¿Qué deporte practicar cuando te duele la rodilla?

La rodilla es una de las zonas claves para el movimiento de un deportista. Cuando hay una lesión y nos duele esa articulación, es preciso tomar precauciones para el entrenamiento diario. Sin embargo, hay ejercicios que sí que se pueden practicar.
¿Qué deporte practicar cuando te duele la rodilla?

Última actualización: 09 marzo, 2022

Cuando a un deportista le duele la rodilla, las alarmas se disparan. Probablemente no haya lesión que genere más impedimentos que las que ocurren en esta zona. Un dolor leve inmoviliza y, si continuamos la práctica deportiva, podría empeorar nuestra situación médica.

Los problemas de meniscos y demás partes de la rodilla suelen necesitar de intervención quirúrgica. Añadido a esto, las recuperaciones suelen durar un mínimo de seis meses. Más allá de esto, claro que existen deportes que sí que se pueden practicar, cuando se sufre de una dolencia moderada.

La natación: la opción ideal para fortalecer cuando duele la rodilla

Al nadar, las rodillas dejan de soportar el peso del cuerpo. La práctica de la natación exige mantener posturas verticales, por lo que relaja las labores de soporte que tienen las extremidades.

Por otro lado, el baño sumergido suele ser ideal para aliviar los dolores de tendones y ligamentos. El agua distiende y supone un ambiente mucho menos exigente para el cuerpo humano.

En la práctica, las sesiones de fisioterapias por lesiones suelen realizarse en piscinas. Lo mejor es que, a pesar de ello, los ejercicios de la natación suelen ser bastante completos.

En pocas palabras, podremos trabajar el fortalecimiento y la tonificación del tronco sin daños en las extremidades. Sin duda alguna, esta es una excelente práctica deportiva para no quedarnos sin ejercitar en medio de la rehabilitación.

La natación tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo, e incluso para nuestra mente.

Montar en bicicleta también es una posibilidad

Aunque en la práctica se trabajen principalmente las extremidades inferiores, se puede montar bicicleta cuando duele la rodilla. Realmente, los esfuerzos en este deporte solo se centran en los gemelos y cuádriceps. Incluso, si vamos más allá, las rodillas salen fortalecidas de este ejercicio.

Desde luego, siempre la práctica dependerá de una recomendación médica calificada. Además, no se recomienda participar en competencias de ciclismo cuando haya un diagnostico negativo. La postura y exigencia de estos eventos podría complicar al paciente, así como las posibilidades de una caída.

No obstante, el hábito de hacer recorridos en superficies rectas y regulares puede ser muy positivo. También es necesario mantener el asiento de la bicicleta elevado, para eliminar por completo el impacto en los meniscos  y ligamentos.

La halterofilia no está totalmente contraindicada

El deporte de levantamiento de pesas puede ser una opción cuando las dolencias de rodillas son leves. En la halterofilia, la mayoría de los movimientos se hacen de forma controlada. Por el contrario, que lo que más se desaconseja cuando duele la rodilla es la carrera y el salto.

La mayoría de las rutinas y los ejercicios de tronco y brazos se pueden ejecutar sin limitaciones. Incluso algunos doctores recomiendan ejercitar las piernas con movimientos de bajo impacto. Mientras el movimiento esté controlado, no debería presentarse ninguna eventualidad.

El pilates es de bajo impacto y fortalece

La filosofía del pilates es clara: fortalecer y mejorar la flexibilidad desde adentro. De hecho, bajo esta lógica, trabajamos la postura y el estiramiento sin emplear demasiada fuerza. Igual que ocurre con la natación, esta práctica se recomienda como parte de la recuperación de muchas lesiones corporales.

Claro que es importante realizar estos ejercicios con la dirección de un entrenador experto. La ventaja del pilates es que las posturas se pueden adaptar a las realidades físicas del practicante. Con este ejercicio, siempre se trabajará el equilibrio, la postura y la correcta elongación muscular.

Los crunch oblicuos pueden hacerse sobre una pelota.

Caminar forma parte de un movimiento natural

Después de una operación de las rodillas, debemos pasar un tiempo en el cual ni siquiera podemos pararnos. Sin embargo, cuando solo duele la rodilla, no tenemos impedimento alguno de salir un rato a caminar.

Al caminar, ciertamente se registra cierto impacto en esta parte del cuerpo. A pesar de ello, se entiende que este es un movimiento controlado, natural y de baja intensidad. En todo caso, podríamos evitar caminar en terrenos demasiado elevados si experimentamos dolencias.

¿Qué deportes no se pueden practicar cuando duele la rodilla?

El básquet, el fútbol, el béisbol y el atletismo no son opciones viables. Su práctica representa varios inconvenientes si sufrimos dolencias en las rodillas. Estas disciplinas, sus movimientos y posibles roces pueden llevarnos de una dolencia a una lesión de mayor consideración.

Los deportes de alto impacto están contraindicados cuando hay problemas de meniscos o ligamentos. La razón es que los movimientos no son controlables y existe la posibilidad de experimentar sobrecargas. Finalmente, todo lo que implique correr, dar zancadas y saltar también puede generar lesiones graves.

Te podría interesar...
5 ejercicios para las lesiones de rodilla
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 ejercicios para las lesiones de rodilla

Los ejercicios para las lesiones de rodilla pueden llevarse a cabo en el gimnasio o en casa y son ideales para recuperarte de las caídas o impactos...