¿Qué hacer si mi bebé rechaza el pecho?

¿Qué pasa cuando tu bebé rechaza el pecho? ¿Puede haber solución para esto? En este artículo descubrirás las causas y algunas posibles soluciones.
¿Qué hacer si mi bebé rechaza el pecho?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 17 febrero, 2021.

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 17 febrero, 2021

Última actualización: 17 febrero, 2021

La lactancia materna es muy importante para cualquier recién nacido. La leche de la madre es un alimento único que está especialmente diseñado para nutrir al niño. Pero, ¿qué ocurre si tu bebé rechaza el pecho?

Esto es algo que puede pasarte y no debes sentirte mal por ello. Existen algunas causas que es necesario que conozcas para ponerle fin a la situación.

¿Por qué es tan importante la lactancia materna? Porque según la Asociación Española de Pediatría (AEPED) tiene múltiples ventajas. Entre ellas destacan el bienestar emocional, la reducción del riesgo de sufrir cáncer de mama y de ovario y la recuperación tras el parto.

Cuando un bebé rechaza el pecho todas estas ventajas quedan apartadas, pues muchas madres terminan desilusionadas. No saber lo que está pasando no ayuda. Así que vamos a intentar resolver esto.

¿Qué es la huelga o crisis de la lactancia?

El hecho de que un bebé rechace el pecho de su madre se denomina huelga o crisis de la lactancia. Pero este término solo es válido si se mantiene durante un tiempo prolongado.

Por mucho que le ofrezcas el pecho a tu bebé y este tenga hambre, de igual manera lo rechaza. Sabemos que es muy frustrante, pero esta reacción tiene su razón de ser.

¿Has vuelto a tu trabajo y estás menos tiempos con él? ¿Alguna vez te ha mordido el pezón y lo has apartado bruscamente o has reaccionado con un fuerte grito? ¿Le han salido los dientes? Estas preguntas pueden ser determinantes.

¿Qué puede estar molestando al bebé?

Existen varias cosas de las que puedes no ser consciente que molestan a un bebé. Estas son las causantes de que tu hijo rechace el pecho. Conocerlas te brindará un gran alivio.

¡Al menos sabrás lo que le puede estar sucediendo! Más adelante también te daremos algunos consejos para ponerle solución.

Madre sujetando a su bebé llorando.
Muchas causas interfieren con el proceso de lactancia y conocerlas permite planificar una solución.

Ruido ambiental

Puede parecer que no tiene importancia, pero para dar de mamar a tu bebé conviene que estés en un sitio tranquilo y sin demasiado ruido. El exceso sonoro y de personas alrededor provocan que el bebé rechace el pecho.

Obstrucción nasal

Vigilar que el bebé tiene las fosas nasales libres es importante. Si no puede respirar bien no podrá mamar y esto provoca que rechace el pecho, debido a que ya sabe lo que va a pasar. Así que utiliza un aspirador nasal para niños

Cambios en la rutina

Si has empezado a trabajar y esto ha supuesto un cambio en las rutinas, el bebé puede reaccionar rechazando el pecho. Es como su manera de quejarse y protestar frente a algo no le está gustando. Puede suceder lo mismo si te has mudado recientemente.

Olores

Si tu bebé rechaza el pecho y nada de lo anterior coincide con las posibles causas, fíjate si has cambiado de champú, de gel de cuerpo o de colonia. Los bebés pueden rechazar los nuevos olores y esto hace que no quieran tomar el pecho.

Poca leche

Otra de las razones por las que el bebé puede estar rechazando el pecho está en la producción de leche. El niño no estará cubriendo sus necesidades alimentarias y esto puede hacer que reaccione con un destete precoz, como bien lo afirma la AEPED.

Experiencia previa desagradable

Una última de las posibles causas por las que tu bebé rechaza el pecho puede estar relacionada con alguna experiencia desagradable. Un dolor en la boca en el momento de mamar porque le estaban saliendo los dientes o un grito por tu parte porque te ha mordido.

¿Qué puedo intentar para romper esta crisis?

Existen diferentes modos de romper con esta huelga o crisis de la lactancia. No podemos asegurarte de que todos te vayan a funcionar, ya que cada caso es un mundo. Pero, ¿por qué no intentarlo? Aquí te dejamos algunas opciones.

No lo presiones

A esto le vamos a dedicar un apartado porque es importante. Presionar a tu bebé para que retome el pecho es un error. Deja que sea él quien vuelva a agarrarlo.

Una buena forma de hacerlo es reforzando el contacto piel con piel. En la bañera o en la cama haz que ese vínculo dure lo que tenga que durar. Puede que con este simple gesto termine volviendo a mamar.

Utiliza un portabebés

A pesar de que los carritos son muy cómodos, un portabebés puede ser estupendo para resolver esta situación. Estará cerca de tu pecho y si es en contacto con tu piel mejor. Si le entra hambre tendrá cerca la fuente de alimentación. ¿Por qué no lo pruebas?

Escoge un ambiente tranquilo

Si la posible causa por la que el bebé rechaza el pecho es el ruido o las distracciones, puedes probar un ambiente más tranquilo. Una habitación o una zona en la que no haya demasiadas personas y todo esté en calma. Esto puede ser la solución que necesitabas.

Lactancia materna en un lugar tranquilo.
La tranquilidad al momento de amamantar es clave para que la conexión sea la adecuada y el niño disfrute el espacio.

Adopta otro tipo de postura

Puede ser una buena manera de favorecer a que tu bebé tome el pecho sin forzarlo a adoptar determinadas posturas. Por ejemplo, en posición lateral. Pruébalo, ya que quizás lo que no le convence es la postura de siempre.

Ofrecerle el pecho cuando duerme

Esta es una estupenda técnica para que el bebé amamante. Ellos lo hacen de una manera automática. Al estar a punto de dormirse se encontrará tranquilo y relajado. Ponte a su lado en posición lateral, piel con piel.

No dejes que pase hambre

Si tu bebé pasa hambre estará mucho más irritable y habrá más probabilidades de que rechace el pecho. Así que no te aconsejamos que hagas esto. ¿Lo mejor? Ofrecérselo cuando le toque, aunque no quiera.

Si el bebé rechaza el pecho hay formas de solucionarlo

Recuerda nunca forzar a tu bebé para que tome el pecho y que es importante que tengas en cuenta todos los consejos anteriores. Sobre todo, el contacto piel con piel.

Los recién nacidos son muy sensibles a cualquier cambio de rutina u horario. En todo caso, no dudes en acudir al pediatra. Seguro que conoce mejor tu caso y te puede dar recomendaciones personalizadas.

Te podría interesar...
8 beneficios de la lactancia para la madre y el bebé
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
8 beneficios de la lactancia para la madre y el bebé

Los múltiples beneficios de la lactancia materna se han reconocido durante muchos años. ¿Sabes por qué es importante amamantar? ¡Descúbrelo!



  • Sabillón, F. (1998). Diferentes patrones de succión. Honduras Pediátrica19(4), 91-93.
  • Urquizo Aréstegui, R. (2014). Lactancia materna exclusiva:¿ siempre?. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia60(2), 171-176.
  • Vizcaíno Urresta, N. I. (2016). Relación entre la angustia materna y el rechazo del bebé a la lactancia. Estudio realizado desde la teoría psicoanalítica con 5 madres de bebés de hasta 8 meses de edad de la ciudad de Quito en el año 2016 (Bachelor's thesis, PUCE).