¿Cómo recuperarse mentalmente de una lesión grave?

Sufrir una lesión deportiva es una de las pesadillas más temidas por cualquier deportista. Aunque sea algo desagradable no se debe tener miedo, pues una buena recuperación hará que la vuelta sea en las mejores condiciones posibles.
¿Cómo recuperarse mentalmente de una lesión grave?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 26 julio, 2022

La mayoría de los deportistas deberían aprender a cómo recuperarse mentalmente de una lesión grave, ya que en el deporte tarde o temprano los atletas sufren alguna patología que los aleja de su disciplina.

Las lesiones son obstáculos que frenan en seco el desarrollo deportivo. Muchas ocurren por fatalidades como tener un choque brusco con un rival o hacer un mal gesto que suelen serlos desencadenantes más comunes de las lesiones traumáticas. No obstante, las lesiones también pueden venir por una mala preparación, como olvidarse de calentar y estirar antes o después de los entrenamientos.

Sea como fuera, no cabe duda que las lesiones es algo que cualquier atleta desea evitar. La mejor arma para conseguirlo es la prevención, pero a veces hay que actuar una vez que se ha producido. El trabajo psicológico durante la rehabilitación es el mejor seguro para que la vuelta sea en las mismas condiciones que antes de sufrir la lesión. Por todo ello, a continuación veremos cómo recuperarse mentalmente de una lesión grave

Replantéate nuevos objetivos a corto, medio y largo plazo

Hombre que sufre dolor de brazo por sobreentrenamiento
El sobreentrenamiento ofrece señales antes de producir una lesión.

Las lesiones son eventos traumáticos no solo porque causan dolor y malestar, sino porque rompen con las expectativas que tenía el deportista sobre la temporada.

En el caso de las lesiones accidentales, ninguna persona vive pensando que le vaya a suceder. Tampoco se puede vivir preocupado porque vaya a suceder pues, como su nombre indica, son accidentes. Si ocurre la mala suerte lo único que se puede hacer es ser flexible y modificar los objetivos.

Al cambiar los objetivos no solo hay que tener en cuenta el tiempo que se está de baja, sino también la rehabilitación. Otro punto importante es que los objetivos deben ser realistas y adaptados. No por querer abarcar demasiado uno se va a a recuperar más rápido. De hecho, el querer volver demasiado pronto aumenta las probabilidad de volver a sufrir una lesión grave.

Aprovecha para aprender a meditar

Muchos deportistas sin haberse lesionado encuentran tranquilidad practicando regularmente la meditación. Esto se debe a que es una habilidad que aporta mucha calma en el plano mental, algo muy necesario cuando se sufre una lesión.

Sufrir una lesión deja mucho tiempo para la cabeza. Si no se mantiene el tiempo ocupado es muy probable que se sientan emociones negativas como la rabia y la frustración. Por tanto, que mejor oportunidad que cuando se tiene tiempo que aprender una habilidad nueva con múltiples beneficios.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Lleida, un programa de intervención basado en la meditación mindfulness resultó muy positivo para la recuperación de un futbolista lesionado. Sin embargo, hace falta seguir investigando al respecto, ya que la aplicación del mindfulness en el deporte no cuenta con una larga tradición.

Mujer realizando meditación con velas antes de dormir para mejorar el entrenamiento
Meditar es un hábito que permite mejorar los entrenamientos.

Intenta relativizar los pensamientos

En la mayoría de las ocasiones las emociones negativas que se originan por una lesión tienen más que ver por los pensamientos que por el acontecimiento en sí. Esto se debe a que generalmente no se es consciente del impacto que pueden tener los pensamientos.

Es completamente normal tener pensamientos en una situación así, y el enfoque no debe ser tratar de evitarlos. Pero lo que tampoco se puede permitir es verse arrastrado en un bucle de negatividad, que lo único que trae es toxicidad y mal humor.

El modelo A-B-C es muy utilizado por los psicólogos en estos casos y viene a decir que la causa de las emociones -“C”- no son los acontecimientos -“A”-, sino los pensamientos y creencias que se generan de los eventos -“B”-. Sabiendo esto, habrá que hacer un esfuerzo por intentar cambiar las valoraciones que se hagan de una lesión. Esto es, como una catástrofe o una oportunidad para crecer.

Recuperarse mentalmente de una lesión grave es posible con trabajo

En el deporte, y en la vida general, hay que estar preparado para todo lo que pueda suceder. Esto no significa que haya que vivir en constante preocupación, sino adquirir unos recursos que permitan afrontar los eventos negativos de la mejor manera posible.

Esto implica hacer un trabajo psicológico bien completo y estructurado. Las técnicas como el establecimiento de objetivos, el mindfulness o el cambiar pensamientos negativos son de gran ayuda, pero por encima de todo debe primar una actitud optimista y luchadora. 

Por último recuerda que cuando se pasa por una lesión el aislamiento social no es buena opción. La compañía de los demás es también un recurso terapéutico que te ayudará a sentirte mejor y con más ganas de volver al deporte.

Te podría interesar...
Cómo lidiar con el estrés emocional de una lesión
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo lidiar con el estrés emocional de una lesión

Todo deportista debe aprender a cómo lidiar con el estrés emocional de una lesión ya que es un evento que puede suceder en cualquier momento.



  • Palmi, J., Planas, A., y Solé, S. (2018). Intervención mindfulness de rehabilitación de un deportista lesionado: Caso en fútbol profesional. Revista de psicología del deporte, 27(1), 115-122.