Hipogonadismo: todo lo que debes saber

Por lo general, el hipogonadismo influye sobre el desarrollo de los caracteres sexuales en ambos sexos. Sus causas se clasifican en primarias, secundarias y terciarias. Lo abordamos aquí.
Hipogonadismo: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 02 febrero, 2021.

Última actualización: 02 febrero, 2021

El hipogonadismo consiste en la disminución de la actividad de las glándulas sexuales. Esto suele ser consecuencia de trastornos hormonales subyacentes, tanto en el hombre como en la mujer.

Los síntomas son muy variados, llegando inclusive a provocar infertilidad en algunos pacientes. Si quieres saber un poco más sobre esta condición, ¡sigue leyendo!

Tipos de hipogonadismo

Las gónadas son las glándulas sexuales masculinas o femeninas, por lo que una de sus principales funciones es la liberación de hormonas. Cuando esto sucede en pocas cantidades o de forma anómala se habla de hipogonadismo.

La actividad de las gónadas (que son los ovarios en las mujeres y los testículos en los hombres) depende, a su vez, de otra cascada hormonal. Esta se denomina eje hipotálamo-hipófisis-gónada, ya que involucra sustancias que comunican los tres órganos:

  • Hipotálamo: produce y libera GnRH, mejor conocida como hormona liberadora de gonadotropinas.
  • Hipófisis: libera tanto la hormona luteinizante (LH) como la foliculoestimulante (FSH).
  • Gónadas: los testículos liberan testosterona, mientras que los ovarios hacen lo suyo con los estrógenos.

Cuando ocurren problemas en cualquiera de estos tres niveles puede generarse un cuadro clínico de hipogonadismo. Esto sucede de forma similar en hombres y mujeres, ya que las hormonas hipotalámicas e hipofisarias son idénticas. Con motivos prácticos, dividiremos las alteraciones en tres tipos: primarias, secundarias y terciarias.

Médico explica el aparato genital femenino.
Las gónadas femeninas son los ovarios y no solo producen óvulos, sino también hormonas.

Causas del hipogonadismo

El hipogonadismo primario ocurre cuando el problema o patología se encuentra en las gónadas. El secundario afecta a la glándula hipófisis o pituitaria. Por último, el terciario a la función del hipotálamo. A continuación te explicaremos las causas más frecuentes de cada uno.

Hipogonadismo primario

Como las gónadas no producen hormonas sexuales (o lo hacen de forma incorrecta) también se lo conoce como hipogonadismo hipogonadotrópico.

En los hombres, el síndrome de Klinefelter es una de las patologías congénitas más frecuentes de este grupo. Se trata de una enfermedad cromosómica en la que el paciente nace con los cromosomas sexuales XXY, en vez del típico patrón XY. Puede pasar desapercibido, pero la infertilidad es una de las consecuencias que motivan la consulta.

Por otro lado, hay patologías que pueden afectar a los ovarios tanto durante el desarrollo intrauterino como en la infancia. La disgenesia gonadal, la hipoplasia ovárica constitucional y el síndrome de ovarios resistentes son algunos ejemplos. Esta última es una condición rara en la que las gónadas no son capaces de reaccionar a los estímulos hormonales hipofisarios.

Hipogonadismo secundario

También se conoce como hipogonadismo hipergonadotrópico. En este caso, las patologías son similares tanto en hombres como en mujeres, a pesar de que puede variar la incidencia.

Los tumores de hipófisis son una causa frecuente, en especial los prolactinomas. Estos se caracterizan por alteraciones en la secreción de la hormona prolactina, la que tiene un papel importante desde el punto de vista sexual. Un exceso de esta sustancia puede reducir la liberación de testosterona y de estrógenos.

Según una publicación de la Clínica Mayo, los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • En los hombres: disfunción eréctil, crecimiento de las mamas (ginecomastia) y pérdida del deseo sexual.
  • En las mujeres: períodos menstruales irregulares y secreción de leche a través de las mamas, por fuera de la lactancia materna.

Hipogonadismo terciario

Comprende las patologías del hipotálamo, capaces de producir trastornos en las hormonas sexuales. Sin embargo, como este órgano se encarga de regular una gran cantidad de funciones, es probable que existan varios síntomas asociados.

El síndrome de Kallmann es un ejemplo representativo y es una patología genética ligada al cromosoma X. Por lo tanto, tiene una marcada incidencia en los hombres. El hipotálamo es incapaz de secretar la hormona GnRH, produciendo todos los signos y síntomas de hipogonadismo que veremos más adelante.

Además, los pacientes tienen dificultad para percibir los olores de forma parcial (hiposmia) o total (anosmia). Los defectos dentales, los problemas auditivos y algunas patologías quirúrgicas congénitas (como la criptorquidia) se presentan con mayor incidencia en estos pacientes.

Síntomas

Los síntomas más representativos, sin importar el sexo, son los problemas en el desarrollo de los caracteres sexuales, en especial en las enfermedades congénitas.

En los hombres puede provocar retraso en el desarrollo de la masa muscular, voz muy aguda, falta de crecimiento del pene y los testículos, crecimiento exagerado de las extremidades (algo muy común en el síndrome de Klinefelter) y ginecomastia.

En las mujeres genera cambios en el humor, sofocos y problemas con la menstruación, la que tiende a ser irregular. También puede presentarse falta del desarrollo mamario y crecimiento de las caderas.

Los trastornos adquiridos (como el prolactinoma) provocan alteraciones hormonales y sexuales fáciles de detectar por la presentación abrupta de los síntomas.

¿Qué pruebas se hacen para diagnosticar el hipogonadismo?

La evaluación clínica es fundamental para que el médico sospeche de un cuadro de hipogonadismo. En ocasiones, este puede pasar desapercibido hasta que se manifiesta la infertilidad, lo que suele ser el motivo de las consultas al especialista.

Durante el proceso diagnóstico se podrían solicitar los siguientes estudios:

  • Niveles de hormonas en sangre: esto permite confirmar con facilidad el tipo de hipogonadismo que presenta el paciente. Las sustancias que miden son la LH, la FSH, la testosterona y los estrógenos.
  • Genéticos: permiten determinar la presencia de alteraciones cromosómicas que expliquen los síntomas.
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear: cuando se sospecha de alguna patología en la hipófisis o el hipotálamo, estos estudios permiten ver la presencia de tumores y otras alteraciones anatómicas.
  • Biopsias: los patólogos pueden realizar un examen microscópico de las gónadas con la finalidad para llegar a un diagnóstico definitivo.
Cariotipo para detectar hipogonadismo.
Los cariotipos son estudios genéticos que detectan alteraciones cromosómicas, las que son una de las causas del hipogonadismo.

Opciones de tratamiento

Este aspecto depende de la causa de la enfermedad. En aquellos pacientes con hipogonadismo primario, la terapia de reemplazo hormonal suele ser efectiva para disminuir los síntomas, aunque la frecuencia de los efectos adversos es elevada.

Los tumores hipofisarios, por ejemplo, requieren evaluación por un neurocirujano para planificar la extracción quirúrgica en caso de que se considere necesario. Los trastornos adquiridos pueden ser reversibles, aunque dependen de las características particulares de cada paciente.

Iniciar la consulta con la sospecha

En caso de presentar alguno de los síntomas mencionados a lo largo de este artículo, lo más recomendable es acudir al médico de confianza. En un primer momento, la valoración puede ser realizada por un médico de familia, internista o endocrinólogo. Dependiendo del caso, alguno de estos profesionales podría referir a otro especialista.

Te podría interesar...
Pubertad precoz: causas y tratamiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Pubertad precoz: causas y tratamiento

La pubertad precoz es una condición clínica que puede afectar el desarrollo sano de los niños. Aquí detallamos por qué sucede y cómo tratarlo.



  • Cañete Estrada R, Gil Campos M, Cañete Vázquez MD. Pubertad retrasada. Hipogonadismos. Protoc diagn ter pediatr. 2019;1:253-66.
  • Jubiz W, et al. Hipogonadismo masculino: causas, genética, diagnóstico y tratamiento. Colombia Médica 2007;38(1):84-91.
  • Rohani F, Alai MR, Moradi S, Amirkashani D. Evaluation of near final height in boys with constitutional delay in growth and puberty. Endocr Connect. 2018;7:456-59.
  • Chanson, Philippe, and Dominique Maiter. "Prolactinoma." The pituitary. Academic Press, 2017. 467-514.
  • Seftel AD. Male hypogonadism. Part I: Epidemioloy of hypogonadism Int J Impot Res 2006; 18: 115-120.
  • Soliman AT, De Sanctis V. An approach to constitutional delay of growth and puberty. Indian J Endocrinol Metab. 2012;16:698-705.
  • Vinci G, Anjot MN, Trivin C, Lottmann H, Brauner R, McElreavey K. An analysis of the genetic factors involved in testicular descent in a cohort of 14 male patients with anorchia. J Clin Endocrinol Metab 2004; 89: 6282-6285.