Guía para primeros días del bebé en casa

Daniela Colmenares·
15 Marzo, 2021
Un bebé en casa, y en especial si es recién nacido, significa cambios para la familia. Pero no te preocupes, pues esos cambios son para bien porque el pequeño traerá alegrías a todos.

Un bebé en casa puede traer un poco de incertidumbre a los padres. Después del parto, el recién nacido y la madre cuentan con todo el apoyo y atención del médico, las enfermeras y los familiares durante la estancia en la clínica o el hospital. Sin embargo, cuando llega el momento de volver a casa, los padres primerizos se llenan de inquietud y muchas dudas.

El bebé es un ser indefenso, por eso, es indispensable que, como padre, sepas cómo actuar en esos 28 días en los que se le considera al bebé como recién nacido. Es importante conocer los cambios, las características y las posibles alteraciones que pueda tener en ese lapso de tiempo.

Los profesionales afirman que las mejores herramientas para sobrevivir a las primeras semanas serán el instinto, el cariño y el sentido común de los padres. Además, la adaptación será la base para que los primeros días en casa no se vuelvan un caos.

Bebé en casa: ¿cómo adaptarse?

Cuidados de un bebé en casa

El nacimiento de un bebé es una experiencia de inmensa felicidad para toda la familia. Sin embargo, al mismo tiempo, se trata de una nueva aventura que puede causarle temor a los padres primerizos.

Lo primero que los progenitores tienen que saber es que su rutina va a cambiar por completo y que la planificación será clave para que el estrés no se apodere de ellos. Tendrán que establecer rutinas, horarios y actividades que les permitan pasar tiempo con el bebé y también descansar.

Lee también: ¿Se puede usar el protector solar en los bebés?

Dar espacio a la madre y al bebé

La madre, al llegar a casa, desea compartir con su nueva familia, esposo e hijo y adaptarse a los nuevos momentos que van a vivir juntos. Por eso, no se debe invadir el espacio que necesita este nuevo hogar.

Al mantener al niño durante nueve meses en el vientre materno, el bebé estuvo en un ambiente cálido, con luz tenue y acompañado de la confianza y seguridad que le genera su madre. Una vez que nace, se enfrenta a un cambio de ambiente, sonidos, temperatura y sensaciones.

Es necesario entender sus sentimientos, angustias y ansiedad por lo desconocido. De esta manera, el proceso de adaptación de la nueva familia será ameno en todos los sentidos.

El bebé no necesita que lo cojan, lo toquen, lo muevan, ni invadan su espacio. En estos momentos lo que más necesita es la compañía de su madre, que le genera calma y seguridad.

Organizar la habitación del bebé en casa

Habitación del bebé.

Al diseñar el cuarto del bebé en casa, crea un ambiente cálido, relajante, confortable y adaptado a sus necesidades. Piensa en la distribución de la habitación funcional para ti y tu pareja. Al escoger los colores, recuerda los tonos neutros para no alterar a tu bebé. Por ejemplo, azul cielo, melón, verde claro y amarillo pastel son tonos que crean una sensación de paz y tranquilidad.

Asegúrate de tener el espacio libre de obstáculos para evitar tropiezos. Los niños sienten unas ganas incontrolables de curiosear su entorno, así que evita todos los peligros. Es decir, no dejes a su alcance objetos que se pueda meter en la boca o con los que se pueda hacer daño. Crea un entorno libre de posibles peligros en el que puedas moverte con seguridad.

Distingue lo que es necesario de lo que es prescindible. Ten lo básico tomando en cuenta que en su dormitorio hay tres acciones que vas a realizar en torno al bebé: vestirlo, cambiarlo y acostarlo. Por eso, las tres cosas fundamentales que debe tener su habitación son la cuna, el cambiador y el armario.

Colaborar en aquellas tareas que la madre exija

Tras el parto, la madre necesita mucho apoyo, ya que no podrá realizar algunas tareas del hogar. Por ejemplo, una madre con un niño recién nacido no puede limpiar la casa porque se encuentra en una etapa de cuarentena en la que solo debe tiene que recuperarse y estar al cuidado de su hijo.

En ningún momento el niño puede quedarse solo y sabemos que, como su madre, también necesita bañarse y descansar. Por esta razón, precisa la compañía de alguien para poder realizar estas cosas sin sentir temor de que al bebé pueda pasarle algo.

En este sentido, es importante que la mamá no esté sola en casa y cuente con el apoyo de personas allegadas, ya sea esposo, madre o tía. Más allá del apoyo físico que puedan darle, también es importante el apoyo moral y sentimental para alentarla y subir su estado de ánimo.

Evitar tantas visitas

Sabemos que todo el mundo quiere conocer al recién nacido. Sin embargo, para el niño no es bueno que tanta gente esté a su alrededor, pues le provocan fatiga y estrés. En este caso, establece horas de visita y evita que al niño lo carguen tanto.

No cabe duda que la llegada de un nuevo integrante a la familia es sinónimo de felicidad. Sin embargo, los primeros días los familiares pueden participar colaborando con cosas que la madre permita y necesite.

Ver también: Beneficios de dar papillas de frutas a los bebés

La emoción de los primeros días del bebé en casa

Madre abrazando a su recién nacido.

Un bebé en casa no tiene por qué preocuparte. Tras nueve meses de espera, el pequeño finalmente llega al hogar y sabemos que para toda la familia es una dicha poder conocer al nuevo integrante. Sin embargo, los primeros días del bebé en casa deben ser de calma, ya que se encontrará en un proceso de adaptación.

Estos primeros días son realmente importantes para que la madre aprenda a organizarse y a darle todo el cariño y amor a su hijo. Pero también necesita apoyo sentimental y físico para afrontar de la mejor manera esta nueva etapa. Por eso, darle palabras de aliento y no agobiarla es el mejor apoyo que le pueden brindar familiares y amigos. De esta manera, ella se sentirá segura de lo que está haciendo y desempeñará un excelente rol como madre.