¿Se puede hacer ejercicio con tendinitis?

¿Tienes una tendinitis y quieres saber qué puedes hacer? Hay ciertos ejercicios que puedes practicar incluso cuando padeces esta patología.
¿Se puede hacer ejercicio con tendinitis?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 24 julio, 2021.

Última actualización: 24 julio, 2021

Si es posible o no hacer ejercicio con tendinitis es una pregunta muy interesante, ya que se trata de una patología que se suele alargar en el tiempo. Para una persona deportista, es terrible tener que estar parado varias semanas, o incluso meses.

A continuación, vamos a conocer un poco más acerca de esta lesión y en qué circunstancias podemos o no hacer ejercicio si la sufrimos. Con esta información y la consulta de un profesional, podremos mantenernos activos y, a la vez, evitar empeorar el cuadro.

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es básicamente una inflamación del tendón, es decir, del tejido que une el músculo al hueso. También puede afectar a otros tejidos blandos adyacentes, pero lo más importante es el daño que sufre esta estructura.

Al ser el nexo de unión entre el músculo y el hueso, siempre que contraemos su músculo lo estaremos poniendo en tensión. Es por ello que la tendinitis suele surgir debido a movimientos repetitivos durante un largo periodo de tiempo. Por ejemplo, si en el trabajo estamos las 8 horas haciendo un determinado gesto, a la larga es probable que se resienta el tendón.

Por otra parte, recuperar una tendinitis ha traído dolores de cabeza a fisioterapeutas y médicos durante mucho tiempo. Afortunadamente, los estiramientos excéntricos han mostrado ser una buena parte de la solución, según un estudio publicado en 2019.

Asimismo, se suele aplicar frío o calor, dependiendo de la duración de la lesión. Finalmente, también es beneficiosa cualquier técnica que relaje al músculo cuyo tendón esté afectado. Al relajarse el músculo, baja la tensión en el tendón y le permite recuperarse. Y aquí llega la gran pregunta: ¿tenemos que estar en reposo durante todo el proceso de rehabilitación?

Las lesiones del tendón de Aquiles presentan síntomas bastante claros.

Hacer ejercicio con tendinitis: ¿sí o no?

Para contestar a esta pregunta, hay que empezar por diferenciar entre el proceso en estado agudo y crónico. Si se encuentra en un estado agudo, es decir, de aparición reciente (24-48 horas) y provocando dolor fuerte, sí que deberemos reposar. En este momento, el tendón está en una situación crítica y no conviene tensarlo o estirarlo. De lo contrario, solo empeoraríamos la lesión.

Por otra parte, en un estado crónico es cuando podemos empezar a pensar en realizar ejercicio. Esto no quiere decir que salgamos a practicar deporte como si no tuviéramos ningún problema, pero sí que podemos empezar a movernos.

De hecho, será beneficioso hacerlo, ya que aumentamos el riego sanguíneo a la zona y prevenimos la aparición de rigideces, tanto en las articulaciones como en otros tejidos. Incluso un estudio publicado por la revista Rehabilitación muestra que el ejercicio bien dirigido mejora la estructura tendinosa.

Estos son los puntos que habrá que tener en cuenta para hacer ejercicio con tendinitis.

Aumento gradual del esfuerzo

Como hemos dicho, no podemos realizar una sesión con la misma intensidad que antes de la lesión. Recordemos que el tendón está dolorido y tendrá microrroturas; tensionarlo de manera fuerte y continuada empeorará la situación. Por lo tanto, debemos empezar con sesiones muy suaves e ir progresando.

Si jugamos al baloncesto y tenemos tendinitis en el tendón de Aquiles por saltar, por ejemplo, caminar será beneficioso. Es decir, buscaremos darle trabajo pero de una manera más suave de la que causó el problema. A medida que se vayan las molestias y el médico o fisioterapeuta que nos trate vea mejoría, podremos ir aumentando la carga de trabajo.

Ejercicios combinados

En un estado de tendinitis crónica, debemos buscar realizar sesiones suaves de ejercicios diferentes. Será perjudicial repetir sesiones, sobre todo si el tipo de ejercicio que repetimos repercute directamente al tendón afectado. Siguiendo con el ejemplo anterior, un día podemos caminar y al siguiente hacer una sesión de aquagym o ejercicio aeróbico en seco.

El aquagym puede ser una buena alternativa para hacer ejercicio con tendinitis.

Si duele, hay que parar

Es importante considerar que, si notamos dolor, deberemos detener la práctica deportiva. Una cosa es notar un poco de rigidez o molestias leves; esto puede ser normal, ya que al fin y al cabo, la zona está dolorida.

No obstante, si estamos haciendo ejercicio y notamos dolor como tal, tenemos que parar. De no hacerlo, lo único que conseguiremos será empeorar la lesión o hacer que se prolongue más en el tiempo.

Estira

Los estiramientos antes y después de la práctica deportiva son beneficiosos para tratar la tendinitis. Al fin y al cabo, estamos destensando el músculo, lo que repercute positivamente en el tendón, que se puede relajar.

Ejercicio sí, pero con cautela

Tras todo lo anterior, vemos que sí que se puede hacer ejercicio con tendinitis. Lo único que tenemos que tener en cuenta es que lo debemos realizar a baja intensidad, variando el deporte en sí y solo si no produce dolor.

Cualquier acción que se salga de estas normas tendrá un efecto negativo sobre la lesión. Por lo tanto, ten cuidado y, en caso de duda, consulta con tu médico o fisioterapeuta de confianza.

Te podría interesar...
¿Cuáles son las causas de la tendinitis aquilea?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son las causas de la tendinitis aquilea?

Las causas de la tendinitis aquilea incluyen un entrenamiento demasiado intenso, acortamiento muscular y alteraciones estructurales.



  • L. Poalasin y M. Viteri. Ejercicios excéntricos en el tratamiento Fisioterapéutico de la Tendinitis del manguito rotador. Centro de Salud Salcedo, 2018-2019. Trabajo para la Universidad Nacional de Chimborazo. 2019
  • M. Flórez, C. Echavarri y M. Pavón. Programas de ejercicios en tendinopatías. Rehabilitación. Volume 37, Issue 6, Pages 354-362. 2003