Insuficiencia de cuello uterino: síntomas y complicaciones

Edith Sánchez·
24 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Enfermera Leidy Mora Molina al
10 Febrero, 2021
Se trata de una condición de difícil diagnóstico, en especial para las madres primerizas. Lo mejor es tener controles prenatales periódicos e informar al médico de cualquier síntoma.

La insuficiencia de cuello uterino también se conoce como insuficiencia cervical o cuello del útero incompetente. Tiene lugar cuando el cuello del útero se dilata demasiado pronto durante el embarazo, por lo general sin ningún otro síntoma. Esto lleva a que el parto sea prematuro o se presente un aborto.

Lo normal es que esta zona se dilate solo cuando se inicia el parto, como respuesta a las contracciones. Si hay insuficiencia del cuello uterino, dicha dilatación se produce durante el segundo trimestre del embarazo, sin dolor ni contracciones.

Esta anomalía solo se puede detectar cuando una mujer está embarazada. En otras condiciones, su útero se ve normal. Si una mujer ha presentado insuficiencia de cuello uterino en un embarazo anterior, lo más probable es que suceda lo mismo en otras gestaciones.

Síntomas comunes de la insuficiencia de cuello uterino

La insuficiencia de cuello uterino es una anomalía que genera la dilatación durante etapas tempranas del embarazo.

La insuficiencia de cuello uterino no causa ningún síntoma al comienzo del embarazo. Solo algunas mujeres presentan un sangrado leve durante las semanas 14 a 20 de la gestación. Tal sangrado puede durar algunos días o varias semanas.

Asimismo, algunas mujeres presentan molestias durante el segundo trimestre del embarazo, como las siguientes:

  • Cambios en el flujo vaginal.
  • Sensación de presión en la pelvis.
  • Un dolor en la espalda que se experimenta como extraño.
  • Calambres abdominales leves.

¿Qué lo causa?

La ciencia no ha logrado establecer cuál es la causa específica de la insuficiencia cervical. Sin embargo, sí se han señalado algunos de los factores que incrementan el riesgo de padecer esta anomalía. Los más importantes son los siguientes:

  • Embarazo múltiple. La insuficiencia de cuello uterino se presenta con más frecuencia en mujeres que gestan varios bebés de forma simultánea.
  • Haber presentado un desgarro de cuello uterino en un parto anterior.
  • Antecedentes de LEEP. Este es un procedimiento electroquirúrgico de escisión que se realiza para prevenir el cáncer de útero.
  • Trastorno del tejido conjuntivo congénito. Comprende varias anomalías en el útero que se presentan al nacer, como es el caso del síndrome de Ehlers-Danlos.
  • Defectos congénitos del útero. Están presentes al nacer y significan que el útero tiene una anormalidad.
  • Lesión o trauma en el cuello uterino.
  • Exposición al dietilestilbestrol. Este es un fármaco hormonal. Si la madre de una mujer ha tomado este medicamento cuando la estaba gestando, aumenta el riesgo de presentar insuficiencia cervical.

Las mujeres que han tenido abortos espontáneos, en particular si ocurren antes del cuarto mes, tienen mayor riesgo de presentar insuficiencia de cuello uterino.

También puede interesarte: Vaginitis en el embarazo: ¿cómo actuar?

Diagnóstico de la insuficiencia de cuello uterino

El diagnóstico de la insuficiencia cervical es difícil, en especial cuando se trata del primer embarazo. Si el proveedor de salud sospecha que existe esta anomalía, podría ordenar algunas pruebas y procedimientos para confirmarlo.

Las pruebas diagnósticas usuales son las siguientes:

  • Ecografía transvaginal. Esta prueba permite medir la longitud del cuello uterino y establecer si hay membranas que sobresalen a través de este. Si el cuello mide menos de 25 milímetros, se confirma la insuficiencia cervical.
  • Examen pélvico. Se trata de una inspección visual y manual que permite establecer si el saco amniótico y las membranas fetales están en su lugar o no.
  • Análisis de laboratorio. Se lleva a cabo cuando hay sospecha de infección. Para determinarlo, se toma una muestra de líquido amniótico y se analiza en el microscopio.

Insuficiencia de cuello uterino: tratamientos disponibles

Una vez que se ha confirmado el diagnóstico de insuficiencia de cuello uterino, existen tratamientos para evitar consecuencias graves. El objetivo de todos ellos es retrasar el parto el máximo tiempo posible. Algunos de estos son los siguientes.

Suplementos de progesterona

Un estudio llevado a cabo por varios centros médicos y universidades de los Países Bajos señaló que la suplementación de progesterona reduciría el riesgo de parto prematuro y de aborto espontáneo, cuando una mujer tiene el cuello uterino corto. La progesterona se administra en forma de inyección o de supositorio vaginal.

Cerclaje cervical

El cerclaje cervical es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se cierra el cuello del útero con unas suturas fuertes. Este cerclaje es retirado entre las semanas 36 a 38, cuando ya es seguro dar a luz, ya que en la semana 37 se considera que el embarazo está a término. A veces la sutura se quita en el momento del parto.

Pesario de Arabin

Este es un procedimiento en el cual se envuelve y se cierra el cuello uterino, mediante un anillo diseñado especialmente para esto. En este caso, no se requiere de cirugía. Se cree que esta técnica es muy eficaz cuando la madre tiene un cuello uterino en embudo, es decir, en forma de «V». Sin embargo, aún falta investigación al respecto.

Reposo en cama

El reposo en cama, o reposo pélvico, ha probado ser un método eficaz para retrasar el parto. Tal reposo puede ser parcial o total. En algunos casos es posible que la madre solo pueda levantarse para comer e ir al baño. Aunque esto podría ser muy molesto, lo cierto es que es un método sencillo y probado.

Factores de riesgos y complicaciones

El prolapso uterino.
Los traumatismos cervicales son uno de los principales factores de riesgo de la insuficiencia de cuello uterino.

El factor de riesgo más evidente en estos casos es el traumatismo cervical. Si existe algún tipo de lesión o se ha practicado una cirugía en el área, aumenta la posibilidad de que haya insuficiencia del cuello uterino.

Como ya lo habíamos anotado, otros factores de riesgo son los problemas congénitos, las enfermedades de los tejidos conectivos y la exposición al fármaco dietilestibestrol. Sin embargo, muchas de las mujeres que presentan esta condición no tienen ningún factor de riesgo conocido.

Se ha establecido que las mujeres afroamericanas tienen un riesgo ligeramente mayor de presentar este problema. En cuanto a las complicaciones, las más obvias y graves son el nacimiento prematuro o la posibilidad de aborto.

Descubre: Lo que hay que saber sobre los miomas en el útero y embarazo

La revisión natal periódica es esencial

No existe la posibilidad de saber si una mujer tiene insuficiencia del cuello uterino, a menos que esté embarazada. Esto genera una dificultad importante para el diagnóstico y el tratamiento temprano de este problema.

Lo más adecuado es mantener una atención prenatal continua y eficiente. Es necesario comunicarle al médico cualquier síntoma, aunque no parezca revestir ninguna gravedad. También es aconsejable formularle cualquier duda o pregunta que se tenga. De esta manera, se reduce el riesgo de cualquier eventualidad repentina.

  • Serrano, M. D., Ripollés, T., Martínez-Pérez, M. J., & Picó, S. D. (2004). Utilidad de la ecografía transvaginal en patología no ginecológica. Radiología, 46(3), 167-174.
  • Van Os, MA, van der Ven, JA, Kleinrouweler, CE, Pajkrt, E., de Miranda, E., van Wassenaer, A., Porath, M., Bossuyt, PM, Bloemenkamp, ​​KW, Willekes, C., Woiski, M., Oudijk, MA, Bilardo, KM, Sikkema, MJ, Duvekot, JJ, Veersema, D., Laudy, J., Kuiper, P., de Groot, CJ, Mol, BW,… Haak, MC ( 2011). Prevención del parto prematuro con progesterona: costos y efectos de la detección de mujeres de bajo riesgo con un embarazo único para una longitud cervical corta, el estudio Triple P. Embarazo y parto de BMC, 11 , 77. https://doi.org/10.1186/1471-2393-11-77.
  • Díaz, F. J. C. (2004). Insuficiencia cervical como causa de perdida gestacional recurrente. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas, 9(2), 17-22.