Fracaso y autosabotaje: ¿cómo se relacionan?

Una baja autoestima se encuentra entre las causas del fracaso y el autosabotaje. Veamos cómo se asocian estos dos conceptos.
Fracaso y autosabotaje: ¿cómo se relacionan?
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 23 abril, 2022

El fracaso y el autosabotaje tienen una estrecha relación. Para empezar, veamos un sencillo ejemplo; María llevaba meses preparándose para una maratón de 15 kilómetros. Entrenaba y llevaba una alimentación saludable, aunque creía que no era capaz de superar los 10 kilómetros.

Llegó el día de la carrera y sucedió tal cual lo que María había decidido y definido para ella misma. A los 10 kilómetros, sintió un tirón en la rodilla y tuvo que retirarse de la carrera. ¿Predicción o coincidencia? No. Fracaso y autosabotaje, dos amigos que van de la mano. Veamos cómo actúan y de qué se trata. 

Fracaso y autosabotaje: ¿cómo se relacionan?

El fracaso y el autosabotaje se relacionan de manera circular y viciosa; uno alimenta al otro. Así, como creo que no sirvo para nada y soy inútil, me condeno al fracaso, y viceversa. Esta retroalimentación constante es lo que obstaculiza el logro de los objetivos. 

De igual manera, ambos funcionan como un lente desde el cual nos miramos y que nos señala una única dirección; aquella que confirma la visión negativa y reducida que tenemos de nosotros mismos y que impide que rescatemos otros atributos.

Este diálogo interno es tan perjudicial y detractor que, en muchos casos, deriva en comportamientos autodestructivos. Por otro lado, el autosabotaje también se presenta bajo la forma de la negación y el no reconocimiento. Es decir, nos cubrimos bajo la idea de «no lo necesito, no lo quiero, no me interesa, no es el momento». 

Miedo al fracaso
Que el fracaso sea recurrente no es coincidencia. A veces, tiene su origen en el autosabotaje.

Te puede interesar: Qué es el autosabotaje


¿Cuáles son las causas del autosabotaje?

Sin duda, existen múltiples razones que explican este comportamiento. No obstante, tener una baja autoestima, la hiperexigencia y la baja tolerancia a la frustración son algunas de las causas  principales que se hallan en la raíz del autosabotaje. Otras causas adicionales pueden ser las siguientes:

  • Tienes tanto miedo al fracaso que prefieres fracasar de antemano y, por eso, dejas de intentarlo. Esto que parece ser un mecanismo de defensa, se convierte en tu arma de doble filo.
  • Sientes culpa del éxito y de que las cosas te salgan bien, que necesitas fracasar en algo. 
  • Miedo al cambio y a hacerte responsable de lo que está por venir.

¿Cómo darte cuenta de que actúas desde el fracaso y el autosabotaje?

Estas son algunas de las señales que pueden indicarte que te comportas como tu propio enemigo: 

  • Dejas todo para último momento, de tal manera de no puedes cumplir con los plazos, las obligaciones o los deseos. 
  • A pesar de que la gente te elogia por ciertas aptitudes, eres incapaz de creerlo y acabas pensando que te lo dicen por compromiso o porque te quieren.
  • Tienes una visión muy perfeccionista de cómo deberían ser las cosas, por lo que siempre te parece que no es suficiente y que no das con la talla.
  • Siempre te imaginas a ti mismo en situaciones en las que no sales victorioso, sino perdiendo o siendo el hazme reír. 
  • Postergas la toma de decisiones, inventas excusas para no hacer. 


¿Cómo afrontar el fracaso y autosabotaje?

Algunas de las recomendaciones para empezar a ponerle punto final al fracaso y al autosabotaje son las siguientes:

  • Deja de compararte con los demás. Cada quien tiene habilidades para diferentes cosas. Más que parecerte a otros, es mejor que tengas tu propio estilo y conozcas cuáles son tu fortalezas. Abrázate a ellas y procura potenciarlas. Por supuesto, también debes trabajar por aquellos puntos flacos que te dan inseguridad, pero sin estar enfocando todo el tiempo en ellos. 
  • Identifica cuáles son las etiquetas que te dices sobre ti mismo y cuestiónalas. «Soy tímido y no puedo relacionarme con nadie». ¿Estás seguro? Piensa en las veces que conversaste con un vecino en el ascensor o con el chófer desconocido de un taxi. Muchas veces, esas etiquetas son impuestas por otros, las escuchas y te apoderas de ellas sin que sean del todo ciertas. 
  • Reconoce cuáles son aquellos pensamientos negativos que desatan la cascada posterior de autoboicot y aprende a detenerlos. Puedes ser mediante alguna actividad o trayendo a tu mente algún recuerdo positivo.
  • Aprende a imaginar una mejor versión de ti mismo, visualizándote en situaciones en las que te ves triunfante, feliz, alcanzando tus objetivos. También puedes pedir a alguien de confianza una opinión sobre ti mismo, actuando en determinada circunstancia. Así podrás obtener una perspectiva diferente, más matizada y menos pesimista, que te abre a muchas formas de ver las cosas. 
  • Deja de idealizar la meta y valora más el proceso. Si solo tienes una mentalidad exitista y te concentras en cumplir un objetivo, si no logras hacerlo, te quedas con el fracaso y la frustración. Sin embargo, te pierdes de aprender del camino y de reconocer todo lo que diste e hiciste. 
  • Identifica cuáles son las excusas de las que echas mano con frecuencia para dejar de usarlas. 
Mujer miedo al fracaso
Compararse con los demás, tener pensamientos fatalistas y la baja autoestima conllevan a un constante autosabotaje.

La suerte encuentra a quien está preparado

Por supuesto, aunque se trata de una parte muy importante, el éxito no proviene solo de pensarse exitoso. También se trata de trabajar el autoconocimiento y de identificar aquellos aspectos en los que te luces y esos que requieren de un esfuerzo adicional porque te cuestan mucho. 

Asimismo, aquellas cosas que son importantes para ti requieren de compromiso y preparación, no que las dejes libradas al azar. De esta manera, puedes trabajar la seguridad y la autoconfianza para reducir las posibilidades de equivocarte en aquello que está bajo tu control. 

El éxito es tan probable como el fracaso, de modo que deja de empeñarte en solo una de las caras de la moneda. 

Te podría interesar...
Deja de ser perfeccionista
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Deja de ser perfeccionista

Ser perfeccionista es una cualidad cuando te lleva a hacer un mejor trabajo. No obstante, también puede llegar a ser un problema.



  • González, M. L. G., & Hernández, P. M. (2009). Estrés y adolescencia: estrategias de afrontamiento y autorregulación en el contexto escolar. Studium: Revista de humanidades, (15), 327-344.
  • Kelly JD 4th. Your Best Life: Perfectionism--The Bane of Happiness. Clin Orthop Relat Res. 2015;473(10):3108-3111. doi:10.1007/s11999-015-4279-9