Activación positiva y negativa: ¿cómo aplicarla en el deporte?

El control de la activación en el deporte es un pilar clave para obtener un buen rendimiento. Aun así, no todos los deportistas le prestan atención, en detrimento de su ejecución.
Activación positiva y negativa: ¿cómo aplicarla en el deporte?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 26 julio, 2022

La activación en el deporte, tanto positiva como la negativa, es un aspecto fundamental a tener en cuenta para alcanzar un mejor rendimiento. De hecho, se podría decir que la activación es la base del resto de variables psicológicas, como la concentración, la toma de decisiones o la coordinación.

Si no hay un correcto nivel de activación antes de competir, la ejecución se verá seriamente perjudicada. Por ejemplo, la poca activación resulta en un estado de somnolencia y letargia; por el contrario, el exceso de activación se traduce en un estado de nervios y pensamiento acelerado.

Por esa razón, encontrar el nivel adecuado es tan importante. Pero no solo hay que encontrar el nivel adecuado, sino la valencia correcta. Es decir, nos podemos encontrar con activación positiva y negativa, y la tarea es intentar transformar la negativa en positiva. A continuación, te contamos cómo lo puedes aplicar en el deporte.

Dirige la frustración hacia algo positivo

Es fundamental dirigir las frustraciones hacia algo positivo en la activación.

La frustración es una emoción básica que aparece cuando se presenta un obstáculo para alcanzar las metas. Aún así muchos deportistas sienten que cuando la frustración se apodera de ellos la mente se les nubla y no pueden pensar con claridad. Por ello, un cambio muy positivo es transformar el enfado producto de la frustración en algo más constructivo para el rendimiento.

La forma más básica es aprovechar el aumento de la activación para dirigirlo hacia el movimiento. De esta manera, se podrá obtener una mayor fuerza explosiva y además liberarse del sentimiento desagradable de la frustración.

Hacer este cambio es muy positivo, pero para ello el primer paso es reconocer la emoción. El saber identificar que uno está molesto es fundamental. Este paso aunque parezca obvio no lo es tanto, y es que a muchos deportistas lo que les falla es precisamente la conciencia emocional.

Toma conciencia de la importancia del calentamiento

Toda actividad deportiva debe ir precedida de un buen calentamiento progresivo. El calentamiento es la forma de decir al cuerpo que se prepare para hacer un esfuerzo tanto físico como mental. Todos los deportistas saben que cuando no se realiza de forma correcta aumenta la probabilidad de lesionarse, pero no todos conocen el impacto que tiene sobre el plano mental.

Un buen calentamiento debe movilizar las articulaciones, pero también las capacidades psicológicas. No se trata de repetir de forma mecánica ejercicios ya automatizados, sino de proponer pequeños ejercicios que pongan a prueba la velocidad de reacción, la concentración o la memoria.

Tampoco se puede olvidar que calentar tiene efectos positivos sobre la fuerza neuromuscular, o lo que es lo mismo la unión del sistema locomotor y cerebro. Esto es lo que afirma un estudio realizado por la Universidad Camilo José Cela. Gracias a trabajar la unión de ambos sistemas, el trabajo será más efectivo y eficiente para el deportista.

La activación se relaciona con los pensamientos

Una fuente importante de activación positiva y negativa son los pensamientos que se tienen en un momento determinado. El pensar una cosa en específico tiene mucho poder para activar al deportista, por esa razón habrá que trabajarlos para que no den problemas.

Todos los deportistas saben que si piensan cosas positivas es más probable que alcancen el éxito. Sin embargo, no hacen el mismo razonamiento sobre los pensamientos negativos, dejándolos instalarse en la mente por mucho tiempo.

Normalmente no se le presta la suficiente atención a los pensamientos negativos y al final acaban por hacerse algo crónico.

Una metáfora que ayuda a comprender esta idea es que los pensamientos son como nubes negras que no permiten ver el cielo despejado. Las nubes negras se pueden mover, pero cuanto más densas sean más va a costar que se acaben disolviendo.

Deportista piensa cómo superar los obstáculos en el deporte.

Manejar la activación es tarea fundamental

Como se dijo al principio, la activación es la base psicológica para tener un buen rendimiento. Cuando esta falla aparece la lentitud mental, los errores de despiste y cuesta más tomar decisiones.

Además, la activación tampoco se puede concebir en términos de mucha o poca sin tener en cuenta si es positiva o negativa. Cuando hay mucha activación, y negativa, es igual de problemático que cuando hay poca activación. Por tanto, la tarea a la hora de trabajar no es tanto regular la cantidad sino conseguir activación de calidad.

Para finalizar, no hay mejor forma de trabajarla que comenzando por conocerse a uno mismo. El aprender cuando se está activado y cuando no es el primer paso para convertirte en una mejor versión como deportista.

Te podría interesar...
Motivación alta vs baja: ¿cómo encontrar el equilibrio?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Motivación alta vs baja: ¿cómo encontrar el equilibrio?

Tanto la motivación alta como baja son perjudiciales para el rendimiento deportivo. Por tanto, encontrar el equilibrio es la mejor opción.



  • Romero-Moraleda, B., Cuéllar, Á., González, J., Bastida, N., Echarri, E., Gallardo, J., y Paredes, V. (2017). Efectos del calentamiento en el rendimiento físico y en la percepción psicológica en jugadores semi profesionales de fútbol. RICYDE. Revista Internacional de Ciencias del Deporte, 13(48), 104-116.