Insomnio crónico: causas, tratamiento y prevención

Cuando el insomnio se cronifica, la calidad de vida se reduce por completo. Sufrimos problemas de memoria, dejamos de ser productivos e incluso se eleva el riesgo de padecer trastornos de ansiedad y depresión.
Insomnio crónico: causas, tratamiento y prevención
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 26 enero, 2021.

Última actualización: 26 enero, 2021

El insomnio crónico es un trastorno caracterizado por la incapacidad para conciliar el sueño, mantenerlo o alcanzar un descanso reparador. Se estima que este problema de salud afecta a cerca del 15 % de la población mundial, siendo más prevalente entre las personas de mayor edad.

Los efectos asociados son muy limitantes y afectan la calidad de vida. Si bien es cierto que todos podemos haber padecido insomnio ocasional debido al estrés, la ansiedad, las preocupaciones o como efecto de alguna enfermedad, el auténtico problema reside cuando esta realidad se cronifica.

Hernando Pérez Díaz, coordinador del Grupo de Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN) nos señala algo interesante al respecto. Dado que somos una sociedad cada vez más envejecida, los trastornos del sueño van a ser cada vez más frecuentes. No obstante, no todos los pacientes pueden tratarse de igual manera. Lo analizamos a continuación.

¿Por qué aparece el insomnio crónico?

Decía Sherlock Holmes en una de aquellas aventuras creadas por Arthur Conan Doyle que dormir es la solución a todos los problemas. Razón no le faltaba, porque conciliar un buen descanso nocturno alivia el agotamiento y, a su vez, despeja la mente y nos permite ver las cosas con mayor claridad.

Dormir mal y sufrir algún trastorno del sueño altera por completo el bienestar físico y psicológico. De este modo, algo que debemos saber en primer lugar es que el insomnio crónico siempre tiene una causa detrás.

La mayor parte de las veces responde a alguna enfermedad o a algún factor relativo al estilo de vida. Estudios, como los llevados a cabo en el Instituto Nacional de Salud Mental y Neurociencias de Bangalore (India) nos lo señalan. Los pacientes con insomnio crónico tienen un mayor riesgo de llegar a trastornos psiquiátricos.

También estas personas corren mayor riesgo de sufrir accidentes de tráfico o laborales, debido a los problemas de atención y concentración. Es imperativo, por tanto, que solicitemos ayuda experta.

Hombre con insomnio crónico.
Nuestro estilo de vida, la alimentación y determinadas enfermedades asociadas suelen ser el origen del insomnio crónico.

Síntomas del insomnio crónico

El insomnio crónico puede definirse como aquel que dura más de tres meses y que puede persistir durante años. Hay épocas en que desaparece para volver luego. Es importante tener en cuenta que no afecta solo al descanso nocturno. Sus efectos también se aprecian durante el día y son los siguientes:

  • La persona experimenta dificultad para conciliar el sueño.
  • Sufre despertares continuados.
  • Termina levantándose muy temprano.
  • Al levantarse tiene la sensación de no haber descansado nada.
  • Durante el día sufre somnolencia.
  • Padece problemas de concentración.
  • Le cuesta solucionar problemas y tomar decisiones.
  • Experimenta fallos de memoria.
  • Sufre irritabilidad, depresión o ansiedad.
  • El problema del sueño se convierte en una constante.

Causas que están detrás del insomnio crónico

El origen del insomnio suele ser una compleja combinación de factores médicos, psicológicos y personales. La ciencia diferencia dos tipos de trastorno. Por un lado estaría el primario, del que no se conoce el origen, aunque se baraja la posibilidad de que puedan existir alteraciones en los neurotransmisores. Por otro lado están los factores secundarios, que responden a las siguientes causas que organizamos en listados.

Condiciones médicas

  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Problemas cardíacos.
  • Fibromialgia.
  • Menopausia.
  • Síndrome de las piernas inquietas.
  • Reflujo gástrico.
  • Alteraciones en la tiroides.
  • Párkinson.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Tomar determinados fármacos.

Problemas psicológicos

  • Preocupaciones constantes.
  • Trastornos de estrés.
  • Ansiedad.
  • Trastornos depresivos.

Hábitos de vida

  • Vida sedentaria.
  • Tabaco.
  • Usar en exceso dispositivos electrónicos y pantallas.
  • Trabajar por turnos.
  • No tener una buena higiene del sueño.
  • Dormir siestas diarias.

¿Qué tratamientos existen para el insomnio crónico?

El tratamiento para el insomnio crónico dependerá siempre de la causa. Por ello, necesitamos consultar con un buen especialista para que nos realicen las pruebas pertinentes. Por regla general se emplean los siguientes tratamientos:

  • Terapia cognitivo conductual: antes de recurrir a los fármacos, los estudios científicos señalan que es recomendable recurrir a este tipo de terapia. Gracias a ella trabajamos preocupaciones, controlamos los estímulos para favorecer un buen descanso, asentamos nuevas rutinas y hábitos, manejamos el estrés.
  • Técnicas de relajación: los ejercicios de respiración, el yoga, la meditación guiada o la relajación progresiva de Jacobson son muy adecuadas.
  • Prácticas de higiene del sueño: para combatir el insomnio crónico es muy acertado que la persona aprenda prácticas de higiene del sueño, como cuidar las rutinas, los horarios, no hacer siestas, atender la dieta y el ejercicio. También se les enseña a cuidar los factores ambientales, como la luz de la habitación donde se duerme, el ruido, la temperatura y el colchón.
  • Tratamiento farmacológico: en determinados casos, cuando el médico lo considere adecuado, se recurrirá a fármacos como el zolpidem o la eszopiclona.
Mujer durmiendo y evitando el insomnio crónico.
La terapia cognitiva es muy adecuada para reducir el efecto del insomnio crónico. Los fármacos se reservan para la prescripción médica.

Prevención del insomnio

¿Se puede prevenir el insomnio? La respuesta es que sí. Aunque es cierto que, en ocasiones, determinadas condiciones médicas como la menopausia, la diabetes o el reflujo gástrico pueden afectar nuestro descanso nocturno, siempre podemos poner algo de nuestra parte.

Estas serían algunas claves:

  • Tener un horario regular: intentar levantarnos y acostarnos a la misma hora.
  • Es recomendable aprender a gestionar el estrés cotidiano.
  • Nos puede ir muy bien realizar media hora de ejercicio al día.
  • Apaguemos nuestros dispositivos electrónicos dos horas antes de acostarnos.
  • Evitemos la cafeína al final del día.
  • La habitación en la que dormimos no debe estar expuesta a ruidos. La temperatura, por su parte, debe estar entre los 19 y los 21 ºC.

Para concluir, el buen descanso es un pilar esencial de la salud mental y psicológica. Solicitemos ayuda experta cuando empecemos a notar que el insomnio aparece de manera habitual a lo largo de 2 o 3 semanas. Evitemos que este problema se vuelva crónico.

Te podría interesar...
Ortosomnia: la obsesión por dormir bien
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Ortosomnia: la obsesión por dormir bien

Estar obsesionado con la precisión en cuanto al tiempo de dormir también puede ser un trastorno. ¿Sabes qué es la ortosomnia? Te contamos.



  • Saddichha S. (2010). Diagnosis and treatment of chronic insomnia. Annals of Indian Academy of Neurology13(2), 94–102. https://doi.org/10.4103/0972-2327.64628
  • Rezaie, L., Khazaie, H., & Yazdani, F. (2016). Exploration of the experience of living with chronic insomnia: A qualitative study. Sleep Science9(3), 179–185. https://doi.org/10.1016/j.slsci.2016.07.001
  • Thimmapuram, J., Yommer, D., Tudor, L., Bell, T., Dumitrescu, C., & Davis, R. (2020). Heartfulness meditation improves sleep in chronic insomnia. Journal of Community Hospital Internal Medicine Perspectives10(1), 10–15. https://doi.org/10.1080/20009666.2019.1710948
  • Díaz, Ricardo, and Mario Iván Ruano. "Prevalencia y persistencia del insomnio crónico. Estudio SUECA II." Acta Médica Colombiana 36.3 (2011): 119-124.
  • Díaz, María Salomé, and J. A. Pareja. "Tratamiento del insomnio." Información terapéutica del sistema nacional de salud 32.4 (2008): 116-122.
  • Medina-Chávez, Juan Humberto, et al. "Guía de práctica clínica. Diagnóstico y tratamiento del insomnio en el adulto mayor." Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social 52.1 (2014): 108-119.