¿Cuáles son las causas del fracaso deportivo?

El sentimiento de fracaso se puede producir por muchas razones. Aprende a detectarlas y mejora el rendimiento deportivo.
¿Cuáles son las causas del fracaso deportivo?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 25 noviembre, 2022

Entender las causas del fracaso es el primer paso para hacerle frente y superarlo. Las sensaciones desagradables que produce el sentir que el deportista ha fracasado son un obstáculo importante que impiden que demuestre su mejor versión.

Existen muchas razones que pueden desencadenar el fracaso deportivo, pero en la mayoría de los casos se produce cuando los resultados que se obtienen no coinciden con las expectativas del deportista. No solo eso, también se puede experimentar el fracaso cuando se siente que se ha fallado al entrenador o a los compañeros de equipo.

Saber detectar las causas del fracaso es una tarea fundamental para regular las emociones negativas y evitar que se produzca un empeoramiento en el rendimiento deportivo. Por todo ello, a continuación exploraremos las causas más comunes del fracaso en el deporte.

Entrenar el control de las emociones es clave para una mejor calidad de vida.
Las emociones repercuten directamente sobre las expectativas deportivas.

Tener estándares muy rígidos e inflexibles

Todos los deportistas tienen expectativas acerca de los resultados que quieren conseguir, el tiempo empleado para ello, y los medios necesarios. En ocasiones, estas expectativas pueden suponer un problema cuando los deportistas tienen en mente obtener resultados muy ambiciosos de forma inmediata.

En estos casos, el sentimiento de fracaso viene motivado por una interpretación de la situación más que por un hecho objetivo. No se ha producido una derrota real, pero la persona siente que ha fracaso al no poder alcanzar las metas tan exigentes.

La solución pasa por reevaluar, de forma conjunta con el entrenador, las expectativas que el deportista tiene y ajustarlas a su ritmo de progreso. Lo importante no es cuánto tiempo se emplea en llegar a la meta, sino llegar y mantener los resultados conseguidos.

No establecer pequeños objetivos a corto plazo

Conseguir grandes metas a largo plazo resulta muy atractivo y motivante para los deportistas. Aún así, para alcanzarlas es necesario establecer un plan de acción compuesto por pequeños objetivos más discretos.

No establecer objetivos a corto plazo aumenta las probabilidades de abandonar la meta a largo plazo más deseada. El abandono se produce principalmente por la pérdida de la motivación. Por muy atractivo que sea ese resultado a largo plazo, si no se obtiene información sobre el progreso mediante la consecución de las metas a corto plazo la persona acabará desmotivándose.

Hay que plantearse el proceso de conseguir resultados ambiciosos como una escalera en la que cada peldaño es un logro pequeño pero necesario para llegar hasta el final.

Obsesionarse con los resultados y no disfrutar el proceso

En cualquier deporte, ya sea a nivel base o profesional, tiene que haber una motivación por obtener resultados, pero además tiene que existir un componente lúdico y pasarlo bien. En el momento que uno de los dos falla, la práctica deportiva pierde su sentido.

Muchos deportistas se obsesionan con conseguir resultados y se olvidan de algo muy importante: pasarlo bien y disfrutar siendo un aprendiz. La alegría por conseguir la victoria es muy deseada, pero no es duradera. Sin embargo, los recuerdos que se tienen sobre las innumerables horas de entrenamiento permanecerán con el deportista para siempre.

Consigue tus objetivos fitness siguiendo estos pasos.
Obsesionarse con los resultados puede ser uno de los motivos que desembocan en el fracaso.

 Falta de compromiso con los objetivos

El fracaso puede originarse por establecer objetivos demasiado difíciles y rígidos. Pero por otra parte, una falta de compromiso, o no involucrarse con las metas, es también una de las causas del fracaso.

La falta de compromiso viene bien porque falla la motivación, o bien porque el deportista no se siente identificado con los objetivos. Además, esto no solo ocurre a nivel individual: el no asumir los objetivos grupales que se establecen dentro del equipo ocasiona un perjuicio que se traduce en un peor rendimiento y un deterioro en la cohesión grupal.

Esto se puede evitar aumentando el grado de participación y decisión que tiene el deportista en el establecimiento de objetivos. Cuanto más sienta la persona que es capaz de decidir las metas, más las percibirá como parte de su identidad.

Actúa sobre las causas del fracaso para prevenirlo

Cuando se habla de fracaso deportivo es mejor prevenir que curar. Atajar cuanto antes las posibles causas del fracaso es la mejor actuación para garantizar el bienestar del deportista.

Como ya se ha visto anteriormente, una poderosa fuente de sentimientos de fracaso es no saber establecer objetivos realistas y adaptados al ritmo de progreso de cada uno. Establecer objetivos de forma correcta no es tarea fácil. Sin embargo, es fundamental para organizar los entrenamientos y que el deportista entienda qué puede esperar de la temporada.

Te podría interesar...
Qué es el fracaso personal
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Qué es el fracaso personal

El fracaso personal es el sentimiento de desmotivación y tristeza que se produce cuando el deportista no es capaz de alcanzar sus objetivos.



  • Garcia Mas, A., y Vicens Bauzá, P. (1994). La psicología del equipo deportivo: Cooperación y rendimiento. Revista de Psicología del Deporte3(2), 0079-89.