5 consejos para cuidar los pies en corredores

14 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
Si te gusta correr, tener los pies en el mejor estado posible es esencial. A continuación, te presentamos algunas claves para cuidarlos al máximo.

Si te gusta salir a correr, hay una parte del cuerpo que debes cuidar al máximo, ya que la vas a utilizar sí o sí. Por ello, estos consejos para cuidar los pies en corredores te van a venir muy bien, ya que si tienes un problema en los pies, va a ser difícil seguir practicando deporte.

Presta atención y no descuides ni un detalle. Hacer las cosas bien desde el principio te ayudará a disfrutar del pedestrismo por muchos años. ¿Cuáles son las medidas preventivas más recomendadas?

Examen biomecánico

Lo primero que debes saber antes de empezar a correr es si tu mecánica es buena. Debes realizar un examen biomecánico para saber si tu pisada es correcta y si tus miembros inferiores están correctamente alineados.

De lo contrario, a cada paso que des estarás perjudicando a tu cuerpo. Y puede que no tengas síntomas inmediatamente, pero no tengas duda de que empezarás a tener problemas a la larga.

Desde lesiones menores recurrentes hasta artrosis, artritis o fascitis plantar, hay una larga lista de problemas que pueden surgir en los pies si la distribución de fuerzas es incorrecta. Con este examen, sabrás que todo está en su sitio y podrás empezar a correr sin preocupaciones.

Calzado adecuado

Además de tener una buena pisada, debes utilizar materiales de alta calidad. Dependiendo de si tienes pensado correr a diario o 2 o 3 veces por semana, necesitarás un calzado u otro.

Asimismo, debes tener en cuenta si vas a correr sobre terreno duro —carretera— o blando —pista de atletismo—. La amortización que proporcionan los zapatos no solo es buena para los pies, sino también para los tobillos, rodillas y caderas.

El calzado es elemental para cuidar los pies al correr.

Esto también es aplicable a los calcetines. Debes utilizar calcetines que transpiren y que no causen rozaduras. Además, uses los que uses, asegúrate siempre de estirarlos antes de colocar el zapato. Cualquier pequeña arruga puede acabar causando rozaduras no deseadas.

Por último, está estudiado que el calzado influye hasta en qué musculatura se trabaja más. Esto lo confirma, por ejemplo, una investigación publicada por profesionales de la Universidad Rey Juan Carlos de España.

Pies secos

En tercer lugar, para evitar la aparición de ampollas y otras lesiones molestas, debes tener siempre secos los pies, calcetines y zapatos. Para ello, puedes aplicar polvos de talco en el pie directamente o dentro del calcetín. Si tienes un problema más severo, también venden productos específicos para reducir la sudoración de los pies.

Por otro lado, asegúrate de airear bien los zapatos tras cada entrenamiento. Déjalos al aire libre si puede ser y recuerda sacar las plantillas, si es que usas.

Cuida los pies en el día a día

Otro consejo importante para cuidar los pies en corredores es prestarles atención en la vida cotidiana, y no solamente al salir a correr. Debes llevar un buen control sobre ellos, por ejemplo, asegurándote de tener las uñas siempre correctamente cortadas y sin manchas o hidratándolos con cremas especiales para prevenir grietas o ampollas.

Obviamente, también debes tratar cualquier pequeña herida que te salga. Es más, si te salen rozaduras o ampollas siempre en los mismos sitios, protege esa zona con apósitos dentro de la zapatilla.

Atención con la musculatura

Como último consejo para cuidar los pies en corredores, debes proteger la musculatura. Por una parte, esto significa tenerla fuerte. Aparte de correr, trata de añadir sesiones de fortalecimiento de los músculos del miembro inferior. Desde el cuádriceps hasta los gemelos y el tibial anterior, es importante que toda la musculatura esté trabajada.

Por otra parte, también debes tener presentes tus límites. Recuerda que debes aumentar la intensidad y duración de los entrenamientos poco a poco. No tengas prisa por mejorar, que si eres constante, los resultados llegarán.

De lo contrario, empezarás a sufrir fascitis plantar o problemas ligamentosos o tendinosos. La musculatura bien entrenada ayuda a liberar tensión de estas estructuras.

El pie, una estructura muy compleja

El pie no es solo un gran hueso recubierto de piel, sinouna combinación muy compleja de muchos huesos, ligamentos, tendones, músculos, cápsulas articulares y demás tejidos blandos. Todos funcionan al unísono y deben trabajar de manera correcta. Si falla uno, los demás sufrirán las repercusiones, tal y como explica una publicación a cargo de profesionales del Hospital de Sant Rafael, Barcelona.

Por lo tanto, asegúrate de seguir estos consejos. Tener los pies sanos y funcionando correctamente es esencial si esperas pasar muchos años disfrutando de tu deporte favorito.

  • A. Roca. Influencia del calzado deportivo en la actividad muscular de la pierna. Tesis para la Universidad Rey Juan Carlos, 2018.
  • M. Mosqueira y A. Varela-Sanz. Criterios para la prescripción de calzado deportivo de running. Revista española de podología, Vol. 29, Nº. Extra 1, 2018.
  • Viladot. Anatomía funcional y biomecánica del tobillo y el pie. Revista Española de Reumatología. Vol. 30, Nº 9, pág. 469-77, 2003.