¿Es importante la automotivación?

Existen muchas fuentes de motivación en el deporte. Una de ellas es que sea el propio deportista quien se motive a sí mismo para conseguir sus objetivos. A esta se le llama automotivación, y su impacto en la conducta es muy importante.
¿Es importante la automotivación?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 24 Noviembre, 2020.

Última actualización: 24 Noviembre, 2020

Cuando se habla de automotivación, muchos deportistas saben lo que es, pero pocos conocen su poder. La automotivación supone darse a uno mismo las razones o el impulso para llevar a cabo una conducta. A diferencia de la motivación extrínseca, que está guiada por factores externos, supone que sea la persona en sí misma la que moviliza sus recursos para actuar.

En líneas generales, este tipo de motivación es muy importante en el deporte, ya que las metas a largo plazo y los obstáculos requieren que la persona no dependa de fuentes de motivación externa. Por todo ello, a continuación repasaremos el concepto de automotivación y las estrategias para aplicarla.

¿Qué es la automotivación?

La automotivación, como su propio nombre indica, es el acto de motivarse a uno mismo. Está relacionado con la motivación intrínseca: realizar una conducta por el placer que se obtiene de ella, y no por obtener una recompensa externa.

Por ejemplo, el deportista que entrena duro a lo largo de la temporada para clasificarse para un campeonato mundial. El refuerzo demorado hace difícil que la conducta se mantenga si no existe una fuerte automotivación.

Otro ejemplo más cercano sería el deportista que lucha cada día para recuperarse de una lesión. En ambos casos, se tiene en mente la meta a largo plazo que se quiere conseguir. Sin embargo, si el deportista no está automotivado, es muy difícil llegar hasta ella.

Cómo potenciar la automotivación

Una vez que hemos visto en qué consiste esta variable, vamos a pasar a dar unos consejos sobre cómo se puede aumentar. El objetivo final es conseguir unos niveles altos de motivación de forma estable en el deportista.

1. Potencia la confianza en ti mismo

La autoconfianza es capaz de mejorar a su vez la automotivación.

Uno de los pilares para ser capaz de inyectarse motivación es tener la creencia de que uno es capaz de lograr el éxito en lo que hace. A esa creencia se le llama autoconfianza o autoeficacia.

Trabajar la autoconfianza ayudará a que el deportista persista en la tarea. Es decir, si una persona lucha por conseguir una meta a largo plazo y cree firmemente que puede conseguirla, es más probable que su compromiso no decaiga a pesar de los reveses.

2. Plantéate metas realistas

La automotivación no viene al deportista de forma pasiva; este tiene que desarrollarla y potenciarla. Una forma de conseguirlo es plantearse objetivos a corto plazo y cumplirlos.

Las metas a corto plazo tienen un poderoso efecto en la motivación. Gracias a ellas, el deportista puede tener información acerca de su progreso en primer lugar. Pero no solo eso, también el hecho de ir cumpliendo los objetivos que uno se marca es un estímulo potente que impulsa a aumentar la exigencia o dificultad.

Esta forma de entender la motivación no se aplica únicamente al deporte. En una guía publicada en la Revista de Psicología del Deporte se afirma que manejar el establecimiento de objetivos en el ámbito deportivo es de gran utilidad en otras facetas de la vida, como la académica, personal o profesional.

3. Inspírate en los deportistas de élite

Si hay algo que caracteriza a los deportistas profesionales es su tenacidad y las ganas de seguir intentándolo. Aunque su forma de entrenar o los objetivos que se marquen estén lejos del alcance de la mayoría, se puede aprender mucho de su mentalidad.

Tener en mente ejemplos de deportistas que han superado malas rachas puede servir como modelo para imitar su actitud. No se trata de querer ser como ellos o llegar a su nivel de rendimiento, sino afrontar las situaciones negativas con una mentalidad valiente y luchadora.

La autoconfianza es fundamental para afrontar nuevos retos.

Sácale partido a la automotivación para ser mejor

Trabajar la automotivación es igual a trabajar la autonomía del deportista. Es decir, significa que él mismo adquiera las habilidades necesarias para dirigir y orientar su progreso. Además, implica que este sepa regular las emociones negativas en situaciones complicadas.

En relación con lo anterior, y de acuerdo con un estudio publicado por Ureña Bonilla, profesional de la Universidad Nacional de Costa Rica, un deportista que esté motivado por las recompensas puede trabajar igual de duro que uno que esté automotivado.

Pese a esto, depender de fuerzas externas es arriesgado y siempre es mejor que la motivación radique en la persona misma, como mencionamos con anterioridad. Por tanto, ¡qué mejor entonces que ser tú mismo la fuente inagotable de motivación!

Te podría interesar...
Motivación interna: ¿cómo desarrollarla?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Motivación interna: ¿cómo desarrollarla?

La motivación interna está ligada a realizar una actividad por disfrute. Su desarrollo influye positivamente en el rendimiento y bienestar.