¿Cuáles son las lesiones más comunes en una maratón?

13 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
En una maratón, las lesiones pueden afectar tanto a los músculos como a otros tejidos blandos. ¿Cuáles son las más frecuentes en esta prueba de resistencia?

Debido a lo que implica correr una carrera de este tipo, hacen falta los dedos de ambas manos para contar las lesiones más comunes en una maratón. Tengamos en cuenta que nos referimos a correr 42 kilómetros seguidos, y esto sin contar todo el esfuerzo y los días de entrenamiento previos.

A continuación, vamos a enumerar las lesiones más comunes cuando una persona somete su cuerpo a tal sacrificio. Se trata de un esfuerzo que el cuerpo humano es más que capaz de soportar, pero que puede dar lugar a patologías justamente por lo dicho: no es solo correr la maratón, sino también todo el entrenamiento previo.

Lesiones musculares típicas en una maratón

Como hay muchas lesiones que se dan con frecuencia, vamos a empezar agrupando la primera categoría en este grupo. En este contexto, por lesiones musculares entendemos:

  • Sobrecargas: cuando un músculo se fatiga demasiado y no es capaz de lidiar con el esfuerzo que le pedimos, pueden aparecer sobrecargas. Estas molestias nos forzarán a cesar el esfuerzo, tratar la patología y reposar.
  • Contracturas: al llevar a un músculo al límite, el ciclo de contracción-relajación se puede ver alterado. Cuando un músculo se queda contraído involuntaria y patológicamente, lo llamamos contractura. Tendremos que solventar la patología y recibir tratamiento para prevenir su reaparición.
  • Agujetas: aunque estemos bien preparados, siempre pueden aparecer las microrroturas que dan lugar a las agujetas en carreras de larga distancia. Se debe tener en cuenta que, a lo largo de una maratón, damos decenas de miles de pasos.
  • Roturas musculares: el grado más severo tras las agujetas son las roturas. En este caso, el músculo cede y, en vez de microrroturas, se rompen paquetes de fibras más grandes. Así, hay discontinuidad en mayor o menor parte del músculo y tendremos una notable impotencia funcional y dolor.
Trabajar la fuerza mental es fundamental en deportes de resistencia.

Otras lesiones comunes en una maratón

Más allá de que las dolencias musculares suelen ser las que aparecen más seguido, también hay otras que se pueden sufrir al correr una maratón. Estas son algunas de ellas:

Tendinitis

La tendinitis, otra lesión provocada por un uso excesivo, es una patología de tejido blando muy frecuente entre los corredores de larga distancia. El tendón es la estructura que une el músculo al hueso. Por lo tanto, siempre que hay una contracción muscular, se tira del tendón.

Como hemos dicho, en una maratón se repite este proceso más de 40 000 veces, lo cual puede desembocar en lesiones de este tipo. En síntesis, la tendinitis consiste en la rotura de pequeños paquetes fibrosos del tendón en cuestión.

Periostitis

Como cualquier patología acabada en -itis, se trata de una inflamación. En este caso, del periostio, el tejido que recubre los huesos. Una publicación de la Revista Española de Podología explica que el periostio de la tibia es especialmente sensible cuando lo sometemos a grandes cargas de trabajo porque siempre que hay un impacto contra el suelo, sufre un microtraumatismo.

Repetido miles y miles de veces, esto puede acabar siendo perjudicial. Por ello, la periostitis es una de las lesiones más comunes en la maratón.

Fascitis plantar

Es muy frecuente que se resienta la fascia de la planta del pie. La fascia es un tejido que va desde el talón hasta la base de los dedos del pie y contribuye a dar estabilidad y a la distribución de fuerzas durante la marcha.

De nuevo, si solicitamos su función más allá de su capacidad, se puede dañar. En este caso, además, con cualquier paso que demos notaremos pinchazos en la planta del pie, por lo que es realmente limitante, como afirma un artículo de la Revista de Ciencias Médicas Pinar del Río.

Esguinces, otra de las lesiones comunes en una maratón

Los ligamentos son otro tejido blando susceptible de lesionarse cuando los sometemos a grandes cargas de trabajo. En este caso, su función es la de dar estabilidad a las articulaciones y no permitir que los huesos que las componen hagan movimientos antinaturales. Es decir, limitan el rango de movimiento que tienen.

Mujer runner que acaba de sufrir una lesión deportiva en el tobillo.

Cuando los ligamentos llevan un buen rato trabajando, pueden fatigarse y no cumplir del todo bien su función. Digamos que se cansan, y su velocidad de reacción no es la misma. Por lo tanto, no es extraño que, a lo largo de una maratón, cualquier pequeño paso en falso o torcedura de tobillo se convierta en un esguince.

Cuidado también con los golpes de calor

Para terminar, merece la pena mencionar que el golpe de calor también es una de las lesiones más comunes en una maratón. Pese a no ser algo estrictamente físico, es otro problema con el que debemos lidiar. Es aplicable sobre todo en países calurosos como España, y especialmente si la carrera tiene lugar alrededor de mediodía o a primeras horas de la tarde.

Para prevenirlo, es vital hidratarse correctamente y llevar un gorro para protegerse del sol. De lo contrario, aparecerán mareos, calambres, imposibilidad de continuar corriendo y hasta puede dar lugar a un desmayo en plena calle, con el peligro que esto conlleva.

  • N. Padrós, C. Vicente, R. Ainnad et al. Periostitis tibial. Revista Española de Podología, Vol. 23, Nº 2, 2012, págs. 62-66
  • D. Artidiello, D. Hernández, H. Aguilar Artidiello et al. Fascitis plantar. Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río, Vol. 19, Nº 2, 2015, págs. 206-213
  • A. Diliz. Incidencia de lesiones en corredores de resistencia. Maratonianos vs ultramaratonianos. Tesis para la Universidad Alfonso X el Sabio, 2017