¿Cómo identificar un buen dentista infantil?

Tomarse el tiempo y el trabajo para identificar un buen dentista infantil es muy importante para el bienestar de los más pequeños. Entérate aquí qué debes tener en cuenta a la hora de buscar un odontopediatra.
¿Cómo identificar un buen dentista infantil?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 26 septiembre, 2021.

Última actualización: 26 septiembre, 2021

A la hora de llevar a los más chicos de la familia al odontólogo, la búsqueda del mejor profesional para ellos se puede volver difícil. Pero tomarse el tiempo y el trabajo de identificar un buen dentista infantil hará que las futuras consultas sean más placenteras para todos.

Se pueden encontrar servicios de odontopediatría en muchas clínicas odontológicas e incluso como publicidad en las redes sociales. De todas maneras, no todas las opciones disponibles son las indicadas para tu pequeño.

Saber cuáles son los aspectos a considerar en la búsqueda permite considerar si el profesional es el apropiado para tu familia. En este artículo compartimos algunos consejos a tener en cuenta para identificar un buen dentista infantil para tus niños.

El rol del odontopediatra

La odontopediatría es la rama de la odontología que se especializa en el cuidado de la salud bucodental de los niños. Se encarga de la atención odontológica del bebé, desde que nace hasta que llega a su juventud.

En esta especialidad prima el enfoque preventivo. Es así que se ayuda a los padres a incorporar y sostener hábitos saludables desde edades tempranas que permitan cuidar la boca de sus hijos. Además, el acompañamiento del crecimiento y desarrollo del pequeño con controles periódicos permite detectar y resolver cualquier problema que aparezca.

La formación del odontopediatra le da la capacidad de acompañar la infancia con idoneidad y resolver las problemáticas específicas que se presentan durante esta etapa. Además, es el primer contacto del niño con el ámbito odontológico.

De la buena relación entre el niño y su odontopediatra depende la predisposición que el pequeño tenga a los futuros tratamientos. Por esta razón, el trato de estos profesionales con los niños se caracteriza por ser agradable y respetuoso.

Las consultas se distinguen por ser flexibles, descontracturadas e incluso divertidas. Además, estos dentistas intentan lograr una conexión emocional con sus pequeños pacientes, considerando sus opiniones y respetando sus tiempos.

Se aconseja realizar la primera consulta odontológica antes de que el niño cumpla su primer año de vida. Luego, se ha de continuar con controles periódicos cada seis meses que permitan hacer un seguimiento oportuno del estado bucal del niño.

Cualidades de un buen dentista infantil

Como ya mencionamos, la odontopediatría es la rama de la odontología que se encarga de la atención de los niños y adolescentes. Las necesidades de los infantes requieren conocimientos y técnicas propias que se aportan con la atención personalizada.

Pero además de los conocimientos científicos y la destreza manual, un odontopediatra posee otras características que le permiten atender de manera adecuada a los niños. A continuación, mencionamos las cualidades propias de un buen dentista infantil:

  • Entrenamiento especial: los dentistas infantiles manejan terapéuticas y técnicas pensadas para responder a las necesidades de los más pequeños. Los procedimientos sin anestesia, los tratamientos preventivos y la sedación son algunos ejemplos.
  • Conocimiento científico: además de la titulación de odontólogo, el odontopediatra está formado en psicología infantil, crecimiento y desarrollo. Muchos se perfeccionan en ortopedia y ortodoncia.
  • Paciencia con los niños: los odontopediatras entienden y respetan los miedos, las inseguridades y las dudas que presentan los pequeños en las consultas. Son pacientes con sus tiempos y adaptan la atención a las necesidades de cada infante para que se sientan tranquilos y confiados.
  • Transmisión de buenos hábitos: los odontopediatras se encargan de asesorar y educar a los padres y a los niños sobre las buenas prácticas necesarias para cuidar la cavidad bucal. Las enseñanzas se adaptan a cada etapa del pequeño para que la familia pueda acompañar y prestar atención a los requerimientos propios de cada edad.
  • Diversión y alegría: las consultas al dentista infantil son divertidas y descontracturadas. A veces incluyen el hecho de jugar, dibujar o leer. La adaptación de la atención odontológica permite construir un vínculo y brindar tranquilidad y confianza a los pequeños, que seguro quieren volver a la próxima visita.
Consulta de odontopediatra.
Los odontopediatras decoran y ambientan sus espacios para que sean agradables a los niños.


Aspectos a considerar para identificar un buen dentista infantil

Hay información útil a tener en cuenta a la hora de buscar un odontopediatra. A continuación, mencionamos algunos aspectos a considerar para identificar un buen dentista infantil.

Relación con los niños

Prestar atención a la forma en que el odontopediatra se comunica y se comporta con el niño ayuda a identificar un buen dentista infantil. Se debe buscar un profesional que sea respetuoso, cariñoso y divertido en las consultas.

Las visitas odontológicas con pacientes pediátricos implican un trato especial y métodos particulares, acordes a la edad y necesidades del niño. Además, las consultas suelen ser más cortas e incluyen momentos de preguntas, espera, escucha, demostraciones y juegos.

El niño debe poder expresarse y hacerle saber a los adultos cómo se siente con el tratamiento. El pequeño debe acudir al consultorio sin miedos, confiado y con ganas de visitar a su dentista. Esto se logra con un profesional amable, respetuoso y comprensivo.

Edades de atención

Un aspecto a tener en cuenta para identificar un buen dentista infantil es considerar el rango de edades con el que el profesional trabaja. Lo ideal es elegir un odontopediatra que se ocupe de la salud oral desde el nacimiento hasta la adolescencia tardía.

Si el profesional trabaja con un rango etario amplio no será necesario cambiar de odontólogo a medida que el niño vaya creciendo. Esto permite establecer un vínculo afectivo y de confianza desde edades tempranas, lo que hará las visitas más agradables.

Asimismo, un dentista que atiende a chicos de distintas edades se puede encargar de la salud bucal de todos los niños de la familia. Así, todos los hermanos pueden ir juntos al mismo odontopediatra.

Manera de trabajar

Para identificar un buen dentista infantil se debe observar la forma de trabajar del profesional. Más allá del trato que tenga con los niños, hay otros detalles a tener en cuenta:

  • Experiencia profesional: es importante averiguar la experiencia y formación del odontólogo. Un dato útil es conocer si además de odontopediatría, realiza ortodoncia. Esta especialidad puede ser necesaria a futuro y es ventajoso saber de antemano si lo podrá resolver el mismo profesional o hará una derivación.
  • Proximidad de los turnos: cuando se pide una cita se debe evaluar si hay disponibilidad en fechas cercanas o a muy largo plazo. Este dato permite orientarnos sobre la disponibilidad del profesional cuando sea necesario.
  • Tratamientos conservadores: en los niños es fundamental buscar profesionales comprometidos con la prevención y que apuesten a tratamientos conservadores y mínimamente invasivos.

Instalaciones del consultorio

Es importante considerar el equipamiento y las instalaciones del consultorio odontológico. Un espacio moderno, limpio y cuidado aportan confianza y seguridad a la hora de acudir a la consulta.

El consultorio, donde está el sillón, debe estar limpio, con una temperatura adecuada y un aroma agradable. El equipamiento moderno, el instrumental en buenas condiciones y el uso de productos de buena calidad son otros aspectos que se deben considerar.

Lo ideal es que la sala de espera donde se recibe a los niños sea amplia, cómoda y con decoración infantil. Además, disponer de juguetes, libros, pizarras, crayones o pantallas ayuda a que los pequeños se sientan acogidos y la espera sea más entretenida.

Incluso algunos consultorios cuentan con dispositivos electrónicos frente al sillón para que los pequeños vean películas o series infantiles mientras se los atiende. Esto les permite distenderse y relajarse durante la intervención.



¿Qué hacer si el dentista de tu niño no te gusta?

Puede suceder que luego de algunas visitas al odontopediatra, el niño o sus padres no se sientan a gusto con la atención recibida. Debes saber que tanto el paciente como el profesional tienen derecho de elegir con quién o a quién atender.

Por esta razón, si no logras identificar un buen dentista infantil en el profesional que frecuentas, puedes cambiar de odontólogo de inmediato. Estos son algunos de los motivos que pueden llevar a los padres a cambiar de consultorio:

  • El costo del tratamiento aumenta sin razones justificadas.
  • El tratamiento se prolonga más de los esperado o no se perciben cambios o avances. Asimismo, es importante considerar que la atención en pacientes pediátricos puede requerir más tiempo que en los adultos.
  • La espera antes de la atención es demasiado prolongada para el niño.
  • Se cambian los horarios de atención o se modifican las citas pautadas.
  • Las instalaciones están desordenadas, en mal estado o sucias.
  • El trato recibido no es el esperado, hay falta de comunicación o desinterés por parte del profesional.
  • El niño se niega a ser atendido por el profesional, siente miedo o inseguridad.

Si estas dificultades no se logran resolver dialogando con respeto con el profesional, lo ideal es buscar otro odontopediatra. Identificar un buen dentista infantil que transmita seguridad y confianza al niño y a su familia es fundamental para cuidar de manera adecuada la boca del pequeño.

Niño en el odontopediatra.
La confianza que tenga el niño en el profesional es clave para sostener la relación a largo plazo.

Consejos prácticos para identificar un buen dentista infantil

Ya te contamos qué aspectos debes tener en cuenta para identificar un buen dentista infantil. Aun así, puede resultar dificultoso encontrar al mejor profesional para tu pequeño.

A continuación, mencionamos algunas prácticas que pueden ser útiles durante la búsqueda. Son las siguientes:

  • Pedir recomendaciones: familiares y amigos pueden recomendar a su odontopediatra de confianza y compartir sus experiencias. Pedir opiniones en internet también es una buena idea.
  • Asegurarse que el dentista sea especialista en odontopediatría: como ya mencionamos, esta especialización es la adecuada para la atención de la boca de los niños. Acudir a un profesional especialmente preparado para el cuidado de la salud oral de los niños hará que las consultas sean más relajadas y eficaces. Esto se puede averiguar al momento de sacar una cita o en la clínica.
  • Ubicación cercana: muchos tratamientos odontológicos requieren visitas frecuentes al consultorio. Buscar un dentista cercano al hogar economizará tiempo y dinero en traslados.
  • Estar de acuerdo con las políticas de atención: hay algunos dentistas infantiles que prefieren que los padres no estén presentes en la consulta y otros que sí. Conocer las maneras de atender del dentista de manera previa ayuda a saber si los padres están de acuerdo o no con las formas de trabajar del profesional.
  • Probar diferentes profesionales: visitar a algunos odontopediatras y luego continuar con el que mejor se haya sentido el niño y su familia es otra opción para identificar un buen dentista infantil.

La importancia de identificar un buen dentista infantil

Antes del primer cumpleaños del bebé, cuando aparecen las primeras piezas dentarias, es momento de llevar al pequeño al odontólogo por primera vez. Luego, se deben realizar visitas regulares cada seis meses que permitan controlar el estado de salud oral del niño.

En las citas, el odontólogo evaluará el crecimiento y desarrollo de la boca, la erupción dentaria y el estado de las estructuras orales. Además, detectará los hábitos nocivos o las patologías que puedan aparecer y pongan en riesgo la salud.

Asimismo, el dentista infantil asesora y enseña a los padres sobre la mejor manera de cuidar la boca de sus hijos. Un profesional de confianza dará tranquilidad a la familia y aportará las herramientas necesarias para poder mantener sus sonrisas saludables.

El odontopediatra es un pilar fundamental en el cuidado de la boca de los niños. Tomarse el tiempo para identificar un buen dentista infantil es una responsabilidad de los adultos. Poder contar con un profesional que se comprometa en el cuidado de la boca de sus pequeños es fundamental.

Te podría interesar...
Dientes de leche: todo lo que debes saber
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Dientes de leche: todo lo que debes saber

Los dientes de leche son los primeros que le salen a un ser humano. Son de carácter temporal, pero exigen cuidados para mantener la buena salud ora...



  • Moya Coello, K. N. (2019). Tipos de manejo de conducta en pacientes pediátricos en la consulta de odontopediatría (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Gonzáles-Mendoza, J. C. I. (2021). Ergonomía en Odontopediatría. Revista de Odontopediatría Latinoamericana3(2), 83-92.
  • Astonitas Araujo, M. L. (2018). Manejo de la conducta en odontopediatría.
  • Villar, B. B., Zunino, M. M., Rodríguez, C. V., & Blanco, J. J. A. (2021). Técnicas alternativas del manejo de la conducta en odontopediatría. Revista de Odontopediatría Latinoamericana11(1), 8-8.
  • Torres Barzola, K. G. (2021). Abordaje para el comportamiento apropiado del paciente en odontopediatría (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Perozo, R. M. N., Montiel, R. R. R., Mora, G. E. C., Calderón, M. T. T., & Ortega, M. (2021). Efectividad de las técnicas de manejo conductual en odontopediatría. Revisión sistemática. Revista de Odontopediatría Latinoamericana11(1), 91-108.
  • Torres, J. Q., & Hermoza, R. A. M. (2012). Manejo de conducta no convencional en niños: Hipnosis, musicoterapia, distracción audiovisual y aromaterapia: Revisión sistemática. Revista Estomatológica Herediana22(2), 129-136.
  • Malamed, S. F., Quinn, C. L., & Bascones Martinez, A. (1996). Sedación: guía práctica. In Sedacion: guia practica (pp. 644-644).
  • Compañías De Salud, Y. (2019). Odontopediatria y Odontologia Integral. Laboratorio24, 10.
  • Hermida, L., Puig, F., Braun, A., Ram, D., & Volfovikz, R. (2017). Preferencia de pacientes niños y sus padres respecto a la vestimenta y sexo del odontopediatra. Actas Odontológicas14(1), 33-42.