4 consejos de seguimiento psicológico en el deporte

Empezar con un seguimiento psicológico es una de las mejores decisiones que puedes tomar para potenciar tu rendimiento psicológico.
4 consejos de seguimiento psicológico en el deporte
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 18 septiembre, 2022

Los consejos para hacer un seguimiento psicológico en el deporte son una gran ayuda para potenciar el rendimiento. Cuando el aspecto mental falla el deportista lo nota mucho. Por ello, hay que procurar que el trabajo mental se convierta en algo regular durante los entrenamientos.

Muchos deportistas no son conscientes del impacto que tiene su mente en el desempeño en una competencia, y no es hasta que este falla cuando se preocupan. Sin embargo, el enfoque más adecuado debería ser trabajar para prevenir problemas, en lugar de intervenir una vez que afectan al atleta.

En ambos casos, la prevención y la intervención, es muy recomendable contar con el asesoramiento de un psicólogo deportivo. Si tienes esta idea en mente, también te conviene conocer consejos para hacer un seguimiento psicológico en el deporte. A continuación profundizaremos en ellos.

1. Integrar el trabajo psicológico como parte del entrenamiento

La psicología deportiva también excede los límites del consultorio del profesional.
Un psicólogo deportivo es perfecto para lograr la armonía física y psíquica a la hora de competir.

Uno de las mejores decisiones para hacer un seguimiento psicológico en el deporte es hacer que el trabajo mental sea lo más natural posible dentro del entrenamiento. Conseguir la máxima armonía entre la parte física y psicológica provocará un aprovechamiento total de las sesiones.

Muchos deportistas incluyen el trabajo psicológico como una rutina, pero no logran integrarlo con lo que es el entrenamiento en sí. Esto no solo es un error, sino también una distinción artificial, ya que durante la parte de trabajo físico también entra en juego variables como la atención, la memoria o la toma de decisiones.

Una idea para conseguir esta integración podría ser durante el calentamiento. Esto es, aprovechar este momento para introducir ejercicios que impliquen usar las capacidades mentales. Así, en el momento de la sesión de entrenamiento se tendrá a punto tanto el cuerpo como la mente.

2. Establece objetivos de progreso de manera semanal

Hacer un seguimiento psicológico significa hacer un trabajo de manera constante. Llevar a cabo acciones puntuales en momentos de más dificultad tiene unos efectos limitados si lo comparamos con hacer un pequeño esfuerzo cada día de entrenamiento.

El establecimiento de objetivos de progreso es una herramienta muy útil para llevar este seguimiento de manera constante. Esta consiste en fijarse unos objetivos al principio de la semana, y en el fin de semana comprobar cuáles se han cumplido y reformular los que no.

Es importante ajustar la dificultad de los objetivos. Por un lado tienen que suponer cierto reto personal, de lo contrario aburren. También, hay que tener cuidado de que no sean demasiado ambiciosos y al final de la semana no se haya podido cumplir ni uno.

3. Sé autodidacta e infórmate por tu cuenta

Muchos deportistas aprenden acerca de la psicología deportiva de forma autodidacta. De hecho, actualmente existen muchos recursos en la red y en papel para aprender sobre aquellos aspectos que más interesen.

El método autodidacta es muy apañado cuando no es posible permitirse un psicólogo del deporte, o por razones de disponibilidad no se puede hacer un seguimiento de manera continuada. Pero por otro lado, requiere tener la curiosidad e iniciativa suficiente como para investigar por uno mismo aquello que no conoce.

Si hay alguna temática sobre la que se desea profundizar se pueden emplear recursos como libros, podcasts o revistas de investigación. Afortunadamente, el abanico de posibilidades es muy amplio.

Dónde guardar las cosas al correr es un problema para muchos deportistas.
Los podcasts son recursos gratuitos para disfrutar de una sesión de terapia deportiva.

4. Haz un trabajo sobre las emociones

La vida emocional es una característica principal que nos define como seres humanos. Aun así, muchos deportistas no son capaces de tolerar las emociones, especialmente las negativas, y las evitan constantemente. Esto lo único que genera es un aumento del malestar que repercute sobre el estado del deportista durante un entrenamiento o competición.

El problema puede ser también que el deportista no sea capaz de reconocer sus emociones. En ocasiones las sensaciones físicas no se interpretan como emociones, y así también es más difícil trabajar sobre ellas.

Para ayudar en esta tarea se han creado cuestionarios aplicados exclusivamente al ámbito del deporte. Entre ellos destaca el POMS, el cual permite elaborar un perfil emocional en cinco dimensiones. Permite clarificar el estado emocional en un momento concreto, así como establecer el perfil que se relaciona con un rendimiento óptimo.

El trabajo psicológico, una decisión muy acertada para triunfar en el deporte

El éxito deportivo es producto del equilibrio entre el trabajo físico y el mental. Si uno de los dos falla el deportista no llegará a dar el máximo de su potencial.

Por esa razón, decidir realizar un seguimiento psicológico es una idea muy acertada. Muchos deportistas creen que la idea del psicólogo deportivo es solo para los profesionales, pero esto no es así. El trabajo mental está indicado para cualquier deportista, independientemente de su nivel de rendimiento. Esperemos que saques el máximo provecho a los consejos para hacer un seguimiento psicológico en el deporte.

Te podría interesar...
Formas en las que la psicología deportiva mejora tu rendimiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Formas en las que la psicología deportiva mejora tu rendimiento

Son muchas las formas por las que la psicología deportiva mejora tu rendimiento. Cualquiera de ellas imprescindible para alcanzar el éxito.



  • Díaz-Ocejo, J., y Mora-Merida, J. A. (2013). Revisión de algunas variables relevantes en el establecimiento de metas deportivas. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 29(1), 233-242.
  • Fernández, E. M. A., Fernández, C. A., y Pesqueira, G. S. (2002). Adaptación al español del cuestionario" Perfil de los Estados de Ánimo" en una muestra de deportistas. Psicothema, 708-713.