¿Qué es la resistencia mental?

La resistencia mental es una cualidad muy apreciada y valorada por los deportistas. Aprende qué es y cómo sacarle el máximo partido para aumentar el rendimiento.
¿Qué es la resistencia mental?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 27 noviembre, 2020.

Última actualización: 27 noviembre, 2020

Muchos profesionales están de acuerdo en que la resistencia mental es una de las habilidades más importantes en la vida. Esta es fundamental para superar obstáculos y persistir en la adversidad.

La resistencia mental guarda muchas similitudes con la resiliencia. Ambas comparten un enfoque activo y resolutivo de enfrentarse a las situaciones estresantes. Tal es la similitud entre ambos conceptos que muchos modelos incluyen a la resiliencia como una parte de la resistencia mental. También se suele utilizar el término fortaleza mental con el mismo significado.

Conocer en qué consiste y cómo influye es de gran ayuda para poder potenciarla en los deportistas y equipos. Por esa razón, a continuación trataremos qué es la resistencia mental y cómo potenciarla.

¿En qué consiste la resistencia mental?

Para conocer más en profundidad esta variable, es de gran utilidad indagar en los modelos teóricos. En especial, destaca el modelo desarrollado en el Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Psicología del Deporte, en el que la resistencia mental se articula con base en cuatro dimensiones:

  • Habilidades psicológicas: implica ser capaz de controlar las emociones negativas, tomar decisiones bajo presión o dirigir la atención hacia lo relevante.
  • Personalidad resistente: se refiere a una forma de ser basada en el compromiso, el control y el desafío. Estos rasgos convierten la valoración de una situación estresante en una oportunidad de desarrollo y crecimiento personal.
  • Variables sociales y ambientales: se incluyen aquí los factores externos —padres, entrenadores, compañeros o árbitros— que favorecen el afrontamiento de la situación negativa.
  • Estrategias de afrontamiento: todo aquello que hace un deportista que sea eficaz para eliminar el malestar. Por ejemplo, afrontar los problemas de manera activa buscando soluciones en lugar de evitarlos.

Cómo potenciar la resistencia mental

Nadadora intenta controlar los nervios antes de competir.

La resistencia o fortaleza mental no es un rasgo estable y fijo de la persona, sino que puede potenciarse y trabajarse como cualquier otra variable psicológica. A continuación, vamos a repasar cómo potenciar la resistencia mental.

1. Controla las reacciones emocionales impulsivas

En una situación estresante, es normal sentirse abrumado o nervioso, pero un deportista no debería permitir que sus emociones tomen el control de su conducta. Controlar las reacciones emocionales aumenta la capacidad de afrontar el estrés con éxito.

Es importante recalcar que controlar las emociones no significa anular la emoción, sino experimentarla internamente sin dejar que interfiera en las acciones. Por ejemplo, las técnicas de respiración, como la respiración profunda, son muy efectivas para controlar reacciones de ira o enfado.

2. Busca afrontar los problemas, no evitarlos

Los conflictos son una parte esencial de la vida, y aunque puedan resultar desagradables, lo cierto es que no tienen que ser vistos como algo negativo. Si se saben manejar correctamente, son una fuente importante de crecimiento personal.

Las personas con una alta resistencia mental se caracterizan por una actitud valiente y resolutiva ante los obstáculos. Estas personas saben que la evitación no hace otra cosa que aumentar el malestar, y por ello buscan resolver y aprender de las situaciones negativas.

Antes de enfrentarse a un problema, conviene darle una vuelta y elaborar un plan de acción. No se trata de tener todo bajo control, porque siempre pueden aparecer imprevistos. Es todo una cuestión de ser consciente de las posibles soluciones y de las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

3. Relativiza los pensamientos negativos

Al igual que pasa con las emociones, los pensamientos negativos sobre uno mismo o el futuro pueden llegar a ser tan intensos que afectan al rendimiento deportivo. Controlarlos no es fácil, porque cuanto más se intenta no pensar en una cosa, más difícil resulta quitársela de la cabeza.

Aún así, existen técnicas de control del pensamiento que ayudan a disminuir la frecuencia e intensidad. Una de ellas es la defusión cognitiva. Esta técnica consiste en relativizar, tomar distancia de los pensamientos y verlos exactamente como lo que son: verbalizaciones internas que no necesariamente representan la realidad.

El agotamiento del deporte puede llevar a una gran frustración.

El ejercicio más conocido de defusión cognitiva consiste en poner la frase «estoy pensando que…» justo delante de la cognición negativa. Por ejemplo: cambiar el pensamiento «nunca voy a ganar una competición» por «estoy pensando que nunca voy a ganar una competición».

La resistencia mental ayuda en todos los ámbitos de la vida

La resistencia mental es una cualidad indispensable para garantizar un buen rendimiento deportivo. En relación con esta idea, según un estudio publicado por la Revista de Psicología del Deporte, el deportista que quiera alcanzar niveles altos de rendimiento debe ser fuerte física, mental y emocionalmente. 

Además, esta capacidad también puede ayudarte a sacar lo mejor de ti mismo en otros ámbitos de la vida. Por tanto, ¿por qué no empezar a trabajar la fortaleza mental?

Te podría interesar...
¿Cómo trabajar la fuerza mental en deportes de resistencia?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cómo trabajar la fuerza mental en deportes de resistencia?

Los deportes de resistencia demandan mucho esfuerzo físico y fuerza mental al deportista. Es muy importante tener un cuerpo y mente fuerte.



  • Hernández, L. (2010). Fortaleza mental en el deporte. EDITORES, 15.
  • López-Gullón, J. M., García-Pallarés, J., Berengüi Gil, R., Martínez-Moreno, A., Morales Baños, V., Torres-Bonete, M. D., y Díaz, A. (2011). Factores físicos y psicológicos predictores del éxito en lucha olímpica. Revista de Psicología del Deporte, 20(2), 0573-588.