Fractura de metacarpiano, una lesión común en el baloncesto

La fractura de metacarpiano es una de las lesiones más frecuentes de la mano, especialmente al practicar deporte. ¿Cómo se lleva a cabo su tratamiento?
Fractura de metacarpiano, una lesión común en el baloncesto
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 23 diciembre, 2020

La fractura de metacarpiano es dolorosa y realmente limitante para la vida diaria de los que la sufren. Es una patología común en ciertas disciplinas deportivas, sobre todo aquellas que demandan el uso permanente de las extremidades superiores.

A continuación, vamos a ver de qué trata esta lesión, los mecanismos lesionales y qué podemos hacer para recuperarnos lo más rápido posible.

¿Qué es el metacarpo?

El metacarpo lo forman los 5 huesos que tenemos entre la muñeca y los dedos. Es decir, hay un hueso para cada dedo en la palma de la mano.

Estos huesos son fácilmente palpables y su función es la de transmitir fuerzas para permitirnos mover cada dedo individualmente. También proporcionan estabilidad y nos permiten tener un rango de movimientos mucho más amplio que si no los tuviéramos.

Al igual que las falanges —cada uno de los huesos de los dedos—, hablamos de huesos alargados y bastante finos. Esto, junto al hecho de estar bastante superficiales, hace que las posibilidades de sufrir una lesión sean mayores, especialmente en ambientes o deportes en los que se utilizan mayoritariamente las manos.

Fractura de metacarpiano

Cuando hablamos de una fractura de metacarpiano, nos referimos a la rotura de uno de los 5 huesos entre la muñeca y los dedos. La forma más común de sufrir esta lesión es en el ámbito deportivo. En el caso del baloncesto, constantemente utilizamos estos huesos para botar el balón, recibir pases o tratar de interceptar pases entre rivales.

Las reglas y el objetivo del baloncesto promueve su espíritu de equipo.

Sin embargo, lo más preocupante en este aspecto son las caídas, que son muy frecuentes en este deporte, así como los golpes directos. En el caso de las caídas, aparte de caer tras un salto, aumentando el daño sufrido al llegar al suelo, puede darse el caso que otro jugador nos caiga encima.

Por este tipo de circunstancias, el riesgo en este aspecto es doble. Y en cuanto a los golpes directos, un oponente puede intentar quitarnos el balón e impactar contra el metacarpo, por ejemplo.

Otro deporte que predispone a este tipo de lesión es el boxeo. Aquí, el mecanismo es claro: los puñetazos. Estamos constantemente transmitiendo fuerzas intensas hacia estos huesos. Si no tomamos las precauciones necesarias y nos aseguramos de realizar un gesto deportivo correcto, estamos poniendo la salud en riesgo.

Fuera del deporte, las maneras más comunes de sufrir una fractura de metacarpiano son las caídas y los accidentes automovilísticos. En ambos casos, es probable que instintivamente utilicemos la mano para frenar un impacto inminente. Sin embargo, lo que hacemos es cargar toda la fuerza del golpe en los huesos de la mano y muñeca, lo que puede fracturar cualquiera de ellos.

Cómo se trata una fractura de metacarpiano

Si hemos sufrido un impacto de este tipo y nos duele mucho la mano, debemos ir inmediatamente a que nos realicen pruebas diagnósticas. Si estas confirman que hemos sufrido una fractura de metacarpiano, comienza la rehabilitación.

En este caso, el proceso de rehabilitación para que consolide el hueso de nuevo llevará unas seis semanas, aunque puede ser más, dependiendo de la gravedad de la fractura. En casos muy graves, incluso puede que necesitemos pasar por el quirófano, como explica una publicación de la Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología.

Para empezar, es probable que nos coloquen una férula o yeso para mantener los dedos en su sitio. Dependiendo del alcance de la lesión, tardaremos más o menos días en poder empezar a ejercitar los dedos, e incluso para quitarnos la férula para hacer movimientos más amplios.

Durante este primer periodo, también deberemos combatir la inflamación, primero aplicando frío y después, calor. Además, deberemos mantener la mano elevada y la zona en reposo.

Una vez que la fractura esté consolidada y no tengamos que llevar férula o yeso, será la hora de acudir al fisioterapeuta. Al ser huesos fácilmente accesibles, este podrá utilizar un amplio abanico de técnicas para devolver la mano a la normalidad.

Fisioterapeuta durante la rehabilitación de una fractura de metacarpiano.

En este sentido, es posible utilizar técnicas físicas como la magnetoterapia o aplicar calor; las movilizaciones, estiramientos, ejercicios específicos también son alternativas. Un buen profesional irá ajustando las sesiones en función de lo que la lesión nos permita hacer.

En última instancia, cabe destacar que, realizando una rehabilitación correcta, se espera una recuperación completa y una vuelta a la vida diaria sin secuelas. Esto es ratificado por la literatura académica reciente, como un estudio publicado por la revista EMC – Técnicas Quirúrgicas – Ortopedia y Traumatología.

Ve con cuidado

Como hemos visto, la fractura de metacarpiano es una lesión que sucede mayoritariamente al sufrir traumatismos directos. Por ello, es importante aprender a caer correctamente si practicamos deportes en las que las caídas son habituales o utilizar correctamente las vendas y aprender a dar los golpes de una manera biomecánicamente perfecta si boxeamos.

Por lo demás, la recuperación debe ser gradual y efectiva. En el caso que durante la rehabilitación notemos entumecimiento, aumento del dolor o rigidez, debemos avisar a un especialista. Si no hay ninguna complicación, estaremos de vuelta a la normalidad al cabo de un par de meses.

Te podría interesar...
Las lesiones más comunes en el baloncesto
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Las lesiones más comunes en el baloncesto

Los esguinces de tobillo, la capsulitis o las tendinitis en el hombro son algunas de las lesiones más comunes en el baloncesto.



  • A. Ríos, H. Fahandezh, M. Villanueva et al. Tratamiento quirúrgico de las fracturas diafisarias de metacarpianos. Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología. Volume 50, Issue 1, 2006, Pages 22-29
  • L. Obert, I. Pluvy, C. Echallier et al. Fracturas de las falanges y de los metacarpianos. EMC - Técnicas Quirúrgicas - Ortopedia y Traumatología. Volume 11, Issue 2, June 2019, Pages 1-19
  • T. Baraona y E. Santos. Tratamiento fisioterapéutico en fracturas de metacarpianos y falanges. Trabajo para la Universidad Inca Garcilaso de la Vega. 2017.