de las piernas, que son las encargadas de hacer que la sangre vaya hacia arriba y no se acumule.

Estas válvulas son muy importantes porque se pueden volver más débiles y no cumplir bien su función con la falta de ejercicio y el paso de los años. Por lo tanto, podrían no empujar la sangre correctamente o permitir que vuelva hacia atrás, lo cual es perjudicial.

No es necesario realizar un ejercicio demasiado intenso. Con andar a paso medio-rápido, por ejemplo, ya ayudamos a las válvulas con la contracción muscular, que también se encarga de bombear la sangre.

El ejercicio físico es fundamental para tratar las piernas hinchadas.

Usar medias de compresión

Unas medias de compresión en las piernas también pueden ser de ayuda, ya que estas fuerzan que se compriman las estructuras, incluyendo las válvulas. Atención: hablamos de la pierna, no del muslo. Es decir, queremos comprimir la zona desde la rodilla al tobillo, no desde la cadera a la rodilla.

Una manera de tratar las piernas hinchadas con estos dos primeros métodos consiste en hacer natación o aquagym. En el agua no solo hacemos ejercicio, sino que esta hará un efecto de compresión constante sobre los miembros inferiores.

Tumbarse con las piernas elevadas

Este es un remedio clásico para ayudar a la circulación en general. Al igual que cuando una persona se desmaya, la intención es que la sangre vuelva correctamente al lugar de origen.

No obstante, no hace falta acostarse en el suelo con los pies en una silla, como se acostumbra a hacer. Simplemente debemos acostarnos en una superficie plana y colocar las piernas encima de objetos que las eleven por encima del corazón. Esto quiere decir que podemos estar perfectamente en la cama o el sofá con cojines y la medida será efectiva.

Evitar largos periodos de tiempo sentado

Si tenemos las piernas hinchadas, una de las peores cosas que podemos hacer es permanecer estáticos en sedestación. Es importante ponerse de pie y caminar, o bien tumbarse, como hemos visto antes.

En ambos casos, lo que se busca es ayudar a la circulación. Permanecer sentado la empeora, ya que en cierto sentido implica «dejar al cuerpo que se las arregle solo», así que tanto para tratar las piernas hinchadas como para evitar recaídas, intenta no estar sentado varias horas. Aunque viajes, ponte de pie cada cierto tiempo y date una vuelta.

Cuidar la alimentación

Un factor muy importante con relación a las piernas hinchadas es lo que le damos al cuerpo a partir de los alimentos ingeridos. Para empezar, es necesario rebajar el consumo de sal.

El sodio favorece la entrada de líquido en las células, por lo que si ya de por sí tenemos problemas con la acumulación de líquidos, la sal lo empeorará. En segundo lugar, hay que rebajar la ingesta de grasas y aumentar la cantidad de frutas y hortalizas frescas que comemos.

Las vitaminas hidrosolubles y liposolubles se pueden incorporar a través de la dieta o suplementos.

Esto es importante porque el cuerpo en general necesita todo tipo de nutrientes para funcionar correctamente. Si no se los damos, estamos causando que fallen ciertos aspectos o funciones, entre los cuales se encuentra el sistema circulatorio y la eliminación de líquidos, dos procesos importantes por lo que veremos a continuación.

Evitar el sobrepeso para tratar las piernas hinchadas

En última instancia, debemos remarcar que el acúmulo de grasa corporal puede dificultar la circulación. Además, tener sobrepeso suele ir ligado a la debilidad muscular, por lo que se vuelve doblemente peligroso.

Por este motivo, para tratar las piernas hinchadas, es importante bajar de peso si sufrimos de sobrepeso. No solo porque así mejorará circulación en general, sino porque al hacerlo también se trabajan los músculos, lo que también mejora el flujo sanguíneo.

Te podría interesar...
Mala circulación en las piernas: prevención y tratamiento
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Mala circulación en las piernas: prevención y tratamiento

La mala circulación en las piernas puede ser causada por el sedentarismo o por la edad. En este artículo veremos cómo prevenirlas y tratarlas.



  • G. Matarán, S. Crespo, M. Rodríguez, et al. Beneficios del ejercicio sobre la circulación arterial periférica en pacientes diabéticos tipo 2 con claudicación intermitente: serie de casos. Fisioterapia. Volume 31, Issue 6, November–December 2009, Pages 229-234
  • E. Rodríguez, J. Perea, A. López et al. Obesidad, resistencia a la insulina y aumento de los niveles de adipoquinas: importancia de la dieta y el ejercicio físico. Nutrición Hospitalaria, Volume 24, Issue 4, 2009, Pages 415-421
  • A. Cordero, M. Masiá y E. Galve. Ejercicio físico y salud. Revista Española de Cardiología. Volume 67, Issue 9, September 2014, Pages 748-753