4 hábitos nocivos que debes evitar todos los días

Todos los deportistas adquieren a lo largo de su trayectoria diferentes hábitos, algunos positivos pero otros suponen un obstáculo para progresar. Saber identificarlos y modificarlos a tiempo es una tarea fundamental.
4 hábitos nocivos que debes evitar todos los días
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 13 noviembre, 2022

Si tu objetivo es progresar y alcanzar tus objetivos deportivos existen unos hábitos que debes evitar. Normalmente no se es consciente de estas conductas y sus consecuencias, pero constituyen un freno para tu progresión deportiva.

Estos hábitos a evitar aparecen más frecuentemente en principiantes que en expertos. Es normal que cuando se empieza a practicar un deporte la falta de técnica y de confianza hagan que el deportista adquiera malas costumbres.

Por otro lado, no todas las personas practican deporte lo hacen para lograr objetivos y ganar, algunos lo practican por salud. La Organización Mundial de la Salud define estar sano como un estado de completo bienestar físico, mental y social. Por tanto, para tener salud es importante prestar atención al bienestar psicológico y la estabilidad emocional. 

Los progresos son fruto de la constancia y de los pequeños esfuerzos diarios. En este sentido es mejor prestar atención a los malos hábitos y corregirlos que pretender cambiar las rutinas de la noche a la mañana. Es por esto que en este artículo se explicarán los hábitos deportivos que debes evitar.

1. Obsesionarse con los indicadores de rendimiento objetivos

Mujer entrenando para conseguir retos deportivos.
Los indicadores subjetivos también deben ser tomados en cuenta por los atletas.

Cuando se practica un deporte o ejercicio físico es normal que se quiera ver los progresos en el cuerpo cuanto antes, pero ésta no es la única fuente de información. Existen otras maneras de obtener el feedback sobre cómo afecta el ejercicio al cuerpo.

Existen dos tipos de indicadores de rendimiento: los objetivos los cuales se pueden medir con precisión y son observables (perder peso, aumentar la masa muscular, ser capaz de levantar más peso); y los subjetivos que son relatados por la propia persona como el grado de bienestar después de hacer ejercicio, los aumentos en la autoconfianza, entre otros.

Los deportistas tienden a fijarse solo en los indicadores objetivos porque ver los progresos en uno mismo es muy reforzante, pero este tipo de progresos son más lentos y costosos. Por otro lado, los indicadores subjetivos pueden aparecer en cualquier momento y son igual de valiosos para medir los avances.

2. No introducir variedad en los entrenamientos

Es muy común que el deportista tenga fijación por mejorar sus puntos débiles. Sin embargo, la preocupación excesiva por un determinado aspecto no es beneficiosa. No solo porque físicamente puede provocar fatiga, también la mente necesita descansar y tener una gran variedad de objetivos.

Para tener un entrenamiento variado es conveniente una buena planificación y estructuración. De esta manera la persona sabe qué grupos musculares o capacidades entrenar y cuándo hacerlo. Además, una buena organización debe incluir suficientes descansos tanto físicos como mentales.

La variedad no significa tener tantos objetivos que es difícil fijarse en uno en concreto para abordarlo. Sino elaborar planes de acción para superar las debilidades y potenciar las fortalezas. El enfoque tiene que ser de trabajar las carencias y mantener las virtudes.

3. Dar demasiada importancia a los errores

Nadie se siente cómodo cuando comete un error. Esto es debido a que equivocadamente se cree que el fallo es algo de lo que la persona debería avergonzarse cuando en realidad puede enriquecernos y ayudarnos a aprender.

Uno de los hábitos que se debe evitar es torturarse con los errores, dar demasiada importancia a los fallos. Una cosa es hacer un ejercicio de autocrítica cuando las cosas nos salen como se planean, y otra permitir que los pensamientos negativos den vueltas sin control por la cabeza.

Los errores deben percibirse como una de las posibles consecuencias que tienen las acciones, hay veces que se gana y otras que se pierde. Además, en la mayoría de los casos se puede encontrar en el error un aspecto a mejorar y ser creciendo.

4. No hacer caso a los mensajes del cuerpo

El cuerpo es un sistema vivo que siente y padece. Es capaz de comunicarse cuando aparece un problema o cuando es necesario revisar alguna parte que está empezando a fallar. Esta forma de comunicación se produce principalmente mediante el dolor.

Dolor de espalda producto del culturismo
Los dolores son síntomas de que algo anda mal en el organismo y nunca deben ser ignorados.

El dolor es la forma que tiene el cuerpo de avisar que hay algo que no funciona correctamente. Es una señal que se debería atender e intentar solucionar lo antes posible. Muchos deportistas tienen la creencia equivocada de que si aparecen molestias después del entrenamiento es que se ha trabajado suficiente. Esta idea es peligrosa ya que aumenta las probabilidades de sufrir una lesión o el síndrome de sobreentramiento.

Las pequeñas acciones marcan la diferencia

Muchas veces se tiende a buscar grandes factores que intenten explicar por qué no se obtienen los resultados esperados. A pesar de esto, la explicación suele residir en las acciones que llevamos a cabo de forma rutinaria.

Para cambiar los hábitos negativos es necesario compromiso y determinación. Los hábitos llegan a serlo porque se repiten tantas veces que se convierten en conductas automáticas, se realizan de manera inconsciente. Es posible cambiarlos y sustituirlos por otros más positivos pero no es tarea fácil y requiere un gran esfuerzo por parte de la persona. Para nuestra suerte, la fuerza de la voluntad es mayor que la fuerza del hábito.

Te podría interesar...
Practicar y competir: ¿cómo mejorar?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Practicar y competir: ¿cómo mejorar?

Practicar y competir componen la vida de un deportista. Es por ello que sacar el máximo beneficio de ambas influirá positivamente en el rendimiento...



  • Sandoval, A. E. P. (2003). Diagnóstico y prevención de la fatiga crónica o del síndrome de sobreentrenamiento en el deporte de alto rendimiento. Una propuesta de mecanismos de recuperación biológica. Cuadernos de psicología del deporte, 3(1).

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.