¿Por qué se deben hacer pausas activas?

Los momentos de descanso deben ser muy bien aprovechados para que, al retomar la tarea, las fuerzas y la motivación sean altas. Gracias a las pausas activas, es posible optimizar los beneficios de los descansos.
¿Por qué se deben hacer pausas activas?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 10 noviembre, 2021.

Última actualización: 10 noviembre, 2021

Una de las cuestiones más interesantes respecto a los periodos de descanso es cómo optimizarlos para obtener un mejor rendimiento. Con respecto a este tema, las dudas están sobre todo en si hacer bien pausas activas o descansos pasivos.

A lo largo del día, hay que establecer unos periodos de descanso para no saturarse. La capacidad de concentración tiene un límite; tras varias horas de trabajo, se empieza a notar la fatiga. Esto significa que, por mucho que se quiera, no es posible estar totalmente involucrado en la tarea de forma ilimitada. Las pausas son necesarias para recuperar energías.

Motivos para aplicar pausas activas en el trabajo

Hay varias maneras de hacer estos descansos. Las pausas activas en las que se realiza una suave actividad física tienen muchos más beneficios que los descansos estáticos. A continuación, te contamos el porqué de esta afirmación.

Ayudan a prevenir tensiones y contracturas

La malas posturas a la hora de trabajar constituyen uno de los grandes problemas que sufren las personas que trabajan delante de un ordenador. Normalmente, no se es consciente de que uno está manteniendo una mala postura, pero después de unas cuantas horas, se notan sus efectos en forma de dolor y contracturas.

Las pausas activas que consisten en levantarse de la silla y realizar unos suaves estiramientos o movilidad articular son el método ideal para eliminar tensiones y aliviar las articulaciones. Según un artículo realizado por profesionales de la Universidad de Santiago, los principales beneficios de estos movimientos para la salud incluyen una disminución significativa del estrés, la prevención de contracturas y el mantenimiento del buen estado de salud.

Las pausas activas en el trabajo son importantes para prevenir el sedentarismo.

Aumentan la oxigenación del cerebro

La rutina del trabajo puede llegar a ser muy demandante para el cerebro. Es normal que después de una jornada de trabajo la sensación sea de fatiga y cansancio, pero si este estado se mantiene en el tiempo, es muy probable que el rendimiento se vea perjudicado.

Los descansos sirven principalmente para distraerse y descansar la mente, pero también se pueden utilizar para aumentar el rendimiento realizando otras tareas. Por ejemplo, utilizando el ejercicio físico para aumentar la oxigenación del cerebro.

Esto no significa que uno se tenga que poner a realizar un ejercicio intenso en mitad de la oficina o en el pasillo de su casa. Con dar un paseo, hacer unas respiraciones profundas o mover las articulaciones será suficiente para conseguir los efectos deseados.

Combaten los efectos negativos del sedentarismo

La duración de las jornadas laborales y la falta de pausas activas tienen una consecuencia con muchos riesgos para la salud: el sedentarismo. El problema no es solo que el trabajo en sí es una actividad poco estimulante, sino que después se está tan cansado que no apetece moverse.

Cada vez son más las empresas que fomentan las pausas activas entre sus empleados como una manera de promocionar su salud. Una publicación del Ministerio de Salud de Colombia indica que, gracias a estas formas de descanso, es posible mejorar la condición física de los trabajadores y disminuir la probabilidad de aparición de enfermedades relacionadas con el aparato locomotor.

Para que todo lo anterior tenga efecto, es preciso que las pausas activas se enmarquen dentro de un programa estructurado y sistematizado. Y lo que es más importante, que se haga teniendo en cuenta la prevención de riesgos laborales.

Estirar el cuello es muy relajante luego de estar todo el día sentados.

Descansar no es sinónimo de estar quieto

La meta de ser productivo hasta el infinito es una idea perfeccionista muy alejada de la realidad. Es imposible ser siempre productivo, pues no somos maquinas, sino seres humanos con limitaciones. Por eso necesitamos los descansos: para cuidar de la salud y poder afrontar las demandas de las diferentes tareas.

El descanso no significa que la persona tenga que estar estática esperando a recuperarse; se puede descansar de muchas maneras. Las pausas activas se plantean como la mejor alternativa para lograr ambos objetivos, la productividad y la salud.

Si hasta ahora no conocías en qué consistía esta forma de descansar, no dudes en ponerla en práctica. Notarás los beneficios desde el primer momento.

Te podría interesar...
Descanso y recuperación para un máximo rendimiento en el deporte
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Descanso y recuperación para un máximo rendimiento en el deporte

El descanso y recuperación física son partes fundamentales del entrenamiento deportivo. Sin ellos, no se logra un buen rendimiento.