5 tipos de fresias para tener en tu jardín y cómo cuidarlas

Descubre cuáles son las variedades de fresias que puedes cultivar en casa y cómo cuidarlas para disfrutar por más tiempo de sus bellas flores.
5 tipos de fresias para tener en tu jardín y cómo cuidarlas

Última actualización: 11 agosto, 2023

Las fresias son flores muy hermosas que adornan cualquier jardín, incluso que pueden cultivarse en espacios de interior. Se destacan por la forma particular de sus pétalos y la amplia gama de colores con las que aportan vitalidad a cualquier espacio en donde están.

A ello se suma su fragante aroma, el cual es dulce e intenso, ambientando el hogar y el jardín. Aunque se ha pensado que la fresia es una planta, es más bien un género que agrupa alrededor de 20 especies, incluyendo algunas híbridas. Es por ello que, en esta nota, vamos a profundizar en las 10 más comunes, así sabrás diferenciarlas y decorar tu casa con todas ellas. Después de todo, ¿por qué conformarse solo con una?

Descubre 5 especies de flores de fresias y cultívalas en casa

De acuerdo con datos históricos, las fresias fueron unas flores descubiertas por el naturalista Theodor Freese en el siglo XIX, justo de este se deriva su nombre. El descubrimiento se realizó en África del Sur, de donde son originarias estas plantas bulbosas.

No obstante, ahora las fresias se cultivan en diferentes partes del mundo. De hecho, por esta razón existen los tipos híbridos, los cuales han resultado del cruce de diferentes variedades. Aunque cada variedad tiene características específicas, todas crecen a partir de bulbos que logran alcanzar entre los 20 y los 60 centímetros de altura.

A continuación, te contamos cuáles son las cinco variedades de fresias más frecuentes.



1. Fresia andersoniae

Freesia andersoniae.

Esta fresia se destaca porque sus flores crecen en una vara floral muy diferente a las demás fresias. Su floración se da en la primavera y se considera una de las más resistentes a las heladas. Sus flores suelen medir hasta seis centímetros de largo y destacan por ser de color blanco o crema con color naranja y tintes púrpuras en la base de los pétalos, así como en las zonas laterales inferiores.

2. Fresia caryophyllacea

Flores de Freesia caryophyllacea.

La fresia caryophyllacea se destaca porque sus flores crecen adheridas a una vara floral que se distingue con facilidad, de donde cuelgan entre tres y 10 flores; las cuales tienen un olor muy marcado a violeta. Suelen ser de color blanco, teñidas de púrpura y amarillo en el dorso, que contrasta muy bien con un color amarillo-anaranjado que sale en la base de los tépalos inferiores.

3. Fresia corymbosa

Freesia corymbosa.

La fresia corymbosa se distingue porque sus flores crecen en una espiga floral horizontal o flexionada hacia un lado. Los colores de las flores varían entre diferentes intensidades del amarillo, aunque raras veces pueden ser blancas o rosas. En cada vara floral crecen entre seis y diez flores que bien podrían variar en su tamaño.

4. Fresia grandiflora

Flores de Fresia grandiflora.

La fresia grandiflora florece en la primavera y sus flores son todo un espectáculo, ya que son de color escarlata o combinadas entre rosa y rojo oscuro. Esta variedad tiene una particularidad y es que sus semillas o bulbos también son de color rojo o naranja intenso. A su vez, de esta variedad se han descrito dos subespecies:

  • Fresia grandiflora ssp. grandiflora: la cual tiene flores rojas muy brillantes y grandes.
  • Fresia grandiflora ssp. occulta: la cual se da en bosques de altitud media y florece entre mayo y junio, dando unas flores rosas un poco más cerradas.

5. Fresia refracta

Freesia refracta

Entre las fresias más comunes encontramos la refracta, que alcanza hasta 40 centímetros de altura y posee una espiga floral horizontal con cinco a 10 flores. Aunque este tipo de fresias suelen ser blancas, también las hay amarillas.

Tienen una particularidad y es que su aroma suele ser a rosas, aunque no todas poseen perfume, hay algunas que presentan esta fragancia. Podrás esperar su floración entre julio y septiembre.

Cuidados de las fresias

Las fresias son flores consideras fáciles de cuidar, lo cual no significa que no requieran de tu atención para crecer bien y mantener su floración por más tiempo. Si bien algunas especies son más resistentes que otras, si deseas adornar con ellas tu jardín, lo mejor será no descuidarlas.

A continuación, compartimos contigo una lista de los cuidados más básicos que debes brindarles.



Sustrato

Las fresias crecen a partir de bulbos que requieren ser cultivados en sustratos con un muy buen drenaje. Esto se debe a que a estas plantas les gusta el riego constante, siempre y cuando no de lugar a encharcamientos que puedan dañar los rizomas.

Es una buena idea agregar al sustrato, fibra de coco, perlita y humus de lombriz. Esta mezcla ayudará a tener un suelo bien nutrido y drenado.

Riego ideal

El sustrato de las fresias se debería mantener con un nivel considerable de humedad, por lo que hay que regar de forma frecuente, en especial durante la floración.

Lo recomendado es hacer riegos constantes, pero con poco líquido, así se controla la humedad sin necesidad de encharcamientos. Ya llegando al otoño y en el invierno, para el riego, para que la planta entre en estado de hibernación y se mantengan a salvo en estas bajas temperaturas.

Luz para las fresias

Para dar unas flores bellas y sanas, las fresias necesitan un entorno que cuente con una muy buena iluminación, sin que esta sea muy directa. Los rayos directos del sol pueden dañar las hojas y las flores.

Entonces, para que esto no ocurra, cultiva tus fresias en un espacio de semisombra. De esta manera, las plantas estarán protegidas del sol, pero tendrán acceso indirecto a la luz.

Temperatura

Aunque hay algunos tipos de fresias que resisten bajas temperaturas como la andersoniae, la mayoría no tienen esta capacidad. Las heladas suelen estropear los bulbos, así que, en su mayoría, hay que protegerlas de estas condiciones.

Esta es la razón por la que muchas personas prefieren cultivas las fresias en macetas, para lucir su belleza en la temporada de floración en espacios exteriores y poderlas trasladar dentro de la casa en invierno. Para saber cuáles son las mejores condiciones de temperatura, revisa muy bien qué variedad de fresia tienes.

¡Elige y disfruta de tus fresias!

Ahora ya conoces distintos tipos de fresias y sus diferencias; respecto a las flores, tamaños, colores y cuidados, por lo que estás lista para elegir las variedades que más te gustaría tener y empezar a cultivarlas en casa.

Estas plantas no solo llenarán de color y aroma tu jardín, sino que pueden ayudarte a fortalecer tus habilidades como jardinera. ¡Disfrútalas!


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.