¿Por qué los estiramientos son tan importantes?

Se dice generalmente que estirar no solo nos ayudará en la práctica deportiva, sino también en el día a día. ¿Es su relevancia tan grande como todo el mundo dice? Conoce la respuesta a continuación.
¿Por qué los estiramientos son tan importantes?
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 04 marzo, 2021.

Última actualización: 04 marzo, 2021

Desde pequeños nos inculcan la importancia de estirar antes y después de cada sesión de ejercicio físico. Sin embargo, quizás no sepamos exactamente por qué los estiramientos son tan importantes.

A continuación, vamos a ver un poco sobre la fisiología del músculo y las formas en las que los estiramientos ayudan al cuerpo. Luego de conocerlas, no dudarás en tomarte unos minutos para estirar luego de cada rutina.

¿Es necesario estirar siempre?

Lo primero que debemos saber es que los estiramientos no estarán indicados siempre. Es posible que cuando fuéramos pequeños nos instaran a estirar siempre antes y después de cualquier ejercicio, pero la realidad es que solamente está indicado estirar antes de hacer deporte cuando la disciplina en sí va a requerir la elongación del músculo.

Es decir, si vamos a hacer un deporte en el que tengamos que realizar mucha fuerza o que dependa de muchas contracciones rápidas para generar potencia, estirar será contraproducente. Sin embargo, si en el transcurso del ejercicio vamos a tener que estirar el músculo a su máxima capacidad, entonces sí que estará indicado.

Por otra parte, estirar será positivo al finalizar la sesión de entrenamiento, sea cual sea el deporte realizado. Eso sí, debe ser un programa de estiramientos adecuado, un tema que se sigue estudiando, como detalla la literatura académica al respecto.

Finalmente, hablando en líneas generales, realizar estiramientos en el día a día será realmente beneficioso, los hagamos cuando los hagamos. A continuación, profundizaremos sobre las bondades de su realización.

Beneficios de los estiramientos

Los estiramientos son un buen ejercicio para fortalecer la zona lumbar.

Ahora que sabemos cuándo debemos realizar estiramientos, vamos a ver qué efecto tienen sobre el cuerpo:

  • Disminuyen la rigidez muscular: si no estiramos, vamos a estar siempre más tensos y rígidos.
  • Favorece la circulación: al relajarse y estar en un estado de normalidad, permite la llegada de sangre a las fibras de manera ininterrumpida.
  • Mejora la postura: si no estiramos, los músculos se irán agarrotando y acortando. En cambio, tener cierto nivel de flexibilidad en los músculos les permite mantener una longitud natural y correcta. A su vez, esto también ayudará a prevenir otros problemas, como dolores de espalda o de cuello, entre otros.
  • Potencia la eficiencia del músculo: mantener al músculo relajado con estiramientos también hará que mejore su eficiencia cuando pidamos su contracción. Esto es así porque, si empezamos con el músculo acortado o rígido, no tendrá el mismo recorrido y no podrá trabajar a su máxima potencia.
  • Previene lesiones: de nuevo, cuando el músculo trabaja desde una posición natural en vez de acortada, realizará de forma más correcta el ciclo contracción-relajación. Así, se previenen contracturas, calambres, roturas y otras patologías musculares. De hecho, también previene lesiones de otros tejidos blandos, como los tendones. Si la musculatura está acortada, los tendones están constantemente en tensión, lo que los pone en mayor peligro cuando hagamos deporte.

Ser flexible al hacerse mayor

Otra razón por la cual los estiramientos son tan importantes tiene que ver con el envejecimiento. Mantener cierto nivel de elasticidad muscular es vital a medida que nos vamos haciendo mayores, como destaca una publicación realizada por profesionales de la Universidad de Cantabria.

Con el paso de los años, perderemos masa muscular, y el descenso de la capacidad física seguramente irá acompañada con un mayor nivel de sedentarismo. Si a esto le sumamos una musculatura rígida y tensa, estamos casi asegurándonos perder movilidad y calidad de vida. No solo eso, sino que aumentamos el riesgo de sufrir deformaciones y alteraciones de la postura que, a edades avanzadas, pueden ser irreversibles.

En cambio, si seguimos realizando estiramientos, seremos capaces de mantener una alta calidad de vida durante más años. De hecho, vendrá bien incluso para mantener la capacidad de oxigenación, en el caso de la musculatura anterior del tronco. Tener este grupo muscular más elástico hará que no se vea afectada la amplitud de la caja torácica.

Los estiramientos son tan importantes porque permiten mantener la elasticidad.

Sí, los estiramientos son tan importantes como dicen

Como hemos podido comprobar, realizar estiramientos debe ser una prioridad en el día a día. Hacerlos ayuda a la postura, los músculos, la espalda, los tendones e incluso a mejorar la calidad de vida cuando seamos mayores.

Por lo tanto, trata de sacar unos minutos al día para hacer estiramientos, o apúntate a pilates, yoga o cualquier disciplina que trabaje con estos ejercicios. Y si vas a practicar deporte, estira siempre después y solo antes si el deporte lo requiere.

Recuerda: si es un deporte de fuerza, te convendrá hacer un calentamiento basado en ir contrayendo el grupo de músculos en cuestión en vez de estirarlos. De este modo, estarán mejor preparados para afrontar el esfuerzo que tienen por delante.

Te podría interesar...
Ejercicios y estiramientos durante el teletrabajo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Ejercicios y estiramientos durante el teletrabajo

Hay ejercicios y estiramientos que podemos hacer durante el teletrabajo, tanto si estamos sentados como de pie, para todo el cuerpo. ¡Conócelos aqu...



  • P. Rodríguez y F. Santonja. Los estiramientos en la práctica físico-deportiva. Selección (Madr.) ; 9(4): 191-205, 2000
  • E. Sánchz. Estrategias para conseguir un envejecimiento activo. Trabajo para la Universidad de Cantabria. 2017
  • L. Pacheco y J. García. Sobre la aplicación de estiramientos en el deportista sano y lesionado. Apunts, Med. esport ; 45(166): 109-125, 2010