Indicadores para saber si mi relación de pareja no funciona

29 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por Psicología Valeria Sabater
Nuestra pareja no es solo esa persona con la que compartir cama o mesa para comer, es una persona con la cual construir una vida.

Cuando una relación de pareja no funciona, todos somos capaces de intuirlo. Sin embargo, muchas veces no queremos verlo, o bien nos cuesta admitir que las cosas no van por buen camino y que solo sentimos infelicidad. ¿Quieres saber cuáles son los indicadores que podrían estarte señalando a qué debes prestar más atención? A continuación te presentamos algunas reflexiones para ayudarte.

Ten en cuenta que, en caso de tener inquietudes, lo ideal es siempre que converses con tu pareja. Si ves que aún haciéndolo las cosas no funcionan, quizás sea hora de buscar terapia de pareja o el apoyo de un psicólogo.

Una relación de pareja no funciona por diversos motivos

Pareja incompatible
Si una pareja no tiene el mismo apetito sexual, es posible que surjan frustraciones y recriminaciones.

1. Falta de comunicación

La falta de comunicación es quizá lo más importante. Necesitamos el apoyo de nuestra pareja, ser comprendidos y atendidos. Por ello, cuando nuestras palabras no son escuchadas, no nos miramos a los ojos y somos incapaces de establecer un diálogo abierto y constructivo, sabemos que algo no está bien.Y si al hablar solo conseguimos caer en disputas y discusiones, esto resulta aún más evidente.

Puede que las emociones se hayan enfriado o haya demasiado resentimiento como para que se produzca un diálogo sincero.

Sin embargo, antes de sacar conclusiones, sería bueno tener en cuenta que, en ocasiones, la falta de comunicación se debe también a períodos de mucho estrés. El trabajo, por ejemplo, puede hacer que dispongamos de poco tiempo para dedicarle a la pareja, de ahí que el diálogo sea más complejo.

Lee: El estrés diario puede causar depresión

2. Falta de ilusión

Puede que llegue un momento en que ya no notemos la ilusión de antes a la hora de hacer cosas juntos: salir a cenar, una escapada de fin de semana, etc., y que percibamos cierta monotonía en casa.

A veces la magia se pierde y no sabemos muy bien por qué. Entonces resulta importante averiguarlo.

Debemos estar atentos por ejemplo al hecho de ver cómo reacciona nuestra pareja en el momento en que le proponemos cosas. Cosas para el futuro, lo que deseas para ambos. Si su reacción es fría y no parece poner excesivo interés en esas metas de las que le hablamos, deberemos preguntarnos qué ocurre. Tal vez algo haya cambiado y no hay indicador más importante que perder la ilusión.

En caso de notar dificultades en la comunicación y falta de ilusión, además de hablar con la pareja, sería conveniente acudir a terapia con un experto para que ofrezca su orientación.

3. Más lágrimas que alegrías

Mujer llorando

Está claro que las relaciones de pareja exigen esfuerzo, además de afecto y complicidad. Pero ve con cuidado, si llega un instante en que solamente recibes razones para sentirte triste y más bien apenas sientes alegrías, por mucho esfuerzo que pongas, quizás ya la relación de pareja no funciona y es hora de replantearse las cosas.

Hay parejas que se aman mucho y sin embargo son incapaces de hacerse felices el uno al otro. Por ello, es necesario apostar siempre por mantener una buena comunicación y por hacer un esfuerzo mutuo para que ambos estén bien. No vale que uno solo se esfuerce por ambos porque al final solo terminará agotado, triste y decepcionado.

4. Desconfianza

Otra arma de doble filo que rompe el equilibrio de la pareja es la desconfianza. Si llega un momento en que sientes que no puedes confiar tus emociones a tu pareja, hay algo que no va bien.

La pareja no es solamente esa persona con la que compartir cama o mesa para comer, es una persona con quien construir una vida y una familia. Si perdemos su confianza, lo perdemos todo.

5. Prioridades que no coinciden, otra razón por la que una relación de pareja no funciona

Aunque son importantes el trabajo, el espacio personal y las aficiones; la persona que amamos es siempre una prioridad.

Ser pareja exige que los dos miembros sean la prioridad en la vida del otro, que las preocupaciones de uno sean las del otro y que el bienestar del otro (en general) sea importante para ambos. Por ello, si llega un día en que notamos que ya no somos la prioridad en la vida de nuestra pareja, porque antepone el trabajo o cualquier otra cosa a nosotros, es hora de actuar.

Recuerda que cada vez que identifiques una señal de que tu relación de pareja no funciona, lo ideal es que hables con tu pareja (siempre desde el respeto y la calma en la medida de lo posible), para averiguar qué sucede, cómo se podría solucionar (en equipo) o si ya es hora de poner fin a la relación por el bien de ambos.

En ocasiones, una relación de pareja no funciona o se deteriora por factores externos que hay que saber resolver y afrontar. Estos pueden ser problemas laborales, económicos o personales, pero con confianza, amor y una buena comunicación es posible superarlos.