¿Cómo controlar emociones en el rendimiento deportivo?

Las emociones pueden convertirse en el mejor y peor aliado del deportista durante una competición. Si se sabe cómo controlarlas, es posible sacar provecho para obtener un mejor rendimiento.
¿Cómo controlar emociones en el rendimiento deportivo?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 23 febrero, 2022

Buena parte del rendimiento deportivo pasa por aprender a controlar las emociones en momentos complicados de adversidad. El deporte es un ámbito muy emocional, en el que es habitual que los sentimientos estén a flor de piel y puedan dificultar el rendimiento esperado.

Sentir las emociones no tiene nada de malo, sino que es una parte fundamental de los humanos que no se puede negar. Por lo que más que evitarlas, es mejor experimentarlas tal y como vienen, pero con cuidado de que no lleguen a desbordarnos.

El buen control de las emociones tiene muchos beneficios tanto para el deporte como para la vida. Por lo que el buen atleta tendrá que esforzarse en controlar sus emociones, si quiere aumentar su rendimiento deportivo.

A continuación, te damos las claves para lograrlo.

Utiliza recursos como el semáforo

Entrenar el control de las emociones es clave para una mejor calidad de vida.

Las emociones se convierten en un problema no cuando simplemente aparecen, sino cuando se vuelven tan intensas que impiden concentrarse en otra cosa. Esto quiere decir que el foco del trabajo estará puesto en controlar más a la intensidad que a la valencia emocional.

Para esto, existen muchos recursos fáciles de utilizar como es el semáforo de las emociones. Este se basa en utilizar el funcionamiento de un semáforo como una metáfora para guiar la acción en función de la intensidad de la emoción. Es decir, el semáforo tiene tres colores, cada cual da unas indicaciones sobre qué hacer:

  • Rojo: la emoción es demasiado intensa y es mejor pararse antes de actuar.
  • Ámbar: la emoción todavía es intensa, pero se tiene algo de control. Hay que tener precauciones a la hora de hacer algo.
  • Verde: la emoción está bajo control y se puede actuar sin miedo.

El deportista debe conocer en qué color del semáforo se sitúa en un momento determinado, y así promover el control de la emoción para obtener mejores resultados durante la competencia.

Practica la meditación mindfulness de forma regular

Meditar es una de las mejores maneras para obtener el control de las emociones. En parte, porque sustituye las emociones negativas por otras más positivas, aunque también aumenta la conciencia emocional.

En este sentido, la meditación mindfulness es una técnica muy interesante por su fácil aprendizaje y por sus notorios resultados. A pesar de contar con pocos años, en comparación con otros tipos de meditación que existen desde hace siglos, sus beneficios son muy positivos sobre la faceta mental.

Según una revisión bibliográfica realizada por la Universidad de San Martín de Porres, las intervenciones basadas en el mindfulness son efectivas para promover la autorregulación emocional de estados como la ansiedad, depresión y el dolor. Además, también previenen las recaídas en episodios depresivos en pacientes que han sufrido varios episodios en el corto y mediano plazo.

Aprovecha todo lo que comunican

Un error muy común fruto del desconocimiento consiste en creer que las emociones son perjudiciales, pues distraen de lo que de verdad importa. Sin embargo, aportan mucho si la persona se relaciona de manera positiva con ellas.

Todas las emociones, incluso las negativas, tienen una función. La alegría motiva a intentar cosas nuevas, el miedo a evitar peligros y la sorpresa a explorar escenarios nuevos.

Es por esto que, el deportista tiene la oportunidad de aumentar su rendimiento si aprovecha el poder comunicador de las emociones. En lugar de tratar de apartarlas, es mejor pararse a sentir y tratar de reflexionar sobre lo que nos quieren decir. Seguramente aporten una perspectiva nueva que no se había contemplado hasta entonces.

La sensibilidad emocional afecta con frecuencia nuestras acciones.

Da tu mejor versión con ayuda de las emociones

Las emociones se pueden convertir en un gran aliado si se sabe cómo aprovecharlas. Para ello, es imprescindible tener buen conocimiento de ellas así como ser efectivo en su autorregulación.

Por otro lado, no se puede dejar de lado a la inteligencia emocional. Gracias a ella el deportista es capaz de entender tanto sus propias emociones como las de otro. Con todo esto, entrenar el aspecto emocional también es una ayuda eficaz para aumentar el rendimiento deportivo y no es casualidad que atletas profesionales dediquen buena parte de su tiempo a ello.

Te podría interesar...
¿Cuál es la importancia del control de las emociones en el deportista?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la importancia del control de las emociones en el deportista?

El control de las emociones en el deportista es una habilidad imprescindible para afrontar las competiciones con el mejor estado mental.