¿Qué hacer si mi hijo se golpea en los dientes de leche?

Actuar con calma y conocimiento es necesario si tu hijo se golpea un diente de leche. Entérate aquí cómo ayudar a tu pequeño en esta situación.
¿Qué hacer si mi hijo se golpea en los dientes de leche?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 10 marzo, 2022

Los niños son curiosos e inquietos. Por eso los golpes y las caídas son situaciones bastante frecuentes en la infancia. Si tu hijo se golpea en los dientes de leche durante esos accidentes debes saber cómo actuar.

Los traumatismos dentarios pueden ocurrir por distintos motivos y a cualquier edad. Pero si las piezas afectadas son las temporarias, las acciones a tomar y las terapéuticas son diferentes a las usadas en dientes permanentes.

Es importante tener en cuenta la estrecha relación de las raíces de las piezas de leche que reciben el golpe con los dientes definitivos que se están formando por debajo, en el interior del hueso. Esto es lo que hace distinta la manera de enfrentar el problema según la dentición afectada.

En este artículo te contamos los motivos y los síntomas de los traumatismos en las piezas temporarias. Además, compartimos un paso a paso de lo que debes hacer si tu hijo se golpea los dientes de leche.

Motivos por los que tu hijo se golpea en los dientes de leche

La dentición temporaria aparece alrededor de los 6 y 8 meses. A los 3 años ya están los 20 elementos de leche en la boca que cumplirán sus funciones hasta la época del recambio dental.

El cambio de dientes deciduos por los permanentes sucede desde los 6 años hasta cerca de los 12 o 13. Por lo tanto, durante casi toda la infancia habrá dientes de leche en la boca de los pequeños, susceptibles a golpearse.

Los traumatismos dentales en la infancia son lesiones que afectan los elementos dentarios y sus tejidos de sostén. La mayoría de las veces ocurren como consecuencia de caídas y accidentes domésticos.

En el caso de las piezas de leche, la causa más común es la caída del niño cuando empieza a caminar y movilizarse por sí mismo. Suelen ser golpes contra el suelo o los bordes de las mesas o sillas que están a su altura.

La falta de equilibrio y los tropiezos con alfombras, escalones y otros objetos los llevan a golpearse la boca. Tumbarse de los andadores es otro de los causantes.

Cuando los pequeños crecen, los golpes en la boca suelen ocasionarse durante los momentos de juegos. Sobre todo cuando estos se tornan bruscos.

Las caídas de bicicletas, columpios, patines y patinetas son otros de los causantes de los traumatismos dentales en los infantes. Correr sobre pisos mojados y la práctica de algunos deportes también puede llevar a lastimarse los dientes. Asimismo, los accidentes de tránsito y el maltrato infantil son causantes de lesiones en los dientes de leche.

Síntomas de los traumatismos de dientes en los niños

Cuando tu hijo se golpea los dientes de leche, el traumatismo puede manifestarse de distintas formas. Y aunque el daño sea en una pieza que en algún momento se va a salir, no es motivo para despreocuparse.

Como adelantamos, en el interior del hueso se están formando los elementos permanentes. Por lo que el golpe en la pieza temporaria puede repercutir en la que aún no salió.

Los traumatismos dentales en los niños suelen suceder luego del primer año de vida, en la edad preescolar y entre los 8 y los 10 años. Por su mayor exposición, las piezas dentarias más afectadas son los incisivos centrales superiores.

Al producirse un golpe en la boca del niño nos podemos encontrar con distintas situaciones:

  • Fractura dentaria: se rompe un pedazo del diente en la zona de la corona o la raíz.
  • Movilidad dentaria.
  • Desplazamiento del diente: la pieza dentaria se desplazó de su ubicación habitual en el alveolo hacia un costado (luxación), hacia afuera (extrusión) o hacia dentro (intrusión).
  • Expulsión del diente fuera de la boca (avulsión).
  • Lesiones en tejidos blandos: cortes en la lengua, los labios y las mejillas.
  • Compromiso óseo: en casos más graves se puede comprometer el hueso que sostiene los dientes. Será el odontólogo quien lo diagnostique.
Boca de un niño.
Los dientes de los niños se traumatizan, con frecuencia, cuando el pequeño se cae jugando o realizando actividades cotidianas.

¿Qué hacer cuando tu hijo se golpea los dientes de leche?

Saber cómo actuar si tu hijo se golpea en los dientes de leche es fundamental para poder controlar la situación. Responder con rapidez y conocimiento ayudará a tu pequeño a sentirse mejor y favorecerá el pronóstico del problema.

A continuación, compartimos los pasos que deberás tener en cuenta si tu hijo se golpea en los dientes de leche.



Mantén la calma

El momento del golpe de tu hijo puede generarte tensión, nerviosismo y malestar. Pero debes procurar mantener la calma para actuar con consciencia y enfocarte en atender a tu pequeño.

Lo más frecuente es que junto con el diente se lastimen los tejidos blandos de la boca. Y las lesiones en la lengua, el labio y las encías se acompañen de sangrado.

No te asustes si ves mucha sangre. Aunque sea una situación que te ponga intranquila, no siempre es síntoma de gravedad.

Es importante que no le demuestres tu ansiedad al niño. Y mucho menos que lo regañes o le pidas explicaciones. Deberás ayudarlo a que él también se tranquilice.

Limpia cuidadosamente las heridas con un paño limpio y agua y has presión sobre ellas. Con esto ayudarás a frenar el sangrado. Y a la vez ayudarás al niño a calmarse y dejar de llorar.

Pasados unos minutos, el sangrado será menor y podrás observar las consecuencias del golpe. Deberás inspeccionar la boca con cuidado para no reabrir las heridas. Mirar los tejidos blandos y las piezas dentarias te permitirá valorar la realidad para actuar en consecuencia.

Presta atención y observa si falta un trozo de diente, si las piezas dentarias se mueven o no están en la posición habitual. También mira si se ha salido un elemento o si el niño no puede morder de manera correcta. En este momento es importante valorar si las piezas afectadas son temporarias o definitivas.

¿Cuándo llevar al niño al dentista?

Si tu hijo se golpea en los dientes de leche siempre lo ideal es llevarlo al odontólogo para que el profesional evalúe la situación. Pues muchas veces puede parecer que todo está bien, pero hay lesiones internas que no se perciben a simple vista.

Una evaluación y tratamiento a tiempo podrán evitar futuras complicaciones. Por lo tanto, programa una cita con el dentista si tu pequeño ha sufrido un golpe.

De todos modos, existen situaciones precisas en las que es conveniente comunicarte de inmediato con el odontopediatra:

  • Hay un corte profundo en los tejidos blandos.
  • Falta un trozo de diente.
  • Los dientes se mueven o están en una posición anormal.
  • El niño no puede morder igual que antes.
  • Se han salido uno o más dientes de la boca.

En estos casos es pertinente actuar con rapidez. Si notas alguno de estos síntomas lleva al pequeño al dentista de inmediato. Esto mejorará el pronóstico de la situación y evitará complicaciones y tratamientos más complicados.

En el consultorio, el profesional evalúa la situación explorando la boca y tomando radiografías. Estas últimas permiten valorar el estado del hueso, las raíces y los gérmenes de los dientes permanentes que se están formando. Pues estos últimos también pueden resultar afectados por el golpe en las piezas de leche.

Y en función del diagnóstico se realizará el tratamiento pertinente. Si el niño pierde la consciencia, está desorientado o presenta vómitos luego del golpe, será necesario acudir con urgencia a un hospital.



¿Qué hacer si el diente de leche se ha roto o fracturado?

Como ya mencionamos, si un diente se rompe es motivo para acudir al dentista. Es importante mencionar la fractura dentaria al momento de comunicarte con el odontopediatra para que priorice su atención. Además, podrá asesorar a los padres sobre cómo actuar hasta llegar a la clínica.

Las fracturas dentarias pueden afectar al esmalte, la dentina y en los casos más graves comprometer la pulpa del diente. En estas últimas circunstancias habrá mucho dolor y se verá un punto rojo o sangre en la rotura de la pieza dentaria. Requiere, entonces, ser atendido con mayor urgencia.

En el caso de encontrar el fragmento del elemento dentario fracturado, se lo puede buscar para llevar a la cita odontológica. Se lo debe transportar en agua destilada o leche tibia y acudir de inmediato al odontólogo.

El profesional evaluará si es pertinente usarlo o restaurar la pieza de otra manera. Pero nunca se deben intentar pegar las partes de manera doméstica. Esto puede resultar muy peligroso para el niño.

¿Qué hacer si el diente de leche se ha salido?

Otra de las consecuencias de los golpes en la boca puede ser la salida por completo de una pieza de leche fuera de la cavidad. Esto en odontología se conoce como avulsión dentaria.

Y aunque notar que falta un diente en la boca de tu pequeño puede resultar estresante, recuerda mantener la calma. Lo que se tiene que hacer es comprimir la herida con una gasa limpia durante unos minutos y no tocar la zona afectada con las manos.

Luego hay que comunicarse de inmediato con el odontopediatra y contarle lo sucedido. El profesional te pedirá información sobre el tipo de pieza perdida, si el diente se ha perdido entero o si notas algo extraño en los elementos vecinos.

Y te indicará consejos de cómo actuar hasta llegar al consultorio dental. Pues deberás acudir con urgencia para que atiendan a tu hijo de inmediato.

Al tratarse de un elemento de leche, la pieza perdida no debe reinsertarse en la boca. Por lo tanto, no hace falta buscarla y llevarla al consultorio. De todos modos, esto lo indicará el odontólogo durante la comunicación.

En general, los dentistas prefieren no volver a insertar los dientes de leche en su alveolo. Es que este procedimiento podría dañar el elemento permanente que se está formando y ante el riesgo siempre se elige cuidar a la pieza definitiva.

Dependiendo la edad del niño y el tiempo que falte para la salida del diente definitivo, el dentista buscará la mejor terapéutica para el caso. Puede considerar colocar un aparato o una prótesis que acompañe el crecimiento maxilar para guardar el espacio para la correcta erupción del permanente y prevenir malposiciones.

¿Y si los dientes se mueven o están fuera de lugar?

Esta es otra de las razones que mencionamos que ameritan acudir con urgencia el dentista. Un diente que contacta antes de tiempo al morder o una pieza dentaria hundida hacia adentro o un costado debe reubicarse de inmediato.

Pues estos cambios no solo interfieren en la mordida y en la estética del pequeño. También pueden ocasionar daños en las piezas permanentes.

El dentista debe evaluar estos daños y reubicar la pieza en su sitio. Luego las inmovilizará con férulas por un tiempo. Si notas estas posiciones extrañas cuando tu hijo se golpea los dientes de leche no deberás tocar la zona.

Mucho menos tratar de acomodar el diente por tus medios. Como mencionamos, deberás acudir al dentista con prontitud para que tu pequeño reciba el tratamiento adecuado.

Consulta de odontopediatra por diente roto.
La consulta debería existir siempre que haya un traumatismo, para que el profesional decida el mejor curso de acción para el pequeño.

Cuidados en el hogar

Los consejos que hasta aquí compartimos son los que deberás practicar de inmediato cuando tu hijo se golpea los dientes de leche. Pero luego de pasado el momento de urgencia y recibido el tratamiento oportuno, habrá otros cuidados a considerar para favorecer la recuperación de la boca:

  • Dieta blanda y fría: ofrecer alimentos blandos, fáciles de comer y frescos ayuda a disminuir la inflamación de la zona. Yogures, helados, gelatinas y batidos son buenas opciones para alimentar a tu pequeño durante los días siguientes al golpe.
  • Higiene oral: la higiene bucodental no se debe descuidar a causa de un traumatismo. El cepillado deberá realizarse con movimientos suaves y puede que el odontólogo indique utilizar algún gel antiséptico especial. El resto de la boca se sigue limpiando con normalidad.
  • Evitar el uso de chupetes, tetinas o que el niño se chupe el dedo: esto genera fuerzas excesivas en la zona traumatizada que dificultan la recuperación.
  • Prestar atención a las complicaciones: deberás observar y controlar la zona golpeada por la posibilidad de que aparezcan complicaciones a largo plazo. Estar atento a la inflamación de la encía, a un granito de pus, al cambio de color de la corona o que el diente comience a moverse antes de tiempo pueden indicar que algo no está bien. Ante estos síntomas deberás consultar al odontopediatra.
  • Controlar: acudir a revisiones de control con la frecuencia que indique el odontólogo hasta la salida del diente permanente.

Prevenir los traumatismos dentales

Los golpes en los niños son una situación bastante común durante la infancia. Los juegos y la exploración hacen casi inevitable sufrir alguna caída que termine en llanto o que aparezca algún moretón.

Pero algunos cuidados simples pueden disminuir las chances de que los pequeños se lastimen. Procurar que los espacios donde los niños se desplazan sean seguros es un buen comienzo. Para esto se deben retirar mesas pequeñas, alfombras y otros objetos peligrosos cuando los bebés comiencen a caminar. También es buena idea evitar el uso de andadores.

Asimismo, es importante enseñar a los infantes a no jugar de manera violenta. Aunque a ellos les parezca divertido, golpear a otros niños con objetos o dar empujones puede llevar a sufrir traumatismos.

Enseñanzas como no correr en los bordes de la piscina y usar la escalera al salir de la misma o evitar saltar de los columpios en movimiento también son importantes. Y al practicar deportes o andar en bicicleta y patines se debe colocar la protección adecuada.

Con los cuidados necesarios puedes disminuir las posibilidades de que tu niño sufra un golpe grave. Y si de todos modos tu hijo se golpea los dientes de leche, ahora ya sabes cómo actuar. Poniendo en práctica nuestros consejos podrás intervenir con el conocimiento y la tranquilidad que tu pequeño necesita para enfrentar este momento incómodo.

Te podría interesar...
Traumatismo dental: ¿qué es y qué tipos existen?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Traumatismo dental: ¿qué es y qué tipos existen?

Un traumatismo dental puede manifestarse de distintas maneras. Aquí las detallamos y te contamos los tratamientos disponibles.



  • García Ballesta, C., Pérez Lajarín, L., & Castejón Navas, I. (2003). Prevalencia y etiología de los traumatismos dentales: Una revisión. RCOe8(2), 131-141.
  • Sánchez, T. B., Avila, J. O. T., Segueo, M. S., & Gil, L. P. (2016). Traumatismos dentarios en niños y adolescentes. Correo Científico Médico de Holguín20(4), 741-756.
  • Barbería, E., Borrell, C., Bravo, N., Silva, C. C., & Maroto, M. (2010). Traumatismos en los dientes temporales. Causan secuelas en los dientes permanentes?.
  • Chávez Sarabia, J. C. (2013). Consecuencias de la avulsión en piezas temporales en la edad escolar (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • López Garcés, K. N. (2021). Factores predisponentes de traumatismos dentales en niños (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Ávila Rivera, C., Cueto Urbina, A., & González Ríos, J. (2012). Caracterización del traumatismo dentoalveolar que afecta a los tejidos de soporte en dientes temporales. International journal of odontostomatology6(2), 157-161.
  • Espinoza Chamorro, A. S. (2018). Traumatismos dentoalveolares en niños y adolescentes.
  • Chávez Toapanta, E. S. (2021). Protocolo del manejo clínico del diente avulsionado. Revisión Sistemática.
  • Tewari, N., Bansal, K., & Mathur, V. P. (2019). Dental trauma in children: a quick overview on management. The Indian Journal of Pediatrics86(11), 1043-1047.
  • Kelly, O. Dental trauma. Don't Forget The Bubbles.
  • Andreasen, J. O., Bakland, L. K., Flores, M. T., Andreasen, F. M., & Andersson, L. (2011). Traumatic dental injuries: a manual. John Wiley & Sons.