¿Cómo ayuda el mindfulness en el trabajo?

21 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
El mindfulness es una forma de meditación que aporta múltiples beneficios a quien lo practica. En especial, es capaz de aumentar la productividad y mejorar las relaciones en el ámbito laboral.

La incorporación del mindfulness en el trabajo ha sido un tema de creciente interés en las empresas durante la última década. Los beneficios de esta técnica, junto con la facilidad de su aprendizaje, hacen que sea una excelente oportunidad para mejorar el rendimiento de los empleados.

El mindfulness es una forma de meditación que ayuda a la persona a conectar con el presente. El objetivo de una sesión de esta actividad es dirigir la atención hacia dentro de uno mismo, sin juzgar o tratar de bloquear los pensamientos que ocurren espontáneamente.

Beneficios del mindfulness en el trabajo

Una publicación realizada por expertos de la Universidad de Surrey afirma que el mindfulness es una manera eficaz de combatir el estrés, mejorar la concentración y la calidad del sueño. Todos esos beneficios pueden verse reflejados en el rendimiento laboral, como explicaremos a continuación.

Aumenta la capacidad de los procesos cognitivos básicos

Entre todas las ventajas de practicar el mindfulness, puede que la más conocida sea su capacidad de potenciar los procesos cognitivos, como la atención, memoria o toma de decisiones.

La jornada de trabajo requiere que la persona esté con la mente muy despierta; de lo contrario, se pueden producir errores. Los procesos cognitivos, al igual que las cualidades físicas, tienen un alcance limitado, y el rendimiento empieza a descender pasado un tiempo.

La práctica regular de mindfulness en el trabajo aumenta el alcance de los procesos mentales. Esto significa que se puede mantener el mismo nivel de rendimiento durante un tiempo mayor. Aún así, no se puede olvidar que el descanso mental sigue siendo necesario.

La meditación es uno de los mejores consejos para relajarte.

Desarrolla la inteligencia emocional

En la mayoría de los ambientes de trabajo, la persona no se encuentra aislada trabajando por su cuenta, sino que forma parte de un equipo de trabajo funcionando conjuntamente con el resto de compañeros.

Por esa razón, tener unas buenas habilidades sociales y cultivar la inteligencia emocional es un aspecto fundamental. Todo esto no solo se orienta hacia una mejor productividad, sino también a desarrollar relaciones significativas con los demás y crear un clima laboral agradable.

Aunque el mindfulness pueda parecer una actividad privada que nos aleja de los demás, lo cierto es que ayuda a desarrollar la empatía y a establecer conexiones más fuertes con otras personas.

En relación con esta idea, y según un estudio realizado por profesionales de la la Universidad de Valencia, el mindfulness ayuda a establecer una sintonía con los demás. Esa sintonía focaliza la atención sobre los sentimientos de la otra persona, los cuales se experimentan como si fuesen propios.

Potencia la confianza en uno mismo

Una de las bases para tener un buen rendimiento en el trabajo es creer en uno mismo. Las creencias de autoeficacia son muy importantes para que el trabajador complete con éxito las tareas y los objetivos marcados.

El proceso de aprender mindfulness es como cualquier otra habilidad: se requiere práctica y paciencia para dominarla. Cuando una persona lo consigue, se produce un aumento significativo en su confianza, ya que comprueba por ella misma que es capaz de adquirir habilidades complejas.

Hombre realizando su jornada de trabajo al aire libre durante un día de descanso y recuperación deportiva.

Además, un estudio publicado por la revista Psicothema afirma que la práctica de mindfulness se relaciona positivamente con la realización personal. Esta variable engloba comportamientos como una mejor adaptación al cambio, flexibilidad cognitiva y autoaceptación de uno mismo.

¡Aprovecha las ventajas del mindfulness en el trabajo!

El mindfulness es una técnica que ofrece muchas posibilidades de crecimiento personal tan solo con una práctica regular de al menos 20 minutos al día. Tal vez por eso cada vez se presta más atención a su impartición en escuelas, empresas y equipos deportivos.

Lo más interesante es que se trata de una actividad que no solo ayuda en lo personal, sino también en lo social. Gracias a ella, nos desempeñaremos mejor en tareas que requieran utilizar los procesos cognitivos al más alto nivel. Además, facilitará las relaciones con los demás y la comunicación interpersonal. Por ello, el mejor consejo es que dediques una hora diaria a practicar la meditación guiada.

  • Bellosta-Batalla, M., Pérez-Blasco, J., Cebolla, A., y Moya-Albiol, L. (2017). Empatía y mindfulness. Convergencia teórica. Revista Latinoamericana de Psicología Positiva, 3, 34-44.
  • Justo, C. F., de la Fuente Arias, M., y Granados, M. S. (2011). Impacto de un programa de entrenamiento en conciencia plena (mindfulness) en las medidas del crecimiento y la autorrealización personal. Psicothema, 23(1), 58-65.