4 consejos para entrenar después de Año Nuevo

Se acercan las festividades y entrenar después de año nuevo puede transformarse en una misión imposible. Implementa estos tips y comienza el año de la mejor manera.
4 consejos para entrenar después de Año Nuevo
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 03 diciembre, 2022

Entrenar después de año nuevo se ha convertido en el propósito estrella en cada 1 de enero. La motivación de emprender un cambio personal es un potente empuje que nos lleva a apuntarnos al gimnasio o buscar nuevas formas de ejercitarse que resulten atractivas.

No obstante, establecer propósitos demasiado ambiciosos puede diluir rápido la motivación inicial. Ponerse en forma no es algo que se consiga de la noche a la mañana, sino que es un proceso lento y gradual de mejora en el que intervienen múltiples factores.

Por ello, hay que tener en cuenta una serie de aspectos y condiciones si se busca un cambio duradero y estable. Si uno de tus objetivos es entrenar después de año nuevo te interesa seguir leyendo, pues a continuación daremos cuatro consejos para conseguirlo.

1. Prueba varias actividades hasta encontrar la tuya

Un mito muy extendido entre la gente es que la única forma de ponerse en forma es ir al gimnasio. Es cierto que el gimnasio ofrece muchas posibilidades y recursos, sin embargo no es la única manera de entrenar después de año nuevo.

Hombre entrenando crossfit
El entrenamiento de crossfit con levantadas de pesas rusas es una buena alternativa para explorar.

Un aspecto clave para mantener la motivación por entrenar es encontrar una actividad que resulte apetecible. No todos se lo pasan bien levantando pesas o trabajando con máquinas en el gimnasio, hay gente que prefiere bailar, nadar o practicar un deporte colectivo.

Por tanto, dada la gran variedad de ofertas de actividad física, no merece la pena forzarse a realizar una solo porque se cree que es más apropiada. Cualquier ejercicio es el indicado siempre y cuando se disfrute practicándolo.

2. No quieras avanzar más rápido de lo que tu cuerpo es capaz

El exceso de ambición a la hora de entrenar después de Año Nuevo es una arma de doble filo. Por un lado, puede impulsar a ser constante y mantener un estado de ánimo positivo; pero por otro lado, puede condenar al abandono al no conseguir resultados inmediatos.

Hay que respetar los límites del cuerpo y nunca ir más allá de lo que éste es capaz de asimilar cada sesión de entrenamiento. Además, no hay que olvidar que cada persona tiene su ritmo de progreso. Aunque los avances de uno sean lentos y se vean insignificantes, lo cierto es que se están produciendo cambios que tarde o temprano acabarán manifestándose.

También, el ir despacio pero seguro disminuirá la probabilidad de lesionarse. Según un estudio realizado por la Universidad de Murcia, el estrés, fruto de un sobre-esfuerzo o de unas exigencias muy altas, es uno de las causas principales de una lesión.

3. Establece objetivos de rendimiento de forma semanal

El establecimiento de objetivos es una técnica esencial para aumentar y mantener la motivación. Pero para que ésta sea efectiva hay que ser cuidadoso en el tipo de objetivo que uno decide marcarse.

A rasgos generales existen dos categorías de objetivos de rendimiento o de resultado. Los objetivos de rendimiento hace referencia a la mejora personal y la comparación con uno mismo. Por su parte, los objetivos de resultado implican la consecución de un logro y la comparación con los demás.

En la medida de lo posible es preferible priorizar los objetivos de rendimiento a los de resultado. Cada uno debe centrarse en su propio proceso de crecimiento y evitar compararse con otros. Al fin y al cabo es igual de importante el camino y la meta.

4. Aprovecha para adquirir otros hábitos saludables

Conseguir mantener una rutina de entrenamiento es un paso muy importante para ganar en salud. Aún así, es posible potenciar los progresos conseguidos si se presta atención a otros hábitos saludables, como la alimentación y el descanso.

Incluir hábitos saludables es esencial para implementar en año nuevo.

Por esa razón, es muy interesante adquirir una perspectiva global de la salud; y pensar en ponerse en forma como un objetivo final en el que influyen varios aspectos. Asimismo, cuantos más hábitos saludables se adquieran, más fuerte será el compromiso con un estilo de vida saludable.

Entrenar después de Año Nuevo, la mejor forma de empezar un nuevo ciclo

Muchas personas afrontan la venida de un año nuevo como una oportunidad para cambiar aquello que no les gusta de ellos. Entre esos cambios está el llevar un estilo de vida más activo y saludable.

Llegados a este punto hay que recalcar que el verdadero cambio no es el que se inicia, sino el que se mantiene. Está genial dar el primer paso y empezar a entrenar, pero para que produzca un efecto significativo éste tiene que ser estable y duradero. Con estos consejos te será más fácil conseguirlo.

Te podría interesar...
¿Cómo cumplir los objetivos para un nuevo año?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo cumplir los objetivos para un nuevo año?

Establecer un plan para cumplir los objetivos para un nuevo año es el mejor paso para iniciar un proceso de cambio personal.



  • Montero, F. J. O., de los Fayos, E. J. G., y Zafra, A. O. (2010). Influencia de los factores psicológicos en las lesiones deportivas. Papeles del psicólogo, 31(3), 281-288.

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.