Lesión del ligamento cruzado anterior: causas y tratamiento

¿Qué es el ligamento cruzado anterior y qué supone su lesión? Te presentamos qué causas pueden ocasionarla y cómo se trata.
Lesión del ligamento cruzado anterior: causas y tratamiento
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 18 agosto, 2021.

Última actualización: 18 agosto, 2021

La lesión del ligamento cruzado anterior es una de las patologías de rodilla más temidas por los deportistas. Estamos hablando de una lesión incapacitante que limita severamente la movilidad y el uso de la pierna.

A continuación, vamos a ver exactamente de qué trata esta lesión, por qué se produce y qué se puede hacer tras haberla sufrido. Si realizas un deporte que supone un esfuerzo para la articulación de la rodilla, te recomendamos que prestes atención.

Lesión del ligamento cruzado anterior

El ligamento cruzado anterior es una banda de tejido resistente que se encuentra en la articulación de la rodilla. Esta es una de las estructuras que ayuda a unir el fémur con la tibia, es decir, el hueso del muslo con la pierna. Hay estudios que detallan su localización y funciones exactas, como uno publicado por la revista Trauma.

Se dice que se ha sufrido esta patología cuando este ligamento se desgarra o sufre un esguince. Puede ser un desgarro parcial o total, en tanto que el esguince puede tener varios niveles.

Por lo general, las fibras del ligamento habrán resultado dañadas. Tanto si se han roto muchas o pocas como si solo ha habido una microrrotura, hablamos de una lesión del ligamento cruzado anterior.

Causas de esta dolencia

El ligamento cruzado anterior suele lesionarse con mayor frecuencia al practicar deportes en los que hay cambios de dirección y velocidad súbitos. También es propenso a lastimarse en aquellos en los que hay que saltar y caer repetidamente. Ejemplos de ellos son el fútbol, esquí o baloncesto, entre muchos otros.

Esto es así precisamente por el origen e inserción del ligamento, así como su dirección. Cuando hacemos un cambio de dirección con el pie apoyado, estamos rotando la rodilla, y por lo tanto, estirando el ligamento. En condiciones normales, esto no supone una ruptura de fibras, pero si es de manera súbita o con gran fuerza, o si está debilitado por cualquier razón, se puede romper.

Futbolista acaba de padecer una lesión en su miembro inferior.

Cuando hablamos de atletas de élite, el ligamento no estará debilitado porque recibe entrenamiento con gran frecuencia. No obstante, sí se puede dar por un salto con un mal aterrizaje, por ejemplo, o en el caso del esquí, por querer girar cuando los esquís se quedan enganchados. En esta situación, girará con gran fuerza la parte del muslo, pero la pierna no.

Tratamiento de la lesión del ligamento cruzado anterior

El tratamiento dependerá de la gravedad de la dolencia. Como hemos visto, la lesión del ligamento cruzado anterior puede cursar con microrroturas o la rotura parcial o total del ligamento. Dependiendo de la gravedad, se puede necesitar tratamiento quirúrgico o no quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico se recomienda para deportistas que necesitan volver a la práctica deportiva cuanto antes, o también en casos de desgarro. Asimismo, la decisión dependerá de si la rodilla ha podido mantener algo de estabilidad o si existen otras lesiones de rodilla que puedan agravar el cuadro.

Si se elije el tratamiento quirúrgico, el procedimiento será una artroscopia. Por lo tanto, la incisión será mínima y los estudios confirman más de un 90% de éxito en la reconstrucción de la estructura. De hecho, a partir del día siguiente a la operación, el paciente podrá empezar a mover la articulación, aunque con cuidado. A medida que pasen los días, podrá hacer más movimientos, y después, empezará la rehabilitación con fisioterapia.

Tratamiento no quirúrgico

Si el paciente es de edad avanzada, no es deportista, se mantiene parte de la estabilidad o la lesión no ha sido muy grave, se puede recurrir al tratamiento no quirúrgico. En este caso, la recuperación empezará con un tiempo de reposo y medidas antiinflamatorias. Hablamos de medicación, compresión, elevación del miembro afectado y frío o calor.

Fisioterapeuta rehabilitando una lesión de ligamento cruzado anterior.

Pasado este tiempo, cuando los tejidos adyacentes hayan vuelto a la normalidad, ya se podrá empezar con las movilizaciones. Puede que el paciente pierda algunos grados de flexión de la rodilla, pero podrá hacer vida normal y no notará demasiada dificultad.

Un proceso complicado

Como hemos visto, la lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla es compleja por la función que este componente desempeña. Cuando se lesiona, se pierde la estabilidad de la rodilla, lo que hace imposible la marcha.

Tanto si optamos por el tratamiento quirúrgico como no quirúrgico, tenemos que mentalizarnos de que será un proceso largo, posiblemente de varios meses. Por ende, hay que armarse de paciencia.

Sin embargo, la buena noticia es que suele haber una recuperación total de la lesión. Así, por difícil que parezca escalar la montaña de la rehabilitación al principio, debemos recordar lo que nos espera en la cima.

Te podría interesar...
Consejos para hacer ejercicio después de una lesión de rodilla
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Consejos para hacer ejercicio después de una lesión de rodilla

Acatar los consejos para hacer ejercicio después de una lesión de rodilla puede brindarte el impulso que necesitas para entrenar de nuevo.