4 consejos para mejorar la productividad

28 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
La productividad es una variable esencial para conseguir resultados de forma eficiente. Esta depende esencialmente de la planificación y de programar bien los tiempos de descanso.

Una de las búsquedas más realizadas en internet es cómo mejorar la productividad. Las demandas de la rutina diaria exigen que constantemente nos estemos planteando y cumpliendo objetivos, y para tener éxito, hay que manejar las variables de la productividad.

Quizás tú también hayas estado en esta situación: tienes unos objetivos claros y bien definidos, pero una vez que te pones a trabajar, te cuesta cumplirlos. Ya sea por distracciones, procrastinación o por falta de tiempo y recursos, los obstáculos a la productividad son una amenaza constante a la consecución de metas.

Sin embargo, no es suficiente con actuar sobre estas amenazas. Para mejorar la productividad, es necesario ser disciplinado con uno mismo y saber ponerse límites, entre otras muchas cosas. A continuación, te proponemos unos consejos para que puedas ser más productivo.

4 consejos para mejorar la productividad

Antes de profundizar en la mejora de la productividad, merece la pena detenerse en lo que se conoce como el Principio de Pareto o la Ley 80/20. Según este principio, el 80 % de las consecuencias tienen su origen en el 20 % de las causas.

En relación con la productividad, esto significa que el 80 % del trabajo se puede realizar con el 20 % del esfuerzo, y por tanto, el restante 80 % del esfuerzo solo generaría el 20 % de los resultados. Por esta razón, para mejorar la productividad, es preferible centrarse en un conjunto reducido de causas, pero que sean determinantes.

1. Decide qué tareas vas a realizar primero

Cuando se tiene que realizar varias tareas, es común preguntarse por cuál empezar. ¿Es mejor empezar por las más sencillas y así mantenerse motivado y fresco? O, por el contrario ¿es preferible empezar por las más difíciles aprovechando que al principio la concentración es más fuerte?

Definir las tareas es clave para aumentar la productividad.

No hay una decisión universal que sirva para todas las personas. En este sentido, habrá que probar por ensayo y error cuál es el método que mejor funciona. La recomendación general, según cómo funciona la atención según expertos de la Universitat de les Illes Balears, es realizar las tareas sencillas primero como una forma de calentamiento mental. Una vez se esté concentrado en el trabajo, lo mejor es pasar a más exigentes.

2. Planifica las actividades y tareas cada día

Un recurso muy útil para mejorar la productividad es la planificación de cada jornada. Puede parecer que es tiempo perdido dedicarse a la preparación en lugar de la acción, pero esto no es para nada así. La planificación permitirá avanzar seguro y tener una base para comprobar en qué medida se están cumpliendo los objetivos.

Además, con este método es muy difícil que se pase por alto alguna tarea importante. Con todo lo que hay que hacer en un día de trabajo, es normal que se acabe olvidando algo. Sin embargo, al pensar sobre ello y escribirlo en un papel, se reducen las probabilidades de que los despistes ocurran.

3. Evita el «multitasking»

Un error muy común entre las personas interesadas en mejorar la productividad es querer hacerlo todo a la vez. Esto no posible, ya que la atención es limitada y solo se puede dirigir a un número reducido de tareas simultáneas.

Por el contrario, una táctica más efectiva es centrarse solo en una tarea y avanzar a la siguiente una vez que se ha completado la anterior. Como dice el refrán: “Quien mucho abarca poco aprieta”, y es que para alcanzar resultados de forma eficiente es mejor dedicar la atención individualizada a cada tarea, por muy sencilla que sea.

4. No olvides tomar descansos cada cierto tiempo

Aunque no lo creas, el descanso también ayuda a mejorar la productividad.

Mejorar la productividad no es lo mismo que trabajar de sol a sol sin descanso. En este sentido, productividad es sinónimo de eficiencia, es decir, conseguir resultados teniendo en cuenta el tiempo y los recursos invertidos. A mayor productividad, más resultados invirtiendo menos recursos.

Tomar momentos de descanso es esencial para despejar la mente y poder recuperarse. De la misma manera que durante un entrenamiento hay que descansar para evitar la fatiga, en el caso del trabajo mental ocurre lo mismo. La fatiga y el cansancio no solo afectan a los músculos, sino también al cerebro.

Mejorar la productividad es mas fácil de lo que crees

Muchos de los consejos expuestos anteriormente son, en realidad, sentido común a la hora de trabajar. No obstante, hay muchas falsas creencias en torno a este tema que son un lastre para progresar.

Con lo que te tienes que quedar es que la planificación y el descanso son los grandes aliados para aumentar la productividad. Además, no existe un único camino correcto, sino que dependerá en gran medida de tu forma ser y experiencia previa. Ya tienes los factores del éxito, la combinación depende de ti.

  • Londoño, L. (2009). La atención: un proceso psicológico básico/Attention as a basic psychological process. Pensando psicología, 2009, vol. 5, num. 8, p. 91-100.