Ejercicios para linfedemas de piernas: ¿cuánto es lo recomendado?

Para tratar los linfedemas existen varios ejercicios muy simples que podemos realizar tanto de pie como acostados boca arriba.
Ejercicios para linfedemas de piernas: ¿cuánto es lo recomendado?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 05 diciembre, 2022

Los linfedemas de piernas son patologías complejas que debemos tratar para evitar que la situación empeore. También será importante tomar medidas para no recaer.

A continuación vamos a ver exactamente qué ejercicios podemos hacer para ayudar a tratar esta patología. Recordemos que son ejercicios que deben ir acompañados de un abordaje multidisciplinar. No podemos realizarlos, no tomar ninguna otra medida y esperar que estemos curados. Dicho esto, si tenemos la patología bajo control, estos ejercicios serán de gran ayuda.

Ejercicios para linfedemas de piernas

Vamos a empezar mirando unos cuantos ejercicios que podemos hacer para prevenir la aparición de los linfedemas de piernas.

En el caso que lo tengamos y queramos tratarlo, los ejercicios se deben realizar despacio y nunca deben provocar dolor. Si es el caso, debemos dejar de hacerlos inmediatamente.

Ejercicios de pie

Mujer haciendo ejercicio en casa sin máquinas.
Las sentadillas son un ejecicio útil para combatir la sintomatología asociada a los linfedemas en las piernas.

Podemos empezar simplemente apoyando el pie de la pierna afectada sobre una pelota. A continuación, con la pierna contraria ligeramente flexionada, rodaremos la pelota adelante y atrás.

A continuación, nos propondremos un recorrido para andar, y lo haremos varias veces. Eso sí, iremos alternando caminar normal, de puntillas y apoyando solo los talones. Así, podemos hacer el recorrido de ida y vuelta tres veces caminando normal, tres de puntillas y tres de talones. Cuando vayamos de puntillas o talones, al llegar al final del recorrido, ya sea ida o vuelta, pararemos a descansar la musculatura de la pierna.

Por último, para trabajar un poco la fuerza muscular, también podemos realizar algunas sentadillas con la espalda apoyada en la pared. Podemos apoyar la espalda directamente o poner un balón y otro elemento blando en la zona dorsal y lumbar.

Ejercicios boca arriba

A continuación nos acostaremos boca arriba sobre una superficie cómoda pero firme. Es decir, se pueden hacer en la cama o el sofá, pero sería preferible realizarlos sobre una esterilla con toalla o similar.

Lo primero será, con las piernas estiradas, ir doblando una de ellas hasta casi tocar el glúteo y volver a la posición original. Después lo mismo con la otra pierna. El segundo ejercicio será poner una pelota debajo de la rodilla de la pierna afectada. Con la pelota debajo, haremos presión sobre ella que debemos mantener varios segundos antes de relajar.

En tercer lugar, quitaremos la pelota y levantaremos la pierna con la rodilla estirada. Primero la levantaremos y bajaremos varias veces. Después progresaremos a, una vez levantada, realizar giros de tobillo en el aire.

Por último, también podemos hacer bicicleta. Es decir, empezando con ambas piernas con cadera y rodillas en ángulos de 90º, hacemos el gesto de pedalear. Es importante que el rango de movimiento sea amplio, para bombear bien la sangre pero también estirar y contraer los músculos encargados del movimiento.

Miembro superior

Como apunte, también es importante mencionar que será beneficioso realizar ejercicio aeróbico para el miembro superior.

Mujer utilizando una máquina de poleas para fortalecer sus brazos y hombros
Las poleas permiten realizar rutinas variadas potenciando los miembros superiores.

Estos ejercicios tendrán una doble función, pese a que parezca que no atacamos al problema directamente. Por una parte, bajar de peso, que ayudará a prevenir la aparición de linfedemas y su gravedad en un futuro. Y por otro, trabajar la respiración profunda, lo cual ayuda a absorber la linfa y prevenir que se acumule.

¿Cuánto es lo recomendado?

Como vemos, nos encontramos ante ejercicios muy simples de realizar. Esto es así porque los linfedemas son síntomas complejos con los que debemos tener cuidado.

Por lo tanto, lo recomendable será empezar haciendo los ejercicios despacio, descansando entre cada uno y cesando si notamos cualquier nivel de dolor. Es más, dado que es difícil de diagnosticar, sería todavía mejor realizarlos bajo la supervisión de un profesional. Así, nos indicarán si los realizamos correctamente y nos podrán enseñar la progresión con cada uno de ellos, además de decirnos cuándo estamos preparados para ello.

También hay que tener en cuenta que son ejercicios generales. Puede que para un caso específico vaya mejor hacer solo algunos de ellos – siempre será mejor contar con un respaldo médico. Dicho esto, la simplicidad y bajo impacto de los ejercicios mencionados en este artículo a priori no deberían ser problemáticos.

Por último, mientras los realizas, es importante prestar atención a otras partes del cuerpo. Si notamos cualquier cambio en los brazos o manos, podría ser un indicio de que debemos moderar la actividad física.

Te podría interesar...
Piernas hinchadas: principales causas y tratamiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Piernas hinchadas: principales causas y tratamiento

Las piernas hinchadas suelen ser un síntoma de retención de líquidos. En este artículo te contamos las causas de esta retención y su tratamiento.



  • I. Forner, E. Cuello y A. Forner. Linfedema: diagnóstico diferencial y pruebas complementarias. Rehabilitación. Volume 44, Supplement 1, October 2010, Pages 14-20.
  • A. Gómez y A. Martín. Eficacia de la fisioterapia en el linfedema posmastectomía. Fisioterapia. Volume 36, Issue 5, September–October 2014, Pages 225-236.
  • M.  López y E. Iriarte. El papel de la escuela de linfedema y la cinesiterapia en la prevención y el tratamiento del linfedema. Rehabilitación. Volume 44, Supplement 1, October 2010, Pages 49-53.

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.