¿La depresión se hereda?

La depresión es un trastorno complejo en el que intervienen muchas causas. Muchas personas creen que después de una pérdida o duelo se desarrollará una depresión, pero también hay que prestar atención a los factores genéticos y biológicos.
¿La depresión se hereda?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 16 noviembre, 2021.

Última actualización: 16 noviembre, 2021

Cada vez son más las personas que son diagnosticadas de un trastorno mental como la depresión. Más allá de las cifras absolutas, el hecho de que dentro de las familias haya tasas más altas ha llevado a preguntarse si la depresión se hereda.

La depresión, al igual que cualquier otro trastorno mental, no tiene una única causa. En su génesis influyen multitud de factores biológicos, psicológicos y sociales. En realidad, no se hereda el trastorno en sí, pues no es una enfermedad hereditaria, sino lo que se transmite es la vulnerabilidad a sufrirla.

Sin embargo, para desencadenarla hace falta más que la vulnerabilidad. También es necesario un nivel de estrés suficiente. Esta manera de concebir los trastornos mentales se conoce como modelo de vulnerabilidad-estrés, y es el que más se acepta como explicación del inicio de los problemas psicológicos.

¿La depresión se hereda?

Ya se ha comentado que no se puede afirmar con rotundidad que la depresión se hereda, pero esto no significa que no haya factores biológicos implicados en su aparición. El riesgo de desarrollar depresión es mayor si un familiar de primer grado padece esta condición.

Pero el hecho de que entre las familias haya más casos de depresión no solo se puede explicar con base en la genética, sino también gracias al ambiente compartido. Por ejemplo, si algún padre está deprimido, es más probable que ese estado de ánimo negativo se contagie y el hijo lo acabe desarrollando.

Separar la influencia de los genes y del ambiente no es fácil, pues ambos factores se influyen mutuamente. Es decir, los genes son permeables a los cambios en el entorno, y esto es lo que se conoce como epigénetica.

No hay un único gen implicado

Las causas de la depresión en deportistas pueden ser muy variadas.

Existen pocos rasgos que estén bajo la influencia de un solo gen. Lo más habitual es que sean varios genes, localizados en varios cromosomas, los que controlen un rasgo en concreto.

En el caso de la depresión, no iba a ser de otra manera. Según una revisión publicada por Revista Biomédica, se han identificado al menos 200 genes implicados en la depresión.

De esos 200 genes, es prácticamente imposible determinar cuál es más importante, pues los genes también se influyen entre sí. Sin embargo, lo verdaderamente importante no es saber qué genes intervienen, sino cómo lo hacen.

Los genes modifican receptores y estructuras

Los genes implicados en la depresión no actúan de manera directa en el trastorno. En su lugar, los diferentes genes interactúan entre sí para influir sobre estructuras y receptores del cerebro. Esta influencia lo que suele ocasionar es un deterioro o una pérdida en la eficacia, que a su vez genera una disminución en el funcionamiento general.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Neuropsychiatric Geneticsen la depresión se ha identificado la mutación de un gen, 5-HTRLPR, que interviene sobre la recaptación de la serotonina.

La serotonina es un neurotransmisor con múltiples funciones sobre el cuerpo humano. Entre todas esas funciones, tiene una muy especial: regular el estado de ánimo. Por esa razón, su desregulación también se encuentra en otros trastornos psicológicos, como la ansiedad.

La ansiedad y la depresión no se heredan, pero tienen componentes genéticos.

Frena la depresión con todo aquello que está en tu mano

La determinación multicausal de la depresión es un aspecto positivo, ya que se puede intervenir sobre diferentes causas para evitar que esta aparezca. No obstante, antes es preciso saber qué causas son controlables y se pueden modificar y cuáles son incontrolables.

En líneas generales, la gran mayoría de los factores ambientales son modificables. Facetas como el horario de sueño, la alimentación o la planificación del tiempo libre deberían tenerse en cuenta, ya que están directamente implicadas en la regulación de las emociones.

Por último, merece la pena remarcar que la vulnerabilidad a la depresión no significa acabar desarrollándola. El ser más propenso no implica que se termine padeciendo una depresión, siempre y cuando se trate de reducir el estrés ambiental.

Te podría interesar...
¿Cómo han superado la depresión algunos deportistas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo han superado la depresión algunos deportistas?

Muchos deportistas han superado la depresión gracias a su valentía, fuerza de voluntad y a contar con profesionales de la salud mental.



  • Pérez-Padilla, E. A., Cervantes-Ramírez, V. M., Hijuelos-García, N. A., Pineda-Cortés, J. C., y Salgado-Burgos, H. (2017). Prevalencia, causas y tratamiento de la depresión Mayor. Revista Biomédica, 28(2), 73-98.
  • Song, Y., Miyaki, K., Suzuki, T., Sasaki, Y., Tsutsumi, A., Kawakami, N., ... & Shimbo, T. (2014). Altered DNA methylation status of human brain derived neurotrophis factor gene could be useful as biomarker of depression. American Journal of Medical Genetics Part B: Neuropsychiatric Genetics, 165(4), 357-364.