HIIT en personas con enfermedades cardíacas: beneficios y recomendaciones

La actividad física tiene muchas ventajas para los pacientes que padecen afecciones cardíacas. Sin embargo, cada vez más estudios avalan la práctica de rutinas HIIT o de alta intensidad.
HIIT en personas con enfermedades cardíacas: beneficios y recomendaciones
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Jonatan Menguez

Última actualización: 26 enero, 2022

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad, mejor conocido como HIIT, es un tipo de rutina cada vez más abordada por deportistas y entrenadores. Se caracteriza por alternar períodos cortos de ejercicios intensos con descansos o actividades menos fuertes. Diversos estudios demostraron que el entrenamiento HIIT en personas con enfermedades cardíacas tiene mejores beneficios que otras rutinas.

Las patologías relacionadas con el corazón afectan a millones de pacientes alrededor del mundo y son una de las principales causas de muerte. Por este motivo, trabajar el estado físico de quienes las padecen es fundamental. Sin embargo, para poner en práctica estos entrenamientos se deben seguir las indicaciones de los profesionales y contar con un seguimiento personalizado.

Beneficios que tiene el ejercicio físico para la prevención y el tratamiento de enfermedades cardíacas

Realizar actividad física tiene múltiples beneficios para la salud, tanto en el aspecto físico como en el mental. Según la Organización Mundial de la Salud, aporta a la prevención de enfermedades cardiovasculares, mejora las habilidades de razonamiento y reduce los síntomas de depresión y ansiedad.

Por este motivo, se recomienda que las personas que padecen alguna cardiopatía se mantengan activas. Las actividades físicas son un método común en el tratamiento de las patologías del corazón. En general, las rutinas continuas de intensidad moderada siempre estuvieron más asociadas con los buenos resultados en la rehabilitación cardíaca.

Sin embargo, investigaciones recientes, como la realizada por la Universidad de Queensland, evidencian la efectividad del HIIT en personas con enfermedades cardíacas. En especial, sobre pacientes con afecciones en las arterias coronarias.

La doctora Jenna Taylor, una de las responsables de la investigación, sugiere que el entrenamiento de alta intensidad es eficiente al momento de mejorar la aptitud cardiorrespiratoria, causante principal de mortalidad.

Entrenamiento HIIT en personas con enfermedades cardíacas: ¿qué sugieren los estudios?

La OMS indica que los problemas cardíacos son una de las principales causas de muerte en todo el mundo. En 2019, la cardiopatía isquémica ocupó el primer lugar.

Con estas motivaciones, algunos estudios se centraron en la comparación de ejercicios de variada intensidad en pacientes con tratamientos de rehabilitación cardíaca. Por ejemplo, el que realizaron especialistas de diferentes universidades del Reino Unido, que observaron los efectos de las rutinas de intensidad moderada en algunos pacientes. Mientras que otro grupo realizó ejercicios HIIT.

Los investigadores tenían como objetivo hacer un seguimiento y evaluar la seguridad de este tipo de entrenamiento para pacientes cardíacos. Además, se propusieron comparar la efectividad de rutinas con variada intensidad. Durante 8 semanas se monitorearon a las personas participantes.

Un grupo respetó el programa HIIT y otro el de intensidad moderada. Se centraron en trabajos de fuerza y resistencia, debiendo cumplir al menos el 80 % de las sesiones indicadas.

El grupo de HIIT debía llegar a un objetivo de entrenamiento de 10×1 minuto en la cuarta semana. Mientras que el de intensidad moderada debía alcanzar los 20 minutos de ejercicio continuo también al cumplir el mes.

Rutina HIIT.
Las rutinas HIIT son intensas y plantean ejercicios de corta duración que se alternan con descansos también cortos.

¿Quiénes participaron en el estudio?

Cabe aclarar que para ingresar en el programa se debían cumplir ciertos requisitos, como una revascularización exitosa tras una intervención coronaria. Además, pertenecer a un rango etario de 18 a 75 años y ser pacientes clínicamente estables durante más de 2 semanas.

Por otro lado, quedaban excluidas las personas con las siguientes dificultades:

  • Síntomas de isquemia.
  • Estenosis de la arteria coronaria izquierda.
  • Arritmia ventricular comprometida.
  • Enfermedad cardíaca valvular.
  • Incapacidad para cumplir las pautas de participación de ejercicio y entrenamiento.
  • Isquemia inducida por el ejercicio.
  • Fracción de eyección del ventrículo izquierdo menor al 40 %.


Resultados

Entre los resultados más significativos se observaron cambios destacables en el pico máximo de consumo de oxígeno. Además, mejoras en la calidad de vida basadas en una rutina diaria más activa.

Se determinaron beneficios en la reserva cardíaca y en la salud cardiovascular general. El informe indica que estos resultados fueron más notorios en los pacientes que cumplieron la rutina de alta intensidad, reduciendo todas las causas de muerte en un 15 %.

En conclusión, se demostró que el HIIT en personas con enfermedades cardíacas representa mejoras más importantes que las rutinas de intensidad moderada. Sobre todo en aspectos como el pico máximo de consumo de oxígeno. Claro que este tipo de entrenamiento debe estar recetado, diseñado y monitoreado por especialistas, dentro de un proceso de rehabilitación cardiovascular.

Otras investigaciones que lo avalan

Otro estudio, publicado en la revista especializada Heart, Lung and Circulation, se propuso determinar qué tipo de entrenamiento tiene mejores resultados en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias. Para eso monitorearon a 472 personas, de las cuales 218 realizaron rutinas HIIT y 254 de intensidad moderada.

Los investigadores observaron que el primer grupo tuvo un incremento más pronunciado en el pico máximo de capacidad cardiorrespiratoria. Algo que coincide con los resultados del estudio anterior. Sin embargo, los pacientes con actividades de intensidad moderada fueron asociados con una disminución más pronunciada de la frecuencia cardíaca en reposo y del peso corporal.

Por último, en el trabajo realizado por la Universidad de Queensland se observaron mejoras en todos los pacientes que practicaron actividad física. En un recorrido anual, quienes llevaron a cabo rutinas HIIT tuvieron mayores beneficios.

Rehabilitación cardiovacular.
La rehabilitación cardiovascular es siempre guiada por profesionales. Tras un infarto, por ejemplo, los ejercicios deben ser pautados y con seguimiento estricto.


Consejos para el entrenamiento HIIT en personas con enfermedades cardíacas

La implementación de este tipo de rutinas en pacientes en rehabilitación debe estar recomendada y monitoreada por profesionales de la medicina. Diversos estudios, como el que realizó la publicación Journal of the American Heart Association, concluyeron que existe un bajo riesgo de seguridad en el entrenamiento HIIT durante la rehabilitación cardíaca.

En dicho estudio se analizó la evolución de 1117 pacientes y, aunque se determinó un bajo riesgo, es recomendable concretar las rutinas de manera gradual. Esto incluye un calentamiento previo y una hidratación constante, tanto en pacientes cardíacos como en cualquier persona.

Te podría interesar...
Riesgo cardiovascular: ¿cómo ayuda la dieta y el ejercicio?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Riesgo cardiovascular: ¿cómo ayuda la dieta y el ejercicio?

El riesgo cardiovascular disminuye cuando se adopta un estilo de vida saludable, basado en una dieta sana y la práctica regular de ejercicio.



  • McGregor, Gordon et al. “High-intensity interval training versus moderate-intensity steady-state training in UK cardiac rehabilitation programmes (HIIT or MISS UK): study protocol for a multicentre randomised controlled trial and economic evaluation.” BMJ open vol. 6,11 e012843. 16 Nov. 2016, Diponible en: http://doi:10.1136/bmjopen-2016-012843
  • Wewege, Michael A et al. “High-Intensity Interval Training for Patients With Cardiovascular Disease-Is It Safe? A Systematic Review.” Journal of the American Heart Association vol. 7,21 (2018): e009305. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30376749/
  • Bizzozero Peroni, Bruno, Díaz Goñi, Valentina,  Efectos del entrenamiento aeróbico y de fuerza combinados vs entrenamiento aeróbico sobre capacidad aeróbica y fuerza muscular en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias. Revista Ciencias de la Actividad Física [Internet]. 2020;21(1): . Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=525661706002
  • Segovia, Victoria et al. “El Entrenamiento Físico Restaura La Variabilidad Del Ritmo Cardiaco En La Insuficiencia Cardiaca. Revisión Sistemática.” Archivos de Cardiología de México 87.4 (2017): 326–335. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.acmx.2016.12.002
  • BURDIAT RAMPA, GERARD,  Programa práctico de Rehabilitación Cardiovascular. Revista Uruguaya de Cardiología [Internet]. 2006;21(3): . Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=479749396009