Grooming: qué es y cómo prevenirlo

El grooming es un delito que se puede materializar de distintas formas, desde hablar de sexo con el menor hasta mantener el acto en sí. Descubre más detalles sobre este tipo de acoso.
Grooming: qué es y cómo prevenirlo

Escrito por Maria Margarita Barrios Quintero, 24 marzo, 2021

Última actualización: 24 marzo, 2021

Si bien es cierto que el uso de internet puede beneficiar el aprendizaje, alimentar la imaginación y desarrollar las habilidades comunicativas de los niños, es una actividad que debe estar bajo supervisión de los adultos, dados los distintos vicios que se han propagado por la red, como es el caso del grooming.

El grooming, traducido al español como ‘engaño pederasta’, es un tipo de acoso dirigido tanto a niños como a adolescentes. A pesar de que puede suceder en el mundo real, es más común que ocurra en internet, razón por la que los padres deben implementar configuraciones especiales para proteger a sus hijos.

¿Qué es el grooming?

El grooming o engaño pederasta es una forma de acoso sexual en la que un adulto se acerca a niños, adolescentes y jóvenes con la intención de ganar su confianza, crear lazos emocionales y, luego, involucrarlos en una actividad sexual.

Este delito se puede materializar de distintas maneras, ya sea al hablar de sexo, pedir fotografías íntimas o practicar el acto en sí. También existe la posibilidad de que el groomer o abusador busque introducir al menor en una red de prostitución infantil o utilizarlo para la creación de material pornográfico.

Ahora bien, aunque el engaño suele hacerse con más frecuencia vía internet, pueden existir groomers en el entorno en que se manejan los niños. El acosador puede estar entre los familiares, en el vecindario, en la escuela o en la iglesia.

Dado que necesita la confianza del niño y la familia, se puede acercar con una identidad falsa o valiéndose de una posición de poder o reputación profesional. Del mismo modo, puede ofrecer ayuda, dar regalos e invitarlos a viajes, paseos y fiestas.

En el online grooming, nombre con el que se conoce a este tipo de acoso cuando es realizado por internet, el abusador se presenta como un menor y se expresa como lo haría una persona de la misma edad que la víctima.

Un estudio publicado en Journal of Child Sexual Abuse demostró que los acosadores pretendían ser más jóvenes cuando se trataba de acercarse a víctimas del sexo masculino.

Por su parte, busca ganarse su confianza hasta convencerlo de que le envíe fotografías íntimas o se concrete un encuentro. También podría enviarle contenido sexual al menor, lo que se traduce en una forma de violencia que puede resultar igual de peligrosa.

Uso de internet de los niños.
El uso de internet de los niños debe estar supervisado, de manera que se reduzcan las posibilidades de caer en redes de abuso o en prácticas nocivas.

¿Cómo detectar si mi hijo es víctima del grooming?

El ciberacoso se basa en la manipulación y el engaño. Si tu hijo llegó al punto de la extorsión y el chantaje después de compartir una imagen íntima, notarás cambios en sus hábitos, estados de ánimo y la forma en la que se relaciona con los otros.

Hábitos

Cuando un menor es víctima de grooming suele haber un cambio en sus hábitos. Aunque no todos actúan de la misma manera, algunos de los comportamientos más comunes son los siguientes:

  • Pasar mucho tiempo conversando con una persona.
  • Sentir nerviosismo cuando estás cerca y está hablando con el abusador.
  • Ocultar sus conversaciones.
  • Disminuir su capacidad de concentración e interés en otras actividades.
  • Faltar a clases y bajar sus calificaciones.
  • Padecer trastornos alimenticios.

Ánimo

El grooming también puede afectar los estados de ánimo de tu hijo. Este podría presentar cambios repentinos de humor (tristeza, irritabilidad, indiferencia), reacciones agresivas y tensión constante.

Relaciones

Dado que cambian sus hábitos, intereses y estados de ánimo, es normal que las relaciones de tu hijo con los demás se vean perjudicadas. Presta atención si observas comportamientos de este estilo:

  • Cambiar su grupo de amigos de forma repentina o sin ninguna explicación.
  • Reaccionar de forma extrema cuando se tocan ciertos temas en una conversación o se bromea al respecto.
  • Dejar de salir de casa por miedo o inseguridad.
  • Disminuir la comunicación con las personas que apoyan de forma natural al menor (familiares, amistades, docentes).
  • Cambiar la forma en la que se relaciona con los adultos.

Físico

Por último, están los cambios físicos que se pueden evidenciar a través de dolores y mareos frecuentes, lesiones sin explicación y modificaciones en el lenguaje corporal al estar con ciertas personas.

Consejos para prevenir el grooming

Como padres, es necesario controlar y supervisar la forma en la que los niños usan internet. Para ello te proponemos algunos consejos que podrían evitar que tus hijos padezcan un abuso de este tipo.

Enseña a tus hijos a navegar de forma segura

Para evitar que tus hijos se conviertan en víctimas del grooming debes enseñarles hábitos de navegación segura, como no iniciar sesión en equipos compartidos, no conectarse a redes de personas desconocidas, no proporcionar o dejar visible imágenes o información personal.

Del mismo modo, es recomendable establecer algunas normas del uso de internet en casa para garantizar la seguridad. Por ejemplo, fijar un horario y lugar de uso (de preferencia, un espacio común).

Mantente alerta a sus conversaciones en línea

Los niños tienden a considerar que una persona no es desconocida después de hablar un par de veces con esta. Y si se considera que el atacante puede ser alguien que conozcan en persona, el riesgo es aún mayor.

En ese sentido, los padres deben estar atentos a las conversaciones que sus hijos mantienen y enseñarles a ser cautelosos con respecto a su información personal.

Evita prácticas riesgosas

Prácticas como el sexting son muy comunes entre los adolescentes. Sin embargo, porque sean comunes no quiere decir que representen menos riesgos.

En internet es fácil suplantar la identidad de otras personas, por lo que se debe evitar a toda costa compartir imágenes íntimas o concretar encuentros con desconocidos.

Ten cuidado al utilizar la cámara

Si el niño es muy pequeño o no cuenta con la madurez suficiente para tener su propio teléfono móvil u ordenador, es mejor que su contacto con internet continúe siendo a través de ti.

De esta forma puedes evitar que envíen fotos o realicen videollamadas en la que muestren planos íntimos sin querer o sin estar conscientes.

Háblale a tus hijos sobre los posibles vicios de internet

Cuando le hablas a tus hijos sobre el amor, la sexualidad y las relaciones saludables podrían ser menos propensos a ser víctimas de grooming. Del mismo modo, si son lo suficientemente grandes, deben saber sobre este tipo de peligros que plagan la web y cómo actuar.

Esto va de la mano con fomentar la comunicación con tus hijos. De este modo, no habrá secretos y podrás conocer de forma transparente las páginas que visita y los amigos con los que se comunica de manera frecuente. Así mismo, tendrán una mayor confianza para acudir a ti si se siente incómodo.

Adultos en internet que realizan grooming.
Los adultos que utilizan internet para acosar a niños y adolescentes pueden ser parte de la misma familia o círculo de confianza.

Supervisa el uso que tus hijos le dan a internet

Un menor de edad no puede conectarse a internet sin supervisión de un adulto. Es una buena práctica hacerlos conscientes del por qué lo haces, hasta que aprendan a navegar de manera segura y responsable.

Hazte de los sistemas de control parental. Incluso algunos teléfonos actuales ya vienen preinstalados con una aplicación que permite limitar el uso de actividades.

El grooming requiere cuidado de los padres

Internet tiene dos caras; puede ser en extremo beneficioso, como también puede hacerte topar con lo peor de los seres humanos. Un caso terrible es el acoso sexual de personas sin escrúpulos a niños o adolescentes. Como padre o tutor responsable debes tomar medidas para que tu ser querido no sea víctima del grooming.

Tener una charla con tus hijos de los peligros que corren al navegar por internet, explicarle que existen personas con malas intenciones, tener cuidado con la cámara de los dispositivos móviles y mantenerte alerta de las conversaciones en línea que mantienen son algunas de las tácticas que podrían ayudarte a evitar una experiencia desagradable.

Te podría interesar...
Acoso escolar: cómo detectarlo a tiempo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Acoso escolar: cómo detectarlo a tiempo

¿Tu hijo sufre de acoso escolar? Es momento de actuar para ayudar a tu hijo a solucionar el problema que enfrenta y erradicarlo completamente de tu...



  • Greene-Colozzi, E. A., Winters, G. M., Blasko, B., & Jeglic, E. L. (2020). Experiences and Perceptions of Online Sexual Solicitation and Grooming of Minors: A Retrospective Report. Journal of child sexual abuse, 29(7), 836–854. https://doi.org/10.1080/10538712.2020.1801938
  • van Gijn-Grosvenor, E. L., & Lamb, M. E. (2016). Behavioural Differences Between Online Sexual Groomers Approaching Boys and Girls. Journal of child sexual abuse, 25(5), 577–596. https://doi.org/10.1080/10538712.2016.1189473
  • Gandolfi, C. E., Mosillo, M., Del Castillo, G., Forni, G., Pietronigro, A., Tiwana, N., & Pellai, A. (2020). Online grooming: an analysis of the phenomenon. Minerva pediatrica, 10.23736/S0026-4946.20.05615-7. Advance online publication. https://doi.org/10.23736/S0026-4946.20.05615-7