4 consejos para entrenar las emociones

Para que un deportista pueda rendir al máximo de sus capacidades, es necesario que entrene tanto el cuerpo como sus emociones. Por eso, te contamos cómo se puede lograr.
4 consejos para entrenar las emociones
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 31 mayo, 2021.

Última actualización: 31 mayo, 2021

El trabajo psicológico con los deportistas no será del todo eficaz si no se les dan pautas para entrenar las emociones. Sentirlas es algo inevitable, y son un pilar fundamental de la salud, pero estas deben ser controladas para evitar que interfieran con el rendimiento deportivo.

Básicamente, las emociones son respuestas ante eventos del ambiente cuya función es lograr la máxima adaptación de la persona a la situación. Sin embargo, en ocasiones son tan intensas que sobrepasan los recursos de la persona, y es ahí cuando aparecen los problemas.

Claves para controlar las emociones

Existen muchas maneras de entrenar las emociones, pero en todos ellas el paso previo imprescindible es identificar con precisión qué se está sintiendo. Después, habrá que poner en marcha estrategias más concretas. A continuación, te contamos las más eficaces.

1. Practica el mindfulness o la meditación consciente

Antes de poner en práctica planes para controlar las emociones, hay que aprender cuáles podemos sentir y cómo se manifiestan. La conciencia emocional es un primer paso muy importante, aunque muchas veces no se le presta la atención que se merece. La dificultad para etiquetar y nombrar las emociones en un extremo patológico se conoce como alexitimia.

Practicar de forma regular el mindfulness o la meditación puede ayudar a reconocer las emociones en el presente. Esto se debe a que estas técnicas pretenden focalizar toda la atención sobre uno mismo. Al aumentar la introspección, es más fácil darse cuenta de las sensaciones y sentimientos.

2. Trabaja por aumentar el autocontrol

Mujer haciendo una autocrítica frente al espejo.

Hablar de entrenar los emociones es muy similar a hablar de autocontrol. Al fin y al cabo, se trata de controlarlas y no dejarse llevar por los impulsos.

Una parte importante de la regulación emocional pasa por potenciar el autocontrol. Para conseguirlo, se ha propuesto la triada de autocontrol, una serie de 3 sencillos pasos que consiste en:

  1. Darse cuenta de que se va a realizar una acción indeseada y decirse a uno mismo «¡Basta!».
  2. Realizar un ciclo de 10 respiraciones profundas, si es posible, con los ojos cerrados para evitar interferencias ambientales.
  3. Generar mentalmente imágenes agradables.

3. No retengas tus emociones, exprésalas

La retención de emociones es un fenómeno muy dañino para la salud del deportista. Normalmente, se piensa que es mejor guardarse para uno mismo sus sentimientos, pero a la larga lo único que esto genera es frustración y más emociones negativas.

Una estrategia más dañina que la retención es la supresión emocional. La retención simplemente consiste en aguantárselo para uno mismo y explotar cuando no se puede más. Por su parte, la supresión consiste en retener las emociones y hacer muchos esfuerzos para que estas no se noten, negándolas y fingiendo que todo está bien.

Siguiendo con esta idea, en una investigación realizada por expertos de la Universidad Católica Argentina se afirma que la supresión de emociones negativas está relacionado con el deterioro en la calidad de vida y la salud de pacientes diagnosticados con cáncer.

4. Transforma las emociones en algo más positivo

Una manera muy valorada de entrenar las emociones es convertir la activación que generan en algo que pueda aportar más valor. Por ejemplo: transformar la rabia que produce el enfado en un entrenamiento intenso y fuerte.

Los flavonoides son sustancias capaces de incidir en la recuperación del deportista.

Identificar las emociones es un primer paso muy importante, pero hace falta ir más allá y hacer algo para disminuir las emociones negativas y aumentar las positivas.

Por tanto, entrenar las emociones se compone de 2 etapas: una primera en la que se etiquetan las sensaciones; y otra seguida en la que, una vez etiquetadas, se ponen en marcha estrategias para encontrarse mejor.

Entrenar las emociones para rendir mejor

Una afirmación implícita que se ha ido repitiendo con anterioridad es que todas las emociones son necesarias. Esto quiere decir que, a pesar de que las emociones negativas como el enfado o la tristeza sean desagradables, hay que vivirlas y aceptarlas igual que las positivas.

Por último, no se puede pasar por alto la relación que existe entre pensamientos y emociones. En muchas ocasiones, son los pensamientos que se crean de un acontecimiento y no el evento per se lo que genera una determinada emoción. Por esa razón, siempre hay que estar atento a las cogniciones que se desatan en una situación y ver si generan algún cambio en el estado de ánimo.

Te podría interesar...
Cómo gestionar las emociones negativas en el deporte
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo gestionar las emociones negativas en el deporte

Aprender cómo controlar y gestionar las emociones negativas en el deporte es una habilidad esencial para cualquier deportista. Conoce más al respec...



  • Porro, M. L., Andrés, M. L., y Rodríguez-Espínola, S. (2012). Regulación emocional y cáncer: utilización diferencial de la expresión y supresión emocional en pacientes oncológicos. Avances en Psicología latinoamericana, 30(2), 341-355.