¿Por qué la horchata es beneficiosa para la microbiota intestinal?

Se demostró en estudios recientes cómo el consumo de horchata logra cambios en la microbiota intestinal. Te contamos lo que dice la ciencia.
¿Por qué la horchata es beneficiosa para la microbiota intestinal?
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor.

Última actualización: 03 noviembre, 2022

La horchata es una bebida refrescante hecha con jugo de chufas machacadas mezcladas con agua y azúcar. Es típica de Valencia (España), aunque tiene variantes en América Latina. Se le conocen múltiples bondades para la salud, pero ¿es la horchata beneficiosa para la microbiota intestinal?

La microbiota o flora intestinal es un conjunto de bacterias que viven en el intestino. Tienen una especie de simbiosis con el cuerpo humano que habitan.

Estas bacterias se alimentan y sobreviven gracias a lo que comemos. Ellas protegen al organismo de enfermedades gastrointestinales y ayudan a la digestión y absorción de nutrientes.

¿Qué es la horchata?

La horchata, conocida también como orxata, es el nombre que se le da a un grupo de bebidas de origen vegetal que también pueden contener leche de animal. Es tradicional en España y en su receta original se hace con chufa. Esta es una planta herbácea que produce un tubérculo comestible.

Cuando se elabora la horchata, se inicia por el lavado del tubérculo y luego se pasa por un molino para triturar. Se deja un tiempo macerando y se prensa varias veces, hasta obtener el extracto final.

Luego se añade el azúcar y se tamiza. Aunque hay muchas personas que no le ponen azúcar. En sus variaciones, también se le añade canela, jugo de limón o cáscara de limón.

¿Qué es la microbiota intestinal?

En el tracto intestinal es donde se absorben los nutrientes que comemos. Esto no solo se consigue por el trabajo de los órganos, sino también por el aporte de la microbiota intestinal.

Algunos la consideran como el órgano más integrado al organismo. La realidad es que ambos son interdependientes y su equilibrio condiciona la salud humana.

En el intestino humano habita una numerosa y diversa cantidad de microorganismos, que en su mayoría son bacterias. Eso incluye unos 100 billones de bacterias de unas 500 a 1000 especies distintas, según refieren estudios.

Ahora, si la relación con esas bacterias es simbiótica y el cuerpo le da hábitat y comida, ¿qué proporcionan las bacterias a la salud humana?

Microbiota intestinal.
Para algunos investigadores, la microbiota debe considerarse un órgano más.

Funciones metabólicas

La microbiota desarrolla una serie de funciones metabólicas importantes para la vida:

  • Metabolización de los carbohidratos no digeribles. Tal es el caso de la fibra dietética, del almidón resistente y de los fructooligosacáridos.
  • Producción de ácidos grasos de cadena corta, como el ácido graso butírico.
  • Absorción de calcio, magnesio y hierro, disminuyendo el pH de la luz intestinal.
  • Producción de vitaminas, como la K, B12, ácido fólico y ácido pantoténico.

La microbiota intestinal es algo casi único para cada individuo. Se ha observado que el cambio, la aparición o la proliferación de algunas bacterias puede asociarse a mejoras en la salud.

Defensa ante enfermedades

La microbiota constituye una especie de barrera, ya que las bacterias ocupan un espacio e impiden la implantación de microorganismos extraños al ecosistema. El efecto de barrera es por la secreción de sustancias antimicrobianas que reducen la proliferación de otros seres vivos.

Funciones tróficas

Las bacterias intestinales ayudan a controlar la proliferación y la diferenciación de las células epiteliales. También contribuyen a desarrollar el sistema inmunitario.

Esto se ha demostrado en animales criados en asepsia, quienes muestran una baja concentración de flora intestinal y de células linfoides. Luego de la exposición a la flora convencional, aumenta el número de linfocitos y de inmunoglobulinas.



¿Qué dice la ciencia sobre la horchata y la microbiota intestinal?

Un estudio publicado en la revista Nutrients con 35 voluntarios a los que se les hizo beber 300 mililitros de horchata al día durante tres días, reveló que su flora intestinal tenía cambios significativos. Se observó mayor proliferación de bacterias buenas en sus heces.

Se identificaron tres enterogrupos distintivos antes de consumir horchata, caracterizados respectivamente por las abundancias relativas de Blautia , Lachnospira, Bacteroides , Ruminococcus Bifidobacterium. Tras consumir horchata, las muestras de todos los voluntarios se agruparon en dos grupos:

  • Uno enriquecido en AkkermansiaChristenellaceae Clostridiales.
  • Otro con una presencia de Faecalibacterium, Bifidobacterium y Lachnospira.

Las bacterias generadas por beber horchata incluyeron Akkermansia, que se asocia a la pérdida de peso, así como la Christenellaceae y la Clostridial. La Faecalibacterium está asociada al control de la glucosa, igual que Bifidobacterium y Lachnospira.



Podría ayudar a perder peso

En un estudio en el que se suplementó a pacientes obesos con Akkermansia se observó una mejoría en la resistencia a la insulina, reducción en los marcadores de disfunción hepática y una disminución en la circunferencia de la cadera. Por lo tanto, si la horchata estimula una microbiota rica en Akkermansia, sería una bebida para apoyar la pérdida de peso.

Otra investigación encontró que este subgrupo bacteriano tienen un papel importante en la regulación de la glucosa y el tejido adiposo. Cuando hay niveles muy bajos de esta bacteria en la microbiota intestinal se incrementan las afecciones inflamatorias y la diabetes.

Perder peso con la horchata.
Es posible que las modificaciones que genera la horchata en la microbiota estimulen una pérdida de peso en personas que están en una dieta pautada para tal fin.

Beneficiosa para el control de glucosa

La disminución de la bacteria Faecalibacterium se ha asociado con diferentes trastornos intestinales, como la colitis o la enfermedad de Crohn. Además, participa en múltiples procesos orgánicos antiinflamatorios, ya que produce butirato, un compuesto químico asociado también al control de la glucosa en sangre.

En estudios se ha encontrado que la suplementación con esta bacteria en pacientes con diabetes gestacional reduce significativamente la glucosa en la sangre. De modo que la horchata sería beneficiosa para la microbiota intestinal al ocasionar un cambio en las bacterias que producen sustancias antiinflamatorias.

A menor inflamación sistémica hay menor riesgo de desarrollar diabetes. En términos estrictos, una menor inflamación mejora el metabolismo de la glucosa.

¿Cuánta horchata se recomienda al día para mejorar la microbiota intestinal?

Son varios los estudios que demuestran el efecto de la horchata sobre la proliferación de bacterias beneficiosas en el intestino. Sin embargo, hay que tener ciertos cuidados con las cantidades a ingerir al día.

Cuando se consume en exceso puede causar diarrea. Por lo tanto, se recomiendan tomar hasta 300 mililitros de horchata de manera diaria, pero distribuida en 3 dosis de 100 mililitros.

Lo ideal sería no superar los 3 días seguidos de ingesta.
Te podría interesar...
4 beneficios de consumir horchata
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 beneficios de consumir horchata

Consumir horchata puede generar una serie de beneficios sobre la salud si se introduce en el contexto de una dieta variada.



  • Eckburg PB, Bik EM, Bernstein CN, Purdom E, Dethlefsen L, Sargent M, Gill SR, Nelson KE, Relman DA. Diversity of the human intestinal microbial flora. Science 2005; 308:1635-1638
  • Hooper LV, Midtvedt T, Gordon JI. How host-microbial interactions shape the nutrient environment of the mammalian intestine. Annu Rev Nutr 2002; 22:283-307.
  • Lievin V, Peiffer I, Hudault S, Rochat F, Brassart D, Neeser JR, Servin AL. Bifidobacterium strains from resident infant human gastrointestinal microflora exert antimicrobial activity. Gut 2000; 47:646-652.
  • Yamanaka T, Helgeland L, Farstad IN, Fukushima H, Midtvedt T, Brandtzaeg P. Microbial colonization drives lymphocyte accumulation and differentiation in the follicle-associated epithelium of Peyer's patches. J Immunol 2003; 170:816-822
  • Marta Selma-Royo. Intake of Natural, Unprocessed Tiger Nuts (Cyperus esculentus L.) Drink Significantly Favors Intestinal Beneficial Bacteria in a Short Period of Time. Laboratory of Lactic Acid Bacteria and Probiotics, Department of Biotechnology, Institute of Agrochemistry and Food Technology (IATA-CSIC), Av. Agustin Escardino 7, 46980 Paterna, Valencia, Spain. Nutrients 2022, 14(9), 1709; https://doi.org/10.3390/nu14091709. Received: 24 March 2022 / Revised: 12 April 2022 / Accepted: 14 April 2022 / Published: 20 April 2022
  • M.E. Icaza-Chávez. Microbiota intestinal en la salud y la enfermedad. Vol. 78. Núm. 4. Páginas 240-248 (Octubre - Diciembre 2013). http://www.revistagastroenterologiamexico.org/es-microbiota-intestinal-salud-enfermedad-articulo-S0375090613001468
  • Depommier C, Everard A, Druart C, Plovier H, Van Hul M, Vieira-Silva S, et al. Supplementation with Akkermansia muciniphila in overweight and obese human volunteers:a proof-of-concept exploratory study. Nat Med 2019;25(7):1096-103.
  • Macchione IG, Lopetuso LR, Ianiro G, Napol M, Gibiino G, Rizzatt G, et al. Akkermansia muciniphila:Key player in metabolic and gastrointestinal disorders. Eur Rev Med Pharmacol Sci [Internet] 2019 [citado el 5 de febrero de 2021];23(18):8075-83. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31599433/
  • Ganesan, K., Chung, S. K., Vanamala, J., & Xu, B. (2018). Causal Relationship between Diet-Induced Gut Microbiota Changes and Diabetes: A Novel Strategy to Transplant Faecalibacterium prausnitzii in Preventing Diabetes. International journal of molecular sciences, 19(12), 3720. https://doi.org/10.3390/ijms19123720

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.