Intoxicación por insecticidas: todo lo que debes saber

23 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
Los insecticidas pueden producir intoxicaciones muy graves en el ser humano, ya sea por ingestión, inhalación o contacto directo con la piel. Te contamos algunas medidas básicas que se pueden tomar mientras se llama a urgencias.

Diversos estudios epidemiológicos estiman que, en países de bajo ingreso, se producen más de 2,9 millones de casos de intoxicación por insecticidas. De todos estos eventos, más de 200 000 personas terminan en el fallecimiento de forma anual.

De todas formas, no todas estas muertes son atribuibles a ingestas accidentales. El mismo estudio reporta que, en áreas rurales de China y el sudeste de Asia, más del 60 % de los suicidios se realizan con este método.

Así pues, ya sea por ingesta, contacto directo o inhalación, estos datos nos dejan más que claro el potencial peligroso de los insecticidas. Por ello, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la intoxicación con estos químicos y cómo actuar ante ella.

Tipos de intoxicación por insecticidas

La finalidad de un insecticida es acabar con una especie de artrópodo con la mayor eficacia posible sin comprometer la vida del individuo que se expone a él. Por desgracia, esta regla no siempre se cumple. A continuación te mostramos algunos de los insecticidas más comunes.

Organofosforados

Algunos ejemplos de este grupo de insecticidas son el malatión, temephos o chlorpyrifos. Los organofosforados —y todos los plaguicidas en general— se pueden clasificar según su dosis letal, la que responde a la siguiente definición: cantidad de una sustancia que al ser suministrada a animales de experimentación mata al 50 % de esa población.

Los organofosforados de uso general sueñen entrar en una categoría I, es decir, extremadamente tóxicos. Un ejemplo de esto son el parathion, el mevinfos o el diclorvos.

Una vez ingeridos, según estudios científicos, los organofosforados son metabolizados en el hígado y generan diversos desajustes fisiológicos. Según la gravedad del cuadro clínico podemos estar ante una intoxicación aguda, un síndrome intermedio o una neurotoxicidad aguda.

Algunos síntomas de intoxicación por este pesticida pueden ser los siguientes:

  • Visión borrosa.
  • Secreción excesiva de flujo mucoso por la nariz o saliva por la boca.
  • Calambres, dolores musculares y debilidad.
  • Cefalea.
  • Ansiedad, confusión e irritabilidad.
Mosquitos como vectores.
Los insecticidas pretenden controlar artrópodos que son dañinos para el ser humano.

Para saber más: ¿Qué es la contaminación cruzada?

Piretrinas

Dentro de este gran grupo encontramos ejemplos como la permetrina, la cipermetrina, el bifenthrin, el cyalothrin o cyfluthrin. Están hechos a partir de extractos derivados del crisantemo y son compuestos inestables que se alteran con luz y calor.

Dependiendo del tipo de plaguicida, este provocará diversos síntomas, pero uno de los más característicos es el síndrome T. Este se caracteriza por temblores, sobreexcitabilidad ante estímulos, episodios convulsivos y, eventualmente, parálisis.

De nuevo, cada plaguicida puede generar una respuesta diferente en el organismo, pero podemos nombrar ciertos síntomas generales recogidos en fuentes divulgativas:

  • Salivación profusa.
  • Descoordinación motora.
  • Náuseas, vómitos y deposiciones diarreicas.
  • Crisis asmática e, incluso, shock anafiláctico.

Vías de exposición y recomendaciones ante la intoxicación por insecticidas

Desde luego, no es lo mismo comerse un insecticida que tocarlo o inhalarlo. Así pues, según la vía de exposición de intoxicación por insecticidas se deben llevar a cabo diversas recomendaciones. Portales como Headlice.org nos brindan una serie de consejos. Te los contamos.

1. Por vía cutánea

En este caso se produce una absorción inmediata una vez el insecticida entra en contacto con la piel o los ojos. La velocidad de absorción relativa depende del compuesto químico y del área corporal expuesta, pero existen ciertos matices a tener en cuenta.

Por ejemplo, una de las primeras cosas que no se deben hacer es llevarse las manos a otras zonas del cuerpo. Sin darse cuenta, el paciente puede rascarse el área contaminada y luego tocarse la frente para quitarse el sudor, por ejemplo. Esto aumenta la superficie dérmica afectada.

Lo primero es quitarse la ropa infectada, lavarse el área en contacto y pedir ayuda a un tercero. Tras la desinfección más rápida posible, toca una visita a urgencias.

2. Por vía oral

Portales como Healthychildren nos muestran que, por desgracia, más allá de llamar a urgencias, no hay mucho que hacer de forma casera en estos casos. Si se trata de un niño o una persona que requiere de atención, hacerle escupir el material si aún lo tiene en la boca es la primera ruta a seguir.

Tras alejar el insecticida del rango de acción del individuo, solo queda llamar a urgencias y esperar. Inducir el vómito en el paciente puede empeorar el cuadro clínico, por lo que nunca hay que recurrir a ello.

3. Por vía aérea

En estos casos, escapar del foco de los vapores tóxicos es el primer paso. El paciente debe poder respirar aire libre y vaciar sus pulmones del insecticida en la mayor medida posible.

Si la persona intoxicada ha dejado de respirar, es hora de realizar el procedimiento de reanimación cardiopulmonar (CPR por sus siglas en inglés) hasta que respire por sí misma. Tras esto, la visita a la sala de urgencias es obligada.

Insecticida pulverizado.
La intoxicación puede ocurrir por contacto directo con la piel, inhalación o ingesta.

Quizás te pueda interesar: 5 venenos para eliminar las plagas

La intoxicación por insecticidas se resuelve en hospitales

Como hemos podido ver en estas líneas, toda intoxicación por insecticidas pasa por una visita a urgencias. El médico debe realizar un seguimiento del paciente y controlar sus constantes respiratorias, por lo que quedarse en casa nunca es una opción.

Así pues, llamar a un teléfono de emergencias siempre es el primer paso. Tras esto, según cada caso, se pueden llevar a cabo diversas acciones como las que aquí te hemos mostrado.

  • Bertolote, J. M., Fleischmann, A., Eddleston, M., & Gunnell, D. (2006). Deaths from pesticide poisoning: a global response. The British Journal of Psychiatry189(3), 201-203.
  • Fernández, D. G., Mancipe, L. C., & Fernández, D. C. (2010). Intoxicación por organofosforados. Revista Med18(1), 84-92.
  • BENJAMIN, V. C. (2019). PIRETRINAS Y PIRETROIDES.
  • Sings and symptoms of pesticide poisoning. Recogido a 19 de octubre en https://www.headlice.org/comb/what-are-head-lice-and-nits/chemical-concerns/signs-and-symptoms-of-pesticide-poisoning/#roe
  • ¿Qué hacer en caso de una emergencia por envenenamiento? Healthychildren.org. Recogido a 19 de octubre en https://www.healthychildren.org/Spanish/safety-prevention/all-around/Paginas/What-to-do-in-a-Poisoning-Emergency.aspx
  • Ferrer, Ana. "Intoxicación por plaguicidas." Anales del sistema sanitario de Navarra. Vol. 26. Gobierno de Navarra. Departamento de Salud, 2003.