4 consejos para tener una buena actitud

Todos los deportistas necesitan tener una buena actitud si quieren tener éxito. Trabajar este aspecto repercutirá positivamente en el rendimiento, estado de ánimo y relación con otras personas.
4 consejos para tener una buena actitud
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 08 Junio, 2021.

Última actualización: 08 Junio, 2021

Si hay algo que caracteriza al deporte es la lucha continua y las dosis altas de optimismo que hacen falta para poder superar las adversidades. La buena actitud es un aspecto fundamental para progresar en cualquier disciplina deportiva que uno escoja.

En contra de lo que pueda pensar mucha gente, tener una buena actitud no es algo innato, sino que se puede entrenar igual que cualquier otra variable psicológica. Lo que hay que mejorar es un optimismo adaptativo que permita solucionar los problemas manteniendo un buen estado de ánimo.

En este sentido, es tan malo el pesimismo como el optimismo ilusorio. Este último se caracteriza por la creencia de que todo es posible, pero sin hacer un plan de acción simplemente esperando a que ocurran las cosas.

4 consejos para tener una buena actitud

Lo mejor para tener éxito en el deporte es ser optimista, pero no por ello distraerse o dejar de trabajar. Lograr una buena actitud requiere de un proceso largo y constante, pero los resultados merecerán la pena. A continuación, te damos unos consejos para que te sea más fácil conseguirlo.

1. Aprende a aceptar las críticas constructivas

Todos los deportistas tienen puntos fuertes y débiles. Reconocer las falencias propias no hace que el deportista sea peor; al contrario, esto lleva a que pueda aprender de sus debilidades y superarlas.

Hacer visibles las carencias no resulta fácil, especialmente si quien lo hace es otra persona. Sin embargo, los deportistas tienen que estar abiertos a recibir críticas y tomárselas como oportunidades para aprender.

Entrenador de un equipo de baloncesto hablando con sus jugadores.

Las críticas no deberían ser vistas como un ataque personal, sino como un apunte de una acción concreta que puede ser mejorada. En caso de no comprender el contenido de la crítica recibida, se puede pedir más información a la persona que la realiza.

2. Ten la mente abierta a aprender nuevas cosas

Si hay algo que puede condenar a los deportistas es tener una actitud de «saberlo todo». La arrogancia es uno de los peores defectos que puede tener una persona, ya que la vida es un continuo proceso de aprendizaje. Por el contrario, ser humilde y tener la mente abierta a aprender cosas nuevas es un requisito para tener una buena actitud.

Otra idea importante es que se puede aprender de todo el mundo, independientemente de su nivel de rendimiento. No solo se aprende de los profesionales o de los que más experiencia tienen; cualquier persona, su historia o sus circunstancias pueden proporcionar valiosas lecciones de vida.

3. Sé agradecido por todo lo que tienes

En la mayoría de las ocasiones, el valor de lo que se tiene pasa desapercibido, y no es hasta que se pierde cuando uno toma conciencia de lo necesario que era. Una interesante manera de desarrollar la buena actitud es potenciar la gratitud con sencillos ejercicios centrados tanto en las personas allegadas como en la vida propia.

Trabajar la gratitud aporta numerosos beneficios. Y es que cuanto más se trabaja, más emociones positivas se desarrollan y más cercano se siente el deportista a las personas de su entorno.

4. Desarrolla las habilidades de escucha

Cualquier conversación implica habilidades de comunicación y de escucha, pero no se distribuyen de forma equitativa. Normalmente, se le da más peso a la parte hablada como una forma de dominar la conversación y tratar de convencer a la persona del propio punto de vista.

Por sus efectos sobre el organismo, el deporte ayuda a prevenir el alzhéimer.

Sin embargo, esto debería ser al revés: se debería dar más importancia a la parte de escucha que a la hablada. La escucha activa es una habilidad que implica no solo oír lo que la otra persona está diciendo, sino además darle importancia y mostrar empatía.

En línea con lo anterior, y según un estudio publicado por la revista Convicciones, el desarrollo de la escucha activa fortalece las relaciones interpersonales gracias a que fomenta el respeto y el entendimiento mutuo.

Potencia la buena actitud para ser un mejor deportista

Un buen deportista no solo es el que tiene un físico espectacular. Eso puede ser una ventaja sobre sus rivales, pero si no tiene una buena actitud, lo más probable es que se vea sobrepasado por el estrés y acabe abandonando el deporte.

Como se ha visto, el trabajar una buena actitud tiene un importante componente de saber relacionarse con las persona de alrededor. Estas personas pueden proporcionar valiosa información acerca de los aspectos que se deben mejorar. Además, es imprescindible desarrollar la gratitud. Teniendo en cuenta todas estas pautas, ya tienes la mitad de camino hecho.

Te podría interesar...
¿Cuál es la importancia de la actitud mental?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la importancia de la actitud mental?

La actitud mental produce que el deportista muestre su mejor versión y obtenga un buen rendimiento en situaciones difíciles.



  • Calderón, K. A. H., y Silva, A. K. L. (2018). La escucha activa como elemento necesario para el diálogo. Revista Convicciones, 5(9), 83-87.