Fotofobia: ¿en qué consiste y cómo tratarla?

Carmen Martín·
23 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
24 Noviembre, 2020
La fotofobia, además de la sensibilidad a la luz, puede acompañarse de dolores de cabeza, náuseas, vómitos u otros síntomas. Te lo explicamos.

El término fotofobia procede del griego, donde «phōtós» significa luz y «phobos» miedo. Por el contrario, no se trata de miedo a la luz, sino que es un trastorno que consiste en una hipersensibilidad a la misma. Este aumento de sensibilidad da lugar a diferentes molestias.

Por ejemplo, las personas que padecen fotofobia sienten incomodidad en lugares donde hay luminosidad moderada. Ni siquiera es necesario que se trate de una luz intensa. Esto causa dolores de cabeza o molestias visuales.

Se trata de una situación relativamente frecuente que obedece a numerosas causas y, en ocasiones, su importancia está infraestimada. Por eso, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la fotofobia y cuáles son sus causas.

¿En qué consiste la fotofobia?

Fotofobia
La fotofobia es la intolerancia a la luminosidad que puede presentarse sola o como síntoma de otras enfermedades.

La fotofobia, como se ha explicado en el apartado anterior, consiste en una hipersensibilidad a la luz. También se puede describir como la intolerancia a la luminosidad. En realidad, tal como explica un artículo publicado en Annals d’oftalmologia, es un síntoma que puede aparecer en numerosas enfermedades.

La mayoría de ellas son de origen neurológico u oftalmológico. Por ejemplo, en personas que sufren migrañas o que han sido sometidas a una operación ocular. Sin embargo, la fotofobia no siempre es síntoma de una enfermedad.

En algunos casos, puede ser transitoria y cumplir una especie de función protectora. De hecho, es normal sentir esta incomodidad cuando alguna luz muy intensa incide directamente en los ojos y deslumbra.

Incluso, es frecuente que, por ciertas características propias de cada persona, esta sensibilidad sea mayor que en otras. Aquellos que tienen los ojos de color claro tienden a tener predisposición a la fotofobia. Por el contrario, en las personas con ojos oscuros ocurre lo contrario.

Así lo explica la doctora Sylvie Berthemy. Esto se debe a que los ojos oscuros presentan más cantidad de melanina, un pigmento presente en el iris que ayuda a proteger al ojo de la luz intensa.

Lo cierto es que la fotofobia puede aparecer con diferentes tipos de luz. Por ejemplo, ante la luz solar, de una lámpara fluorescente o cualquier otra fuente. Cuando ocurre, esta hipersensibilidad puede llegar a causar molestias muy intensas.

Causas de la fotofobia

Las causas de la fotofobia pueden ser muy variadas. Según una investigación realizada en la Universidad de Valladolid, ya se conocen muchos factores que se asocian a este problema. Cualquier lesión que afecte a la vía visual, ya sea a nivel ocular o cerebral, puede provocarlo.

Por ejemplo, un traumatismo craneoencefálico, un tumor o, incluso, un accidente cerebrovascular. No obstante, también hay enfermedades más infrecuentes que desencadenan esta hipersensibilidad.

Un trastorno genético llamado queratosis folicular espinulosa decalvante puede ser causa de la fotofobia. Tal y como explican en Orphanet, es una enfermedad rara. Se asocia a este problema, pero también a la alopecia del cuero cabelludo, cejas y pestañas.

Patologías oculares

Entre las causas más frecuentes de fotofobia encontramos las patologías que afectan al globo ocular. Como se ha mencionado antes, este síntoma puede producirse por un daño en cualquier parte de la vía óptica.

Por eso, cualquier infección o lesión en el ojo puede desencadernarlo. En primer lugar, la fotofobia puede ser secundaria al chalazión y el orzuelo. Ambos son protuberancias que aparecen en los párpados.

La causa del chalazión es la obstrucción de ciertas glándulas presentes en el párpado. El orzuelo, por su parte, suele ser consecuencia de una infección bacteriana. Las dos patologías pueden provocar fotofobia, como explica la American Academy of Opthalmology.

Utilizar lentes de contacto de forma continua o incorrecta también se asocia a esta hipersensibilidad a la luz, ya que pueden irritar el globo ocular. Lo mismo sucede con las quemaduras en los ojos debido a la exposición solar.

Otras patologías como la úlcera corneal o la abrasión corneal se relacionan con esto. La úlcera es una herida en la córnea que puede aparecer por una infección o en condiciones de sequedad ocular. La abrasión, por su parte, es una lesión más superficial asociada a agentes lesivos como el polvo o virutas de arena.

Traumatismos

Los traumatismos, tanto a nivel ocular como a nivel craneal, pueden causar fotofobia. El traumatismo craneoencefálico puede provocar alteraciones cerebrales que se asocien a este síntoma.

En un estudio publicado en la revista de Neurocirugía, los expertos explican como un traumatismo leve puede llegar a causar fotofobia. Incluso, puede acompañarse de la caída del párpado o la disminución de la agudeza visual.

Cualquier golpe que afecte al ojo también puede ser motivo de fotofobia. Tras una pelea o un accidente, si se produce una hemorragia a nivel ocular, puede dañarse la visión.

Trastornos neurológicos

Dentro de los trastornos neurológicos, encontramos dos entidades que se suelen relacionar frecuentemente con la fotofobia. En primer lugar, la migraña, un tipo de dolor de cabeza recurrente que suele afectar más a mujeres que a hombres.

Este dolor aparece en forma de episodios, se localiza en un lateral de la cabeza y es pulsátil. El problema es que, además de hipersensibilidad a la luz, suele acompañarse de vértigos y náuseas, entre otros síntomas.

Por otra parte, la meningitis también puede ser una causa. Esta enfermedad consiste en la inflamación de las meninges; es decir de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. La mayoría de veces está causada por una infección bacteriana o viral, aunque puede ser secundaria a otros procesos, como cirugías o tumores.

Consumo de fármacos o drogas

La fotofobia puede aparecer al ingerir numerosos medicamentos o drogas. Un artículo publicado de la Universidad de Panamá afirma que los fármacos antagonistas muscarínicos se asocian con frecuencia a este efecto secundario. Dentro de este grupo, se hallan la atropina y la escopolamina.

Otros medicamentos como la fenilefrina o la furosemida se han llegado a relacionar también con esto. Las drogas que suelen producir hipersensibilidad a la luz serían las derivadas de las anfetaminas o la cocaína.

Cirugía

La cirugía ocular presenta un riesgo de producir fotofobia, no solo por el procedimiento en sí sino por los fármacos que se administran para llevarla a cabo. Es frecuente que aparezca en operaciones para tratar los defectos refractivos, como la miopía o el astigmatismo.

¿Qué síntomas produce la fotofobia?

Intolerancia a la luminosidad
Quienes padecen de fotofobia no soportan el contacto con la luz, ya que les genera toda clase de molestias.

La fotofobia no solo consiste en la hipersensibilidad a la luz. Se puede acompañar de otros síntomas muy molestos. Por ejemplo, visión borrosa o dolores intensos de cabeza. Ambos síntomas pueden estar desencadenados por la fotofobia en sí o por la patología de base.

En algunas personas aparece un lagrimeo ocular excesivo, picor en los ojos y necesidad de cerrar los ojos ante la luz. Puede ser que haya rigidez cervical (sobre todo en los casos de meningitis), náuseas y mareos.

La fotofobia suele provocar que las personas que lo sufren tengan la necesidad de llevar gafas de sol de forma continua, incluso, en espacios cerrados con iluminación artificial.

Podría gustarte: ¿Cuáles son las causas de los ojos llorosos?

Factores de riesgo de padecer fotofobia

Los factores de riesgo de padecer fotofobia son muy similares a las causas que lo provocan. Por ejemplo, el someterse a cualquier operación ocular, desde la cirugía para tratar las cataratas hasta la refractiva.

Las infecciones oculares, el uso de lentes de contacto o el glaucoma también se consideran factores de riesgo. Por último, uno de los más importantes es el consumo de drogas.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la fotofobia va a depender de cuál sea su causa. Si es una característica innata de una persona (como en personas con ojos claros o albinismo), se pueden poner en práctica ciertas medidas sencillas.

Lo ideal es evitar la luz directa sobre los ojos. Para ello, pueden utilizarse gafas de sol polarizadas, sobre todo en el exterior. También se recomienda llevar sombreros o gorras que eviten que la luz incida directamente sobre los ojos.

En caso de que la causa sea un medicamento, el médico puede intentar sustituir dicho fármaco por otro. Sin embargo, esto dependerá de la intensidad de las molestias y de cuál sea el medicamento en cuestión.

También es importante que todos aquellos que utilicen lentes de contacto tengan un cuidado especial al colocárselas. Hay que intentar prevenir las infecciones que suelen estar asociadas a tocar los ojos con las manos sucias o por las propias lentillas.

Quizá te interese: Las infecciones más comunes de los ojos

No existe un tratamiento específico para la fotofobia

Como se ha indicado, el tratamiento suele estar encaminado a erradicar la causa subyacente. Por eso, siempre es esencial consultar con el médico cuando este síntoma aparece. Sobre todo, si se mantiene más de varios días, ya que puede indicar la presencia de una enfermedad que revista mayor gravedad.

  • L U Z Y P A T O L O G Í A S O C U L A R E S : L A P R E V E N C I Ó N D E R I E S G O S EN OFTALMOLOGÍA. (n.d.). Retrieved November 16, 2020, from https://pointsdevue.com/sites/default/files/pdv71esp_-_sylvie_berthemy.pdf
  • Alcubierre, R. (2018). Fotofobia. Annals d’oftalmologia: Òrgan de Les Societats d’Oftalmologia de Catalunya, Valencia i Balears, ISSN-e 1133-7737, Vol. 26, No. 2, 2018, 26(2), 3. Retrieved from https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6492038&info=resumen&idioma=ENG
  • Fotofobia - Dialnet. (n.d.). Retrieved November 16, 2020, from https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6492038
  • Farmacologia autonomica. Farmacos antagonistas muscarinicos - Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. (n.d.). Retrieved November 16, 2020, from https://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/2536/1/Farmacologia-autonomica.-Farmacos-antagonistas-muscarinicos
  • Neurocirugía. Volume 29, Issue 6, November–December 2018, Pages 314-317. Parálisis unilateral aislada del nervio oculomotor común posterior a trauma craneoencefálico leve. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1130147318300630
  • Rivero Rodríguez, D., Scherle Matamoros, C., Pillajo Sulca, G. E., & Pernas Sánchez, Y. (2018). Isolate unilateral oculomotor palsy after mild traumatic brain injury. Neurocirugia, 29(6), 314–317. https://doi.org/10.1016/j.neucir.2018.05.005
  • ¿Qué son los chalaziones y los orzuelos? - American Academy of Ophthalmology. (n.d.). Retrieved November 16, 2020, from https://www.aao.org/salud-ocular/enfermedades/chalazion-orzuelo
  • Orphanet: Queratosis folicular espinulosa decalvante. (n.d.). Retrieved November 16, 2020, from https://www.orpha.net/consor/cgi-bin/OC_Exp.php?lng=es&Expert=2340
  • Últimas investigaciones sobre fotofobia asociada a daño cerebral adquirido y su tratamiento. (n.d.). Retrieved November 16, 2020, from https://uvadoc.uva.es/handle/10324/19432