Hemorragias nasales en los niños: ¿Cómo manejarlas?

Hay muchos "consejos" que no siempre ayudan a detener el sangrado de nariz, pero hay una sola solución fácil y efectiva para manejar este problema.
Hemorragias nasales en los niños: ¿Cómo manejarlas?
Sergio Alonso Castrillejo

Revisado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 13 octubre, 2020.

Escrito por Ángel Rodríguez, 13 abril, 2019

Última actualización: 13 octubre, 2020

Las hemorragias nasales en los niños son comunes, pero también pueden ser atemorizantes por lo impresionante que resulta ver la sangre brotar por la nariz. Sin embargo, por lo general, no conllevan ningún peligro y pueden ser fácilmente detenidas.

Lo más importante es mantener la calma y seguir unas simples recomendaciones. Lo normal es que la hemorragia se pase en poco tiempo. Solo en algunos casos no muy frecuentes es necesario buscar ayuda médica.

Por ello, a continuación, te invitamos a conocer un poco más sobre las hemorragias nasales en los niños para que puedas actuar oportunamente cuando se presenten.

¿Por qué ocurren las hemorragias nasales?

Niño con sangre en la nariz
Las causas de la hemorragia nasal pueden ser diversas, desde golpes hasta simplemente los ambientes secos.

La causa más común de las hemorragias nasales en los niños es la rotura de uno de los pequeños vasos sanguíneos de la nariz, provocando la salida de sangre conocida como ‘epistaxis‘.

Aproximadamente, el 95 % de los sangrados se generan en la parte más próxima a las fosas nasales y se conoce como ‘epistaxis anterior’. Sin embargo, cuando se origina en la parte más profunda, se llama epistaxis posterior. No obstante, es bastante raro que los niños tengan hemorragias nasales posteriores.

Lo más común en este último caso es que haya una mayor cantidad de sangre y sea más difícil de controlar. Cuando aparece este tipo de hemorragia, es primordial acudir al médico de forma inmediata.

En este sentido, las causas que originan estas roturas, tal y como evidencia esta información de KidsHealth, pueden ser varias, aunque las más comunes son las siguientes:

Cuando las hemorragias nasales en los niños ocurren con mucha frecuencia, puede deberse a que los capilares del interior de la nariz están irritados o no hayan cicatrizado bien de una rotura anterior. En esos casos, un doctor puede buscar una solución más duradera.

También es recomendable buscar ayuda médica si la hemorragia es producto de algún golpe externo en la nariz o en la cabeza. En casos poco comunes, puede haber un problema de coagulación de sangre que también debe ser tratado por un especialista.

¿Qué hacer si hay hemorragia?

Un procedimiento muy simple es suficiente para detener las hemorragias nasales en los niños:

  1. Toma un pañuelo de papel o un toalla y aprieta la nariz por la zona blanda, debajo del tabique.
  2. Mantén la presión e inclina la cabeza del niño hacia adelante.
  3. Después de 10 minutos, deja de presionar lentamente. No dejes de apretar demasiado pronto, puesto que la hemorragia podría volver a surgir.
  4. Después de haber controlado el sangrado, no dejes que tu hijo se suene o se hurgue o se frote la nariz. Es importante que el pequeño esté relajado.
  5. Si aún sigue sangrando, vuelve a hacerlo durante otros 10 minutos. Si aun así continúa sangrando, lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes.

Hay creencias populares que no son las más acertadas, por eso, a continuación, te prevenimos de lo que no debes hacer:

Chica sangrando por la nariz
Inclinar la cabeza hacia atrás es uno de los métodos más utilizados pero que no son recomendables.
  • No hagas que el niño se acueste. Es mejor que permanezca de pie o sentado.
  • No inclines la cabeza del pequeño hacia atrás, puesto que podría hacer que la sangre bajara hacia la garganta y provocarle náuseas o vómitos.
  • No hurgues su nariz, ni pongas objetos dentro como algodones o pañuelos de papel porque pueden empeorar la hemorragia en lugar de cortarla.

Acude al médico si observas alguno de estos síntomas

  • Además de la hemorragia, el niño siente mareos, está débil o parece que se vaya a desmayar.
  • La hemorragia es consecuencia de un golpe en la cabeza.
  • La hemorragia es más fuerte de lo normal
  • Hay moretones en otras partes del cuerpo.
  • Le sangran otras partes del cuerpo, como las encías.

¿Cómo prevenir las hemorragias nasales en los niños?

Para prevenir las hemorragias nasales en los niños se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Mantén cortas las uñas de los más pequeños para que no se corten si se hurgan la nariz.
  • Humedece el ambiente del hogar. Si el clima es muy seco, puedes humedecer la nariz de tu niño con sprays nasales, aunque lo más recomendable es consultar previamente con tu médico para que te oriente al respecto.
  • Si tu hijo hace algún deporte de contacto físico, asegúrate de que lleva equipo protector o de seguridad adecuado.

En definitiva, si a tu hijo le empieza a sangrar la nariz, recuerda mantener la calma y aplicar el método descrito. En caso de complicaciones o dudas, acudir al médico siempre será la mejor solución.

Te podría interesar...
Quemaduras en niños: cómo actuar
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Quemaduras en niños: cómo actuar

Las quemaduras son uno de los accidentes domésticos más habituales. En el caso de quemaduras en niños, hay que prestar especial atención.