Prevención de lesiones en deportes de contacto

Los deportes de contacto son proclives a producir lesiones en quienes los practican. Aunque son imposibles de evitar, sí que hay algunas maneras de limitarlas.
Prevención de lesiones en deportes de contacto
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman el 22 diciembre, 2020.

Última actualización: 22 diciembre, 2020

Muchos disfrutamos con los deportes de contacto. La adrenalina, la competición y el afán de superación son muy importantes, pero también tenemos que tener en cuenta que la prevención de lesiones en deportes de contacto es vital.

Es necesario tener presente que hay altas probabilidades de lesionarse en esta clase de disciplinas deportivas. Sin embargo, al igual que invertir en bolsa puede ser seguro si uno está bien informado, saber prevenir lesiones reduce significativamente la probabilidad de sufrirlas.

Los deportes de contacto

Esta modalidad deportiva incluye los deportes en los que dos personas se enfrentan el uno al otro con una serie de reglas. Dependiendo de la disciplina que se trate, cambiará lo que está permitido hacer, qué está prohibido y qué partes del cuerpo se utilizan.

Así, entre los deportes de contacto se incluyen el boxeo, muay thai, MMA, judo, kick boxing, sumo, lucha grecorromana, esgrima y un largo etcétera. La variedad de estilos y las distintas capacidades necesarias para dominar cada uno de ellos hace que muchísimas personas encuentren una disciplina que se adapte a sus habilidades. De las habilidades que posea la persona y su voluntad de asumir mayor o menor riesgo físico dependerá la disciplina ideal para cada uno.

Prevención de lesiones en deportes de contacto

Hecha esta breve introducción, llegamos al meollo de la cuestión: si el objetivo es luchar, ¿cómo prevenimos lesiones? Dada la amplia gama de deportes que se incluyen bajo este umbral, cada uno puede tener sus puntos específicos.

No obstante, existen varias claves que podemos seguir independientemente de la disciplina que elijamos. Estas claves nos van a ayudar, por una parte, a lesionarnos con menor frecuencia, o en el caso de sufrir una lesión, a que esta sea menos grave.

El rugby y el fútbol americano tienen varias diferencias.

Seguir las reglas

La primera manera de prevenir lesiones es que todos los participantes sigan las reglas. Habitualmente, estas existen específicamente para que no se golpeen zonas sensibles o para quitar parte del riesgo que entraña la actividad. Por lo tanto, penalizar de manera grave a aquellos que las infringen es clave para asegurar un buen desempeño del deporte.

Aprender a defenderse

Pese a que el objetivo es derrotar al contrincante, saber defendernos correctamente es un elemento clave de cualquier deporte de este tipo. La prevención de lesiones en deportes de contacto pasará en gran parte por la capacidad de parar, esquivar o bloquear los movimientos del rival.

Sin embargo, este consejo también se aplica a la manera de recibir los golpes, porque nadie que practique estos deportes sale sin un rasguño. Es decir, si boxeamos, tenemos que trabajar la velocidad de reacción para contraer rápidamente la zona abdominal si nos lanzan un golpe al cuerpo.

Asimismo, la literatura académica sobre el tema destaca la relevancia de proteger las zonas más vulnerables de la cabeza cuando atacamos, dejando descubiertas solo las más resistentes. En el caso del judo, debemos aprender a caer correctamente, y así ocurre también con otras modalidades deportivas.

Conocer cómo atacar

Tan importante como aprender a defenderse es saber dar los golpes de manera adecuada. En todos estos deportes, la biomecánica de los movimientos ha sido estudiada de manera exhaustiva; debemos aprender de esta ciencia para cuidarnos.

Si vamos a dar muchas patadas, el movimiento debe ser correcto para prevenir lesiones de cadera o tobillo. Si damos puñetazos, en cambio, debemos saber proteger las muñecas.

Entrenar la musculatura general

Las lesiones en las costillas pueden darse por golpes en la zona.

Este consejo se basa en la importancia de trabajar no solo el grupo muscular más utilizado, sino también el resto. En el boxeo es importante que los brazos se muevan de manera ágil y fuerte, pero también necesitamos rapidez y fuerza de piernas. En el MMA, en tanto, necesitamos pegar fuerte, pero también debemos trabajar la espalda para las situaciones de grappling.

En general, para la prevención de lesiones en deportes de contacto es importante meter sesiones de entrenamiento cruzadas. Es decir, no dedicarnos únicamente al deporte en cuestión, sino intercalar sesiones de natación, aeróbic o similares. De esta manera, nos aseguramos de no lesionarnos por solicitar la activación de un músculo que no está preparado.

Atender el descanso y recuperación

Estar a pleno rendimiento también es clave para la prevención de lesiones en deportes de contacto. No solo estaremos más ágiles y preparados si estamos correctamente descansados, sino que también estarán mejor preparadas las diferentes estructuras corporales.

Contacto, pero calculado

Con estas cinco claves, ya tienes gran parte del camino hecho para prevenir la aparición de lesiones molestas. Desde luego, esto no quiere decir que no pueden ocurrir de todos modos, ya que esta posibilidad siempre existe.

Por lo tanto, trabaja todo el cuerpo, aprende los gestos deportivos a la perfección y compite en un contexto regulado. El cuerpo te lo agradecerá y disfrutarás la práctica deportiva mucho más.

Te podría interesar...
Los beneficios de practicar un deporte de contacto
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Los beneficios de practicar un deporte de contacto

Algunos de los beneficios de practicar un deporte de contacto es que son buenos para tu cuerpo, son excelentes para tu mente y mejoran la coordinac...



  • M. Pic, C. Sánchez y A. Blanco. Caracterización del ‘Knock out’ en Boxeo. Cuadernos de psicología del deporte. Vol. 16 Núm. 1 (2016)
  • A. Fernández, E. Mesa y A. Amalia. ¿El Boxeo, es el deporte con mayor frecuencia de trauma ocular? Revista Cubana de Oftalmología Vol.19 Núm.2 (2006)
  • J. Gallach, L. González. El entrenamiento cruzado: una posibilidad del mantenimiento de la forma ante lesiones unilaterales. Apunts. Medicina de l'Esport. Vol. 38, Núm. 141 (2003)