¿Cómo evitar lesiones en el deporte?

El riesgo cero es una utopía para un atleta. Sin embargo, existen ciertas claves que se pueden considerar para reducir las probabilidades de lesión lo máximo posible.
¿Cómo evitar lesiones en el deporte?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 07 julio, 2021.

Última actualización: 07 julio, 2021

Evitar lesiones en el deporte es el gran objetivo de todos los profesionales del sector y, por supuesto, de los atletas. Si bien el riesgo de padecerlas nunca será cero, sí podemos reducir las probabilidades significativamente teniendo en cuenta ciertos factores.

Cada deporte lleva asociadas determinadas lesiones en función de los movimientos que se realicen y las partes del cuerpo que se utilicen. A continuación vamos a analizar los aspectos que influyen en ellas y las acciones que podemos llevar a cabo para, en la medida de lo posible, evitar lesiones en el deporte.

El deporte y las lesiones

Como hemos dicho, el riesgo de lesión nunca se podrá eliminar. Si juegas al fútbol, te pueden dar un golpe mientras estás en el aire que te haga caer mal. Si corres mucho, puedes tener problemas por desgaste en articulaciones. Así pasa con todas las disciplinas deportivas.

No obstante, no practicar ningún deporte tiene riesgos mucho mayores para la salud a medio y largo plazo. Por lo tanto, siempre será preferible practicar deporte antes que llevar una vida sedentaria.

Claves para evitar lesiones en el deporte

Una vez que decidimos que es mejor llevar una vida físicamente activa, ¿qué podemos hacer para evitar lesiones en el deporte? ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta para llevar la rutina de ejercicios de manera sana? Estas son los principales puntos para tener en cuenta.

Una buena preparación

Para evitar lesiones en el deporte, tenemos que estar físicamente preparados para el esfuerzo que le vamos a exigir al cuerpo. Es algo básico, pero que muchas veces no se tiene en cuenta debido a las ansias por mejorar rápidamente. Tenemos que trabajar para que el organismo se adapte a unas exigencias mayores y darle tiempo.

Calentamiento

Hombre con confianza en sí mismo entra en calor.

Además de una preparación física a medio y largo plazo, también debemos preparar al cuerpo antes de cada sesión de entrenamiento. Es vital realizar un calentamiento que se ajuste al deporte que vamos a practicar.

Esto quiere decir que hemos de realizar de manera controlada los gestos que vayamos a ejecutar en la práctica deportiva. Empezar a bombear la sangre de manera que llegue en cantidad suficiente a todas las estructuras nos salvará de muchas lesiones, y un estudio publicado por la revista Panorama Cuba y Salud así lo demuestra.

Preparación para lo peor

Una parte importante de la preparación física para el deporte es poner al cuerpo en las situaciones límites que puedan ocurrir en el campo. Es decir, si jugamos al baloncesto, en los entrenamientos será importante aprender a caer. También deberemos practicar saltos en los que chocamos con un contrincante para apoyar bien los pies en la caída.

Si solo nos dedicamos a tirar a canasta y rebotear, cuando llegue una acción más compleja durante un partido las posibilidades de lesión serán mucho mayores.

Respeto por el descanso

Este punto es muy importante, conjuntamente con el primero. Para adaptarse y hacerse más fuerte, el cuerpo necesita recuperarse además de trabajar.

Es justo durante el descanso cuando se regeneran fibras musculares, se eliminan las células óseas viejas y se crean nuevas, entre otros procesos importantes. Si estamos todos los días machacando al cuerpo, al final nos pasará factura. No podemos ir a entrenar con los músculos fatigados.

Una biomecánica correcta

Antes de realizar un deporte de manera continua, tenemos que asegurarnos de realizar los gestos de la forma más biomecánicamente correcta. Por una parte, esto incluye aprender a chutar, lanzar o saltar sin hacer daño al cuerpo activamente.

Los beneficios del baloncesto para la mente tienen que ver con la concentración que este deporte demanda.

Por otro lado, también debemos asegurarnos de no tener patologías de base que puedan empeorar o afectar otras estructuras. Si tenemos problemas estructurales como una pierna más corta, una pisada incorrecta o una desviación de columna, el riesgo de lesión será mucho mayor.

Entrenamientos cruzados

Por último, hay que mencionar la importancia de no hacer constantemente el mismo deporte. Para evitar lesiones, es muy positivo insertar alguna sesión semanal de otras disciplinas. Así, trabajaremos otras estructuras en vez de machacar las mismas, o como mínimo usaremos las mismas pero de otra manera. Una investigación que publicó la revista Apunts. Medicina de l’Esport
avala esta estrategia preventiva.

Factores sencillos

Como ves, los aspectos para tener en cuenta son bastante sencillos y efectivos. Todo el mundo que realice algún deporte de manera frecuente debe ser consciente con el fin de prevenir las temidas lesiones.

Es vital hacerlo, dado que cualquier lesión produce una interrupción de la rutina habitual que no resulta beneficiosa tanto para los deportistas como para cualquier persona. Debemos proteger al cuerpo en la medida de lo posible… solo tenemos uno.

Te podría interesar...
¿Cómo se clasifican las lesiones musculares?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo se clasifican las lesiones musculares?

Para saber cómo se clasifican las lesiones musculares, actualmente utilizamos la MCS, una clasificación que se creó en el año 2013.



  • C. Sagarra y A. Vega. Calentamiento para la actividad físico-deportiva. Sus fundamentos metodológicos dentro del proceso de enseñanza. Panorama Cuba y Salud, Vol. 14, Nº. Extra 1, 2019, págs. 3-5
  • J. Gallach y L. González. El entrenamiento cruzado: una posibilidad del mantenimiento de la forma ante lesiones unilaterales. Apunts. Medicina de l'Esport, Volume 38, Issue 141, 2003, Pages 5-8