¿Existe una relación entre las emociones y el deporte?

Identificar las emociones en un deportista es fundamental para potenciar su rendimiento físico. Continúa leyendo para entender más sobre la relación entre el deporte y emociones.
¿Existe una relación entre las emociones y el deporte?
Maria de los Angeles Mantilla Cuesta

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Maria de los Angeles Mantilla Cuesta.

Última actualización: 19 diciembre, 2021

Las emociones y el deporte se relación entre sí dependiendo de cada deportista. Conocer el concepto de las emociones es muy útil para identificar en qué etapa se encuentran y cómo les ayuda dentro del contexto deportivo. Es importante aprender a escuchar al cuerpo y lo que está sintiendo frente a cualquier situación.

Según explica la Universidad de Sevilla, “las emociones son sentimientos intensos que tiene una persona siendo reacciones que se adquieren con el tiempo ante determinados hábitos. Es decir, son estados de evolución frente a situaciones diferentes.

En esta misma línea, existen dos tipos de emociones como la primera y secundaria. En primer término, las emociones primarias son aquellas que surgen de manara automática, ya que nuestro cuerpo se adapta a los cambios.  Por ejemplo, felicidad, tristeza, ira, disgusto y miedo.

Por otro lado, las emociones secundarias están condicionadas por eventos sociales o comportamientos externos como la culpa, vergïenza, nostalgia, entre muchas otras.

Dimensiones

Las emociones son parte del cuerpo. Por esa razón, cuando una persona está triste puede sentir las emociones en su pecho o en su barriga durante los momentos de nerviosismo.

Según explica la Universitat de les Illes Balears, existe un modelo bidimensional que ayuda a los deportistas a reconocer lo que está sucediendo dentro de ellos. Dentro de este modelo existen dos dimensiones como el valor y activación.

Respecto al valor, se refiere a la capacidad de reconocer las emociones positivas o negativas frente a una situación. Es decir, que la persona tenga el apoyo de saber qué está sintiendo en ese momento y si esa emoción la lleva a tener un buen rendimiento o claridad técnica en un deporte.

Por otro lado, la dimensión de activación es la habilidad del deportista para crear una subdivisión de la emoción. Es decir, las emociones positivas o negativas puedan tener su propia categoría de activación o desactivación.

Por ejemplo, una emoción positiva activada es el entretenimiento, mientras que una negativa es el estrés. Por otro lado, una emoción desactivada positiva es la serenidad y la negativa será el disgusto.

¿Cómo influyen las emociones en el deporte?

Entrenar el control de las emociones es clave para una mejor calidad de vida.

Las emociones influyen en el deporte, ya que tiene una relación muy estrecha entre lo físico y mental. Se puede decir que existen vínculos entre la actitud y el músculo. Es decir, un deportista actúa en el deporte de la manera en que se encuentra internamente.

Cabe señalar que los diferentes niveles de emociones puede ser experimentados por cualquier persona y sin distinción de edad. Por ejemplo, desde los amateurs a profesionales, como así también los novatos y más experimentados. Todos pueden experimentar emocioens de diversa índole que pueden repercutir directamente sobre su rendimiento.

Por otro lado, si un atleta no se encuentra bien emocionalmente tendrá emociones negativas como el estrés, depresión, falta de motivación que no le permitirán rendir de manera adecuada en el deporte. Esto puede deberse a la carencia de atención y concentración, ya que el deportista siente la necesidad de resolver sus conflictos internos.

Asimismo, las emociones positivas como la gratitud, diversión e inspiración, entre otras, ayudan a los atletas a estar comprometidos con su deporte de elección. De esta manera, facilitan el enfoque hacia sus objetivos y la meta a la que desean llegar.

Teniendo un equilibrio emocional, el atleta puede mejorar su rendimiento mantiendo el compromiso y entusiasmo en el deporte.

Sensaciones del rendimiento máximo

Es importante identificar las siguientes variables con el fin de relacionar las sensaciones que un deportista puede tener al momento de la actividad física. Las emociones que surgen de estas variables generan un estado ideal para alcanzar un buen rendimiento con niveles de habilidad altos, movimientos rápidos y ligeros que provocan energía y fuerza.

En esta misma línea, la relación entre el deporte y las emociones favorece a los vínculos entre sensaciones y ánimo. Según García, las variables a tener en cuenta son

  • Relajación mental: el deportista siente una sensación de paz interior con un alto grado de concentración.
  • Relajación física: sensación placentera de músculos que están fijos con movimientos seguros.
  • Optimismo: confianza en sí mismo a través de una actitud positiva.
  • Conciencia extraordinaria: identifica lo que sucede dentro de su cuerpo y lo que pasa a su alrededor.
  • Concentración en el presente: Integración mente- cuerpo a través de acciones automáticas. En este caso, los deportistas están enfocados en el presente libres de pensamientos del pasado o futuro.

Equilibrio entre emociones y deporte

Al conocer e identificar sus propias emociones, los deportistas logran mantener un buen ritmo de trabajo dentro de un entrenamiento. Además, mantener la concentración previo a un torneo permite dar todo de si para explotar al máximo su potencial. Esto ocurre cuando el atleta reconoce el tipo de emociones que lo atraviesan, ya sean positivas o negativas.

El equilibrio entre estos dos aspectos permite que el deportista pueda manejar estos tipos de emociones con la ayuda de un profesional. Cuando el deportista está relajado y lleno de energía estará motivada para rendir de la mejor manera cumpliendo con las expectativas propias y ajenas.

Te podría interesar...
Ejercicios para fortalecer los antebrazos en casa
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ejercicios para fortalecer los antebrazos en casa

Fortalecer los antebrazos en casa es perfectamente posible, siempre que se realicen los ejercicios adecuados y con la técnica correcta. ¡Estos son ...