Infección por norovirus: síntomas, causas y tratamientos

La infección por norovirus es una de las causas más comunes de diarreas en los países de alto ingreso. Su alto potencial patogénico y facilidad de transmisión lo hace un excelente causante de epidemias.
Infección por norovirus: síntomas, causas y tratamientos
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 22 enero, 2021.

Última actualización: 22 enero, 2021

El término norovirus hace referencia a un género de virus de ARN de la familia Caliciviridae, responsable del 50 % de los brotes de gastroenteritis por intoxicación alimentaria en Estados Unidos, según estudios. El cuadro clínico de la infección suele cursar con náuseas, vómitos, diarrea líquida y dolor abdominal.

Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte en niños menores de 5 años en países de bajo ingreso. Se calcula que en este grupo de edad se producen unos 700 millones de casos de diarrea aguda al año, de los que más de 500 000 desembocan en muerte.

Con estos datos, queremos evidenciar que las infecciones intestinales causantes de diarreas son un verdadero problema. Si quieres conocerlo todo acerca de los norovirus y sus particularidades epidemiológicas, continúa leyendo.

Síntomas de una infección por norovirus

Cuando una persona se infecta con norovirus, la partícula comienza a replicarse en el intestino delgado. Por ello, la mayoría de los síntomas —desarrollados entre 12 y 48 horas después de la exposición— son de índole gástrica. Según la Clínica Mayo, los más comunes son los siguientes:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor y cólicos estomacales.
  • Diarrea líquida o blanda.
  • Sensación de malestar general.
  • Fiebre leve y dolor muscular.
Vómitos por gastroenteritis por norovirus.
Las gastroenteritis, sea cual fuese su causa, tienden a manifestarse con vómitos y diarrea.

Posibles complicaciones

Tal y como indica el portal Middlesex Health, en la mayoría de los casos la infección por norovirus desaparece por sí sola en pocos días y no es mortal. De todas formas, en infantes, ancianos y pacientes inmunodeprimidos la gran cantidad de diarrea secretada puede provocar deshidratación, malnutrición e incluso muerte.

Algunos de los signos de un paciente deshidratado por norovirus son fatiga, sequedad en la boca, languidez, mareos y una producción baja de orina. Ante cualquiera de estos síntomas, la visita a urgencias se hace obligada, pues la deshidratación puede ser grave.

Factores de riesgo

Como hemos dicho, los niños, las personas inmunodeprimidas y los ancianos son grupos en riesgo para este tipo de patologías. Por otro lado, resulta interesante conocer que, según fuentes ya citadas, hasta un 20 % de la población europea parece ser resistente a la infección.

La causa: el norovirus en sí

Como hemos dicho, el virus se replica en el intestino delgado del paciente. Esta entrada del patógeno se produce por el consumo de alimentos y agua contaminados, tras tocarse la boca al haber estado en contacto con una superficie infectada o cuando se está cerca de un paciente ya enfermo.

Los norovirus son difíciles de eliminar, pues soportan temperaturas muy bajas y la exposición a ciertos desinfectantes. Además, según indican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), una dosis tan baja como 10 unidades virales es suficiente para causar enfermedad.

Según el portal de Salud Mapfre, estas son algunas de las características del virus que fomentan su potencial:

  1. Su dosis infectiva es muy baja, siempre menor a 100 unidades.
  2. La eliminación del virus por parte de las personas infectadas puede ser muy prolongada, hasta 2 semanas después de la desaparición de las diarreas.
  3. La estabilidad del virus en el ambiente es muy grande. Puede aguantar desde temperaturas negativas a 60 grados. También resiste bien al pH ácido y al etanol.
  4. Una persona infectada puede volver a enfermarse a lo largo de su vida.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico suele basarse en los síntomas físicos del paciente, aunque también puede recurrirse a un análisis de muestras fecales, conocido como coprocultivo. En general, es el propio paciente el que debe tomar la muestra en su entorno doméstico para después entregarla en un centro donde se pueda analizar.

Si el análisis de heces es positivo para norovirus se confirma la infección.

Tratamiento de la infección por norovirus

Tal y como indican fuentes ya citadas, no existe un tratamiento específico para contrarrestar la infección, pues es el sistema inmune del paciente es el que debe combatirla por sí solo. Aun así, soluciones ricas en minerales pueden ayudar a reponer los electrolitos perdidos durante la diarrea.

De todas formas, cuando la deshidratación es grave se indica un ingreso hospitalario y la administración de suero fisiológico de forma intravenosa. En los casos más severos, la asistencia es esencial para que la vida del enfermo no corra peligro.

Mujer en hospital con deshidratación.
Para la deshidratación grave se necesitan reponer líquidos por vía intravenosa, de manera que la recuperación sea más rápida.

¿Cómo se puede prevenir una infección por norovirus?

Estos son algunos de los procedimientos que se pueden seguir para evitar la expansión del norovirus en una región y la infección a nivel individual:

  • Controlar con eficacia y retirar toda fuente de alimento o agua contaminada.
  • Mantener una higiene estricta de toda superficie y material que vaya a estar en contacto con alimentos.
  • Reducir los casos secundarios, diagnosticando rápidamente a las personas enfermas y aislándolas de la población sana hasta que sea pertinente.
  • Lavarse bien las manos con agua y jabón de forma asidua.
  • Cocinar correctamente los mariscos, pues son vectores excelentes para la patología.

Un virus eficiente en la infección

Como habrás podido leer, el norovirus es un agente infeccioso eficaz en lo que a transmisión y supervivencia se refiere. Aguanta condiciones ambientales que se consideran extremas y, además, una dosis muy baja es capaz de causar enfermedad en casi todos los casos.

El norovirus no supone un problema a nivel individual, pues se resuelve por sí solo en unos pocos días sin mayores complicaciones. De todas formas, en personas inmunodeprimidas, ancianos y niños puede ser necesario tratamiento médico accesorio.

Te podría interesar...
Infecciones por Escherichia coli: ¿cómo reconocerlas?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Infecciones por Escherichia coli: ¿cómo reconocerlas?

La bacteria Escherichia coli puede causar infecciones intestinales, urinarias o invasivas en distintos lugares del cuerpo del paciente.