5 mitos sobre el dolor de espalda

Los medicamentos, el sobrepeso y la forma de estar sentados son cuestiones que se suelen asociar con el dolor de espalda. Ahora bien, ¿todos están tan relacionados como creemos?
5 mitos sobre el dolor de espalda
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 12 octubre, 2021.

Última actualización: 12 octubre, 2021

Hay muchos mitos sobre el dolor de espalda debido a lo frecuente que es su aparición. Un porcentaje altísimo de las personas del planeta sufriremos esta molestia en algún momento de nuestras vidas. Por eso, es lógico que queramos buscar la mejor manera de solventarla en algún momento u otro.

Todos habremos oído consejos sobre cómo lidiar con estas molestias de fuentes más o menos fiables. De tanto repetir estos consejos dudosos, se acaban convirtiendo en mitos. A continuación, vamos a mencionar unas cuantas de estas falsas creencias, que son erróneas y se deben evitar para mejorar el conocimiento general sobre este tipo de dolencias.

Mitos sobre el dolor de espalda

Como veremos a continuación, los mitos cubren un amplio espectro de aplicaciones. Vamos a hablar de deporte, del trabajo, de las posiciones diarias… Ese es justo el problema, que la espalda se usa en prácticamente todos los gestos que realicemos en el día a día.

1. Mejora con reposo

Si tienes molestias en la espalda, no debes descansar; de hecho, es justo al contrario. Lo que debes hacer es empezar a moverte más, porque probablemente te duela la espalda de llevar una vida más bien sedentaria. Incluso si te duele por un tema muscular, como agujetas o fatiga, siempre será mejor hacer ejercicio suave como caminar antes que pasarte varios días acostado.

Como veremos en varios de estos mitos, el mantenerse activo es un factor esencial a la hora de entender el dolor de espalda. Los estudios indican que el sedentarismo es un claro factor de riesgo en este aspecto, tal y como afirma uno publicado por la revista Rehabilitación.

El sedentarismo atenta en gran medida contra la pérdida de peso.

2. Hay que tomar antiinflamatorios

Tanto la medicación como las pomadas antiinflamatorias son un recurso aceptable si el dolor es severo o si se da por alguna patología diagnosticada. Pero si lo que tenemos es un simple dolor de espalda, mientras podamos hacer actividades del día a día, siempre será mejor el ejercicio suave que tomar medicación.

La medicación te quitará el dolor de manera temporal, pero más temprano que tarde volverán a aparecer si no cambias el estilo de vida. En cambio, fortalecer la musculatura y mantenerte activo hará que los dolores desaparezcan a largo plazo.

3. Solo te puede doler la espalda si tienes sobrepeso

Como hemos dicho al principio, la gran mayoría de las personas del planeta sufrirán dolor de espalda en algún momento. Sin embargo, no todas ellas tienen sobrepeso.

El dolor de espalda también afectará a las personas delgadas. Tener sobrepeso puede ser un factor que contribuya a su aparición, pero el estilo de vida y el tono muscular son infinitamente más determinantes.

4. Siéntate recto y no te dolerá la espalda

Estas son malas noticias para los que trabajan delante del ordenador o para aquellos que tienen un trabajo que les obliga a permanecer sentados. Este mito trabaja con la tesis de que simplemente con sentarnos bien, aunque estuviéramos las 24 horas del día sentados, nunca sentiríamos dolor de espalda.

Sin embargo, lo cierto es que lo que hace que duela es precisamente estar sentado. Sentarse recto puede ayudar a frenar la aparición de molestias, pero, de nuevo, si no tenemos un estilo de vida activo, los problemas aparecerán aunque nos sentemos bien. Tenemos que concienciarnos de la importancia de aprovechar los momentos de ocio para estar activos, además de sentarnos correctamente.

5. Olvídate de tu actividad favorita

La espondilitis anquilosante produce dolor en la zona de la espalda baja.

No debes permitir que el dolor de espalda te quite la ilusión de practicar tu actividad de ocio favorita. Es probable que, si te tomas la recuperación en serio y sigues todos los pasos, fortalecerás la columna de forma que puedas retomar la actividad.

Es cierto que la edad o las patologías graves pueden obligarte a dejarlo, pero lo primero siempre debe ser tratar de rehabilitar la zona. Si es un simple dolor, tiene solución.

Muchos mitos sobre el dolor de espalda

Estos son solo algunos de los mitos sobre el dolor de espalda que se escuchan a diario entre la gente de a pie. Y es un tema complejo, ya que una investigación publicada en la Revista de Salud UIS señala que pueden influir hasta factores psicológicos.

Si el dolor es severo o incapacitante, obviamente lo primero de todo debe ser obtener un diagnóstico. Pero si no hay patologías graves, que es lo más frecuente, es muy probable que un simple cambio de estilo de vida mejore la situación de manera significante.

Te podría interesar...
Dolor de espalda: identificación y cómo prevenirlo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Dolor de espalda: identificación y cómo prevenirlo

Esta dolencia se manifiesta como un dolor punzante, que en ocasiones se proyecta hacia alguna de las piernas. ¿Cómo tratar el dolor de espalda?



  • G. Martínez, M. Rodríguez, A. López et al. Dolor de espalda en adolescentes: prevalencia y factores asociados. Rehabilitación. Volume 43, Issue 2, Pages 72-80. 2009
  • A. Casas y M. Patifio. Prevalencia y factores asociados con el dolor de espalda y cuello en estudiantes universitarios. Revista Salud UIS . Vol. 44 Issue 2, p45-55. 2012