Habituación a las drogas: qué es, tipos y características

La habituación a las drogas nos enseña un principio: ante un consumo prolongado, será necesario aumentar las dosis para obtener el mismo efecto. Es el proceso que puede derivar en una adicción.
Habituación a las drogas: qué es, tipos y características
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 14 noviembre, 2022

La habituación a las drogas se puede definir con una analogía a cualquier situación de la vida diaria. Por ejemplo, una persona que vive al frente de una discoteca; los primeros días experimentará dificultades para dormir a causa del ruido. Luego se acostumbrará y podrá conciliar el sueño. El sueño se verá impedido solo cuando el ruido cambie y sea más fuerte.

Ahora bien, este es el mismo proceso que sucede con la habituación a las drogas. Al principio, cierta sustancia será suficiente para tener determinados efectos; luego será necesario más y más. Veamos por qué es tan peligrosa.

¿Qué es la habituación a las drogas?

Si hay algo que nos caracteriza a los seres humanos es la capacidad de aprendizaje y adaptación. En diferentes niveles de complejidad, muchas de nuestras experiencias dejan huellas mnémicas que funcionan como guías de acción para situaciones futuras.

En este sentido, uno de los niveles de aprendizaje más primitivo es aquel que se conoce como habituación. Se refiere a la disminución de una respuesta ante la presencia de un estímulo que se presenta en repetidas ocasiones.

Ahora bien, la habituación a las drogas, también conocida como tolerancia, es aquella situación por la cual una misma cantidad de droga, consumida en repetidas ocasiones, empieza a disminuir sus efectos. Es decir, la persona “se acostumbra” a la sustancia psicoactiva.

Cada vez necesita mayores cantidades para obtener el mismo efecto.

Características

La habituación a las drogas se caracteriza por los siguientes aspectos:

  • Acontece a nivel del sistema nervioso central: no se debe a una adaptación de los sentidos.
  • No se explica por el cansancio de la persona: cuando existe una situación de fatiga, hay una disminución de la respuesta. No es ese el mecanismo aquí.
  • Se trata de una respuesta innata.
  • Es específica al estímulo: tanto un aumento como una disminución se deben a un estímulo en particular.
  • Puede existir recuperación de la respuesta: con el tiempo, una respuesta que se había perdido o que había disminuido, puede volver a presentarse en el estado inicial.

En este sentido, es posible afirmar que la habituación tiene beneficios. O sea, nos permite acostumbrarnos a determinados estímulos (por ejemplo, el ruido) sin que tengamos que preocuparnos una y otra vez.

Sin embargo, la habituación a las drogas entraña cierta peligrosidad porque se maneja a través de una regla indirecta: mientras más sustancia, menos efecto. Se necesita más sustancia para mantener o lograr ciertas sensaciones.

Drogas de diseño.
Las drogas que generan habituación esconden la escalada del consumo, que es la necesidad de aumentar las dosis para obtener el mismo efecto.


Tipos de habituación

Existen distintos tipos de habituación. Vamos a repasarlas.

Habituación vinculada a la farmacocinética

Cuando hablamos de los efectos farmacocinéticos, nos referimos a aquellos efectos del organismo sobre la droga. Lo que hace el cuerpo con la sustancia en términos de absorción, síntesis y eliminación.

Este tipo de habituación a la droga se produce tras el consumo repetido, cuando el cuerpo acelera los procesos de degradación. La droga desaparece más rápido del organismo.

Habituación vinculada a la farmacodinámica

En este caso, nos referimos a la actuación de la droga sobre el organismo, a partir de la interacción droga-receptor. Con el consumo repetido de la sustancia, los receptores de la droga se acostumbran o habitúan, por lo que cada vez necesitan mayores dosis.

Tolerancia cruzada

Se refiere a aquel proceso por el cual una persona que consume reiteradas veces determinada sustancia, también presentará tolerancia o se habituará a sustancias similares. Por ejemplo, la heroína y la morfina.

Tolerancia inversa

Es aquella situación en la que, con dosis inferiores, se obtiene el mismo efecto de una sustancia. Es decir, va en el sentido contrario o esperado a lo que sucede con la habituación.

Esto puede explicarse por la acumulación o reserva de la droga en determinados tejidos, que luego es liberada. En otros casos, se debe a una mayor sensibilidad de los receptores.

La tolerancia inversa nos señala la posibilidad de que aparezcan fenómenos de sobredosis sin haber aumentado la cantidad de consumo habitual.

¿En qué se diferencia la habituación de la dependencia?

El proceso del consumo de una sustancia que deriva en una adicción, empieza por la habituación. Acostumbrarse incita a consumir mayores cantidades para lograr el efecto. Así, podría derivar en una dependencia y, finalmente, en la adicción o consumo problemático.

Para profundizar un poco más, debemos decir que la dependencia se caracteriza por las siguientes características:

  • Tolerancia.
  • Pérdida de control.
  • Hábito de consumo estereotipado.
  • Síntomas propios del síndrome de abstinencia.
  • Requiere de tratamiento para poder salir de esta situación.
  • Imposibilidad de abandonar el consumo de la sustancia, a pesar de las consecuencias negativas.
  • Deseo intenso y persistente por consumir una sustancia, también conocido como craving. A diferencia de la habituación, que implica un deseo no compulsivo.
Mujer con adicción.
El proceso que culmina en la adicción establecida a una sustancia puede iniciarse con la habituación.

El camino a la dependencia

No se llega a generar dependencia de un día para el otro. Se trata de un proceso complejo, sostenido, que ha pasado por una serie de fases.

Entre dichas fases, encontramos las siguientes, de acuerdo a la propuesta de Becoña Iglesias:

  1. Predisposición: hay factores que influyen y predisponen al consumo. Es decir, aumentan o disminuyen la posibilidad de que una persona inicie el camino.
  2. Conocimiento: se trata de saber los efectos que produce determinada droga. También implica la disponibilidad de la sustancia.
  3. Experimentación: el punto anterior puede llevar a que las personas decidan tomar contacto con la droga.
  4. Consolidación: es el tránsito del uso al abuso.
  5. Abandono o mantenimiento: dependiendo de las consecuencias, la persona se mantendrá en el consumo o se alejará del mismo.
  6. Posible recaída: cuando se consolidó la adicción, resulta difícil salir de dicha situación.
En síntesis, la tolerancia es la antesala de la dependencia.


Todo consumo problemático empezó siendo «poco»

En un comienzo, casi cualquier consumo empieza siendo en pequeñas cantidades. A los que recién se inician en el mundo de las drogas, les basta una pequeña dosis para llegar a ese estado de placer o de euforia.

Sin embargo, la habituación nos demuestra que aquello que parecía poco o insuficiente, deriva en una demanda mayor por parte del cuerpo, que quiere repetir la experiencia placentera. Entonces, es importante no subestimar los comienzos.

También será fundamental evitar la negación del consumo. De lo que se trata es de conocer cómo funciona el cuerpo en interacción con las drogas, para evitar consecuencias indeseadas y perjudiciales. La prevención no solo requiere conocer los efectos, sino también prestar atención a otros factores, como la edad de inicio y las circunstancias.

Te podría interesar...
¿Cómo evitar la recaída en las adicciones? 9 consejos importantes
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo evitar la recaída en las adicciones? 9 consejos importantes

Comprender cómo evitar la recaída es un aspecto indispensable en todo proceso de superación de las adicciones. Conoce cómo prevenirla.



  • Becoña, E. (1999). Bases teóricas que sustentan los programas de prevención de drogas. Madrid: Plan Nacional sobre Drogas.
  • Corujo Lorenzo, L. (2014). Consideraciones sobre el consumo problemático de sustancias psicoactivas en adolescentes.
  • Hernández López, T., Roldán Fernández, J., Jiménez Frutos, A., Mora Rodríguez, C., Escarpa Sánchez-Garnica, D., & Pérez Álvarez, M. T. (2009). La edad de inicio en el consumo de drogas, un indicador de consumo problemático. Psychosocial Intervention18(3), 199-212.
  • Martín-Villa, J. C. (2019). Diferenciación anatómica y funcional de la corteza insular: implicaciones en el aprendizaje y consumo de drogas.
  • Seevers, M. H. (2019). Characteristics of dependence on and abuse of psychoactive drugs. In Chemical and biological aspects of drug dependence (pp. 13-22). Crc Press.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.