Hojas de nabo: nutrición, beneficios y usos en la cocina

¿Tienes hojas de nabo? Para disfrutarlas te decimos cómo cocinarlas y explotar todos los beneficios que pueden traer a la salud. ¡No te pierdas el artículo!
Hojas de nabo: nutrición, beneficios y usos en la cocina
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 05 Mayo, 2021.

Última actualización: 05 Mayo, 2021

Cuando pensamos en el nabo nos imaginamos la raíz. Sin embargo, las hojas de nabo también son un alimento, que aunque no ha sido el foco de atención en las investigaciones, se siguen estudiando dentro las verduras de hojas verdes por sus beneficios y aportes.

El nabo pertenece a la familia Brassicaceae, es decir, está emparentado con las crucíferas más populares, como el brócoli y el coliflor. A diferencia de sus parientes, las hojas de nabo son poco conocidas dentro de la cocina, pero son vehículo de una amplia gama de nutrientes y fitoquímicos activos que le permiten formar parte de una dieta saludable.

Si continuas leyendo este artículo descubrirás todas los beneficios, el valor nutricional y las aplicaciones culinarias de las hojas de nabo. Así las podrás incluir muy pronto en tu dieta.

Propiedades nutricionales de las hojas de nabo

Desde el punto de vista nutricional, las hojas de nabo destacan por su alto contenido de vitaminas y minerales. De acuerdo al índice ANDI, que mide la densidad de nutrientes en los alimentos, estas verduras de hoja tienen una puntuación muy alta, con un valor de 1000.

De acuerdo con Catamayo y Valderrama, el contenido de minerales totales en las hojas de nabo es de casi el 14 %, por encima de las proteínas y las grasas. Veamos cuáles son los principales micronutrientes.

Vitamina A y carotenoides

Una taza de hojas de nabo cocidas puede llegar a aportar 540 microgramos, es decir, 69 % del valor recomendado en adultos. Estos valores corresponden a los betacarotenos que predominan en estas hojas y que se convierten en vitamina A una vez que se ingieren.

La revista Ámbito Farmacéutico señala que la vitamina A previene la ceguera y refuerza la visión, hidrata la piel, favorece el crecimiento, fortalece el sistema inmunitario y participa en la síntesis de proteínas y diferenciación celular.

Vtiamina A.
La vitamina A presente en las hojas de nabo favorece la salud ocular y dermatológica, a través de los precursores que son los betacarotenos.

Vitamina K

Al igual que otras hojas verdes, las hojas de nabo son una excelente fuente de vitamina K. Aportan unos 529 microgramos por cada taza, que representa 5 veces el valor recomendado.

Esta vitamina ayuda al cuerpo a coagular la sangre, a mantener la salud ósea y los vasos sanguíneos en buen estado. Es por esta razón que reduce el riesgo de ateroesclerosis, osteoporosis y hemorragias.

Ácido fólico

Una taza de hojas de nabo cocidas puede cubrir el 42 % del requerimiento de ácido fólico, con 180 microgramos. Un nutriente esencial para la síntesis de ADN y para la prevención de defectos del tubo neural en el embarazo. También ayuda a regular el estado de ánimo, el apetito y el sueño.

Calcio, potasio y otros minerales

El calcio aportado por una taza de nabo cocida puede cubrir el 18 % del valor diario recomendado para un adulto. Este mineral influye de manera considerable en la mineralización de los huesos.

En cuanto al potasio, sus valores son elevados, logrando cubrir el 62 % de lo recomendado. El aporte de  hierro es de 1,15 miligramos por cada ración. Con esto se cubre el 14 % del requerido al día.

Beneficios de incluir hojas de nabo en la dieta

Una reciente revisión sobre las hojas de nabo ha asociado su consumo con efectos beneficiosos para la salud, ya que la presencia de fitoquímicos activos puede controlar una variedad de funciones en el organismo. Los principales compuestos incluyen los glucosinolatos y la mirosinasa, los flavonoides y la luteína.

Efecto antioxidante

Las hojas de nabo cocidas contienen una cantidad importante de flavonoides, como quercetina, kaempferol y miricetina, que destacan como potentes captadores de radicales libres. Ayudan a equilibrar la inflamación del cuerpo, prevenir el estrés oxidativo y proteger contra enfermedades crónicas, como las cardíacas.

Los compuestos azufrados, como los glucosinolatos y las enzimas mirosinasas, están relacionados con la posible prevención del cáncer. Tal como lo revela una revisión sobre el tema, a partir de ellos se forman otros compuestos (isotiocianatos y sulfurofanos) que aumentan la producción de enzimas de desintoxicación.

Protegen la salud ocular

Las hojas de nabo, además de betacarotenos convertidores de vitamina A, también contienen otros carotenoides, como la luteína y la zeaxantina. Estos pigmentos son capaces de proteger el desarrollo de enfermedades oculares, ya que como lo explica la revista Nutrition Journal, bloquean el daño de la luz una vez que es absorbida por el ojo.

Previenen el deterioro cognitivo

Los sulforafanos son un grupo de antioxidantes que se encuentran en las hojas de nabo y que protegen la salud del cerebro y su función cognitiva. Sus efectos protectores contra el estrés oxidativo podrían mejorar el alzhéimer y la demencia.

Un estudio de la revista Brain Research en animales experimentales expuestos a altos niveles de estrés oxidativo confirmó que aquellos que recibieron sulforafanos extraídos de las crucíferas experimentaron efectos neuroprotectores al compararlos con el grupo de animales control que no lo recibieron.

Pueden prevenir la diabetes y evitar complicaciones

La revista Nutrición Hospitalaria reitera que las complicaciones de la diabetes pueden controlarse con el consumo de antioxidantes. Los niveles altos de radicales libres pueden dañar las enzimas celulares, lo que resulta en una resistencia a la insulina. En los pacientes diabéticos se forman estos radicales por oxidación de la glucosa.

En este sentido, una revisión científica asegura que la ingesta de antioxidantes ayuda a controlar las cataratas, el colesterol alto, el aumento de peso y la presión arterial alta, entre otras complicaciones que se presentan en la diabetes. Las hojas de nabo contienen altos valores de flavonoides antioxidantes.

¿Cómo se pueden usar en la cocina las hojas de nabo?

Para tener buenos resultados en la cocina, debemos seleccionar hojas de nabo firmes y de color verde intenso. Las más pequeñas serán más tiernas y tendrán un sabor suave.

Al conservarlas en refrigeración mantendrán su frescura. ¿Cómo comerlas?:

  • Adicionadas a sopas y guisos.
  • En estofados, hervidos o salteados.
  • Crudas en ensaladas, en sándwiches, tacos o cualquier envoltura.

Si encuentras un sabor amargo en la hoja puedes hervir de manera rápida y de inmediato adicionar agua fría. Así conservarás el color verde brillante y atractivo. También se combinan con guisantes y arroz integral.

Coloca un puñado de hojas a una tortilla, preparar un batido verde fresco combinado con yogur o saltea con aceite de oliva extra virgen y un poco de pimienta y queso parmesano rallado. ¡Cocinalas de acuerdo a tu imaginación!

Ensalada con hojas de nabo.
Las hojas de nabo no siempre son tenidas en cuenta, pero hay variadas recetas que las admiten.

Precauciones con las hojas de nabo

Las personas que sufren de cálculos en los riñones deben evitar las hojas de nabo, al igual que otras hojas verdes. Estos alimentos contienen altos valores de oxalatos que pueden formar cristales renales o en la vesícula biliar.

No ingieras hojas de nabo junto con anticoagulantes, como la warfarina, ya que la vitamina K favorece la coagulación, afectando la acción del fármaco.

Las hojas de nabo contienen nitratos, que cuando se preparan en forma de jugos y se almacenan de forma incorrecta puede ser transformados en nitritos por parte de algunas bacterias. Según lo revelan algunos estudios, serían perjudiciales para la salud.

En el caso de los nitratos, pueden interactuar con ciertos medicamentos indicados para problemas cardíacos. Por esta razón, hay que consultar al médico antes de incluirlos en la dieta.

Las hojas de nabo ofrecen una buena gama de nutrientes y amplios beneficios a la salud. Sin embargo, recordemos que una alimentación saludable requiere de la variedad.

Te podría interesar...
Colinabo: valor nutricional, beneficios y cómo prepararlo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Colinabo: valor nutricional, beneficios y cómo prepararlo

Es posible que nunca hayas escuchado hablar del colinabo. Pero existe y es sabroso. Aprende a incluirlo en tu dieta y a disfrutarlo.



  • Pérez M., Ruano, A. Vitaminas y salud.  Ámbito Farmacéutico. 2004, 23, 8, 96-106.
  • Dejanovic GM, Asllanaj E, Gamba M, Raguindin PF, Itodo OA, Minder B, et al. (2021) Phytochemical characterization of turnip greens (Brassica rapa ssp. rapa): A systematic review. PLoS ONE 16(2): e024
  • Raquel Ccatamayo Oré; Virgilio Valderrama Pacho. Aprovechamiento agroindustrial de las hojas del Nabo Silvestre (Brassica sp.) mediante el proceso de deshidratado para la seguridad alimentaria. Editorial: Roma : Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), 2012.
  • Verkerk R, Schreiner M, Krumbein A, Ciska E, Holst B, Rowland I, De Schrijver R, Hansen M, Gerhäuser C, Mithen R, Dekker M. Glucosinolates in Brassica vegetables: the influence of the food supply chain on intake, bioavailability and human health. Mol Nutr Food Res. 2009, 53 Suppl 2:S219.
  • Zhang X, Shu XO, Xiang YB, et al. Cruciferous vegetable consumption is associated with a reduced risk of total and cardiovascular disease mortality. Am J Clin Nutr. 2011;94(1):240-246.
  • Mozaffarieh, M., Sacu, S. & Wedrich, A. The role of the carotenoids, lutein and zeaxanthin, in protecting against age-related macular degeneration: A review based on controversial evidence. Nutr J. 2003,  2, 20 .
  • Cuerda, L. M. Luengo, M. A. Valero, A. Vidal, R. Burgos , F. L. Calvo y C. Martínez. Antioxidantes y diabetes mellitus: revisión de la evidencia. Nutr Hosp. 2011;26(1):68-78. Disponible en: http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/5115.pdf.
  • Ping Z, Liu W, Kang Z, Cai J, Wang Q, Cheng N, Wang S, Wang S, Zhang JH, Sun X. Sulforaphane protects brains against hypoxic-ischemic injury through induction of Nrf2-dependent phase 2 enzyme. Brain Res. 2010 Jul 9;1343:178-85. .
  • Maritim AC, Sanders RA, Watkins JB 3rd. Diabetes, oxidative stress, and antioxidants: a review. J Biochem Mol Toxicol. 2003;17(1):24-38.
  • Liska D, Lyon M, Jones DS. Detoxification and biotransformational imbalances. Explore (NY). 2006 Mar;2(2):122-40.
  • Mateo Londoño Pereira, Briana Davahiva Gómez Ramírez. Nitratos y nitritos, la doble cara de la moneda. Rev Nutr Clin Metab. 2020;4(1). Disponible en: https://revistanutricionclinicametabolismo.org/public/site/202_Revision_Londono.pdf